Pilar Rahola y la Memoria

Como la gran mayoría de los judíos, observo con preocupación la persistencia de expresiones ofensivas, de actos antisemitas y en contra de Israel y el sionismo. Ante este tipo de ataques, las instituciones judías – y sus dirigentes – tratan de responder a ellos con todos los medios posibles. Uno de los considerados más efectivo es movilizar a intelectuales no judíos para que expresen sus ideas en repudio a dichos acontecimientos y en apoyo al pueblo judío y al Estado de Israel.

Dentro de ese proceso me llamó la atención el hecho de que muchos medios judíos no evalúen seriamente los contenidos de lo que expresan estos intelectuales en sus discursos o lo que publican en sus artículos, en los cuales – a veces – van incluídas mentiras muy graves. Sobre ese tema me expresé sobre un hecho concreto en mi artículo “¿Defender a Israel? – ¡Con verdades sí, con falsedades no!”, publicado en esta página.  

Hace tan solo un par de días, la conocida periodista catalana Pilar Rahola publicó en el importante diario español El País, un artículo titulado “El factor X de los judíos”. Como otros artículos de la popular escritora, que tanto apoya la causa judía, tambié éste fue ampliamente difundido por los medios de las instituciones comunitarias.

Luego de leerlo no pude sino llegar a concluir que su contenido viene a justificar la reflexión expresada en mi artículo citado anteriormente; pero esta vez mi asombro fue mayor aún. Nunca pensé que para defender la existencia del pueblo judío, alguien que se considera “intelectual”, llegaría a afirmar – con intenciones de demostrarlo – que estamos ante un “pueblo superior”.

¿Qué quieren que les diga?… Si al artículo de Rahola le cambiamos algunos términos referidos a otro pueblo, podría dar la impresión que casi estamos escuchando algunos discursos de propaganda descriminatoria de fines de los años ’30 del siglo pasado.

Adjunto cuatro ejemplos de su artículo que hablan por sí mismos:

-“….¿Qué factor cultural, religioso, histórico, incluso hasta genético podría explicar las sorprendentes cifras que rodean a los innumerables escritores, pensadores, directores de cine, músicos, creadores de todo tipo que han surgido del pueblo judío? Que un grupo humano que representa menos del 0,2% de la población mundial haya dado a la humanidad más del 20% de los premios Nóbel, entre ellos algunos de los últimos, está fuera de toda estadística y, seguramente, de toda lógica …”

-“… Nada de la filosofía, la matemática, la física, la medicina, la literatura, la música, nada relevante en el terreno del pensamiento, la ciencia y la creación se puede explicar sin la extraordinaria aportación del pueblo judío…” (?)

-“…no en vano los judíos fueron, durante siglos, el único pueblo de nuestra cultura que estaba alfabetizado…”

– “…Aunque quede este dato para contrarrestar algunos odios: 50 años de petróleo y recursos ilimitados, decenas de países y millones de personas, no han dado un solo premio Nóbel al mundo . 50 años de Israel, con escasa población y recursos limitados, han dado más de una decena. ..”

¿De dónde saca esa señora tanta arrogancia y soberbia para menospreciar de tal manera a otros pueblos? Tan sólo el hecho de pensar en la existencia de un “un pueblo superior” es, lamentablemente, tomar una actitud racista, a lo cual, con razón, siempre expresé mi rotunda oposición.

Ciertamente, estas formas de pensar también se propagaron en amplios sectores del liderazgo en Israel. En este momento recuerdo un hecho que caracterizó este fenómeno. Israel equipó a su ejército con un tanque sofisticado, de diseño y fabricación propia: el “Merkavá”. Sin ampliar mucho los detalles, nuestros generales, líderes y la prensa local en general, no se cansaron en calificarlo como “el mejor tanque del mundo” o “el tanque más seguro del mundo”. Quisiera refrescar nuestras memorias: En la última guerra del Líbano, dichos tanques pudieron avanzar dentro del territorio libanés no más de tres o cuatro kilómetros; allí fueron detenidos y destrozados por el no muy poderoso grupo guerrillero Hesbollah con un saldo lamentable de numerosos soldados muertos y heridos.

Otro aspecto digno de recalcar en el artículo de Pilar Rahola es, lamentablemente, la falta de veracidad en su información. Me parece que debo refrescar también la memoria de la famosa periodista.

En los 59 años de existencia, sólo ocho israelíes obtuvieron el premio Nóbel: Shai Agnón el de Literatura en 1966. Menajem Beguin el de la Paz en 1978. Itzjak Rabín y Shimón Peres el de Paz en 1994. Daniel Kahneman el de Economía en 2002. Abraham Herschko y Aarón Ciechanover el de Química en 2004 y Robert Aumann el de Economía en 2005. La mayoría de ellos, compartidos con otras personalidades no judías.

Parecería ser que Pilar Rahola tiene una memoria muy selectiva y especial. Personalidades de Egipto obtuvieron tres premios Nóbel: Anwar Al Sadat el de la Paz en 1978. El mismo premio se le otorgó a Mohamed ElBaradai en 2005 cuando era Director de la Agencia Internacional del Átomo. En 1988, Naguib Mahfouz recibió el de Literatura. Yo no dejaría de recordar también al turco Orhan Pamuk que recibió el de Literatura en 2006. Por último, aunque a muchos les duela recordar – Pilar Rahola entre ellos – no hay que olvidar que al lado de Peres y Rabín, también Yasser Arafat recibió el Nóbel de la Paz.

A veces, en mi imaginación, veo a un publicista ágil, influenciado por este artículo de Rahola, proponiendo un slogan para publicitar a Israel en diferentes países del tercer mundo: “¿Usted quiere que su país progrese? Sólo tiene que promover la inseminación artificial y la importación de semen y óvulos desde Israel. ¡No de vacas; de judíos!” .

Las comunidades judías deberían oponerse a este tipo de mensajes que sólo incrementan el odio contra ellas mismas. Este viene a ser un caso típico donde el remedio es realmente mucho peor que la enfermedad. Seamos como todos los pueblos, exijamos la legitimidad de que nos reconozcan como tal y no provoquemos reticencia por medio de jactancias, muchas veces falsas y provocativas. De lo contrario, las falsedades y la arrogancia sólo conseguirán aumentar el desprecio.

Ojalá me equivoque…

1 Comment on Pilar Rahola y la Memoria

  1. Victor Koganas // December 15, 2009 at 12:00 pm // Reply

    Si creo que Daniel K. se equivoca juzgando a la señora Pilar como si fuera propagandista pagada de Israel, pero sus articulos no aumentan el desprecio que disfrutamos los judios, aun sin ellos, en todo el mundo. No acepto que se refleja en su articulo el factor X que somos un pueblo superior sino que resalta los aportes verdaderos a todas las manifestaciones de cultura que han hecho miembros de este pueblo a lo largo de siglos, aun fuera de Israel.
    Es lamentable que una persona tan culta como Daniel K. tache de arrogancia y mentiras lo que escribe esta gran
    periodista catalana y confieso que al leer ese articulo de ella me he conmovido tanto como para enviarle un comentario de felicitacion. Ojala hubiera mas personas como ella.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*