Un ladrillo más en la demolición

El día 13 de Enero de 2007, Shai Dromi, ganadero y dueño de una granja de ovejas en sur del país, se despertó a las 3 de la mañana y escucho a extraños tratando de robarle su ganado. Sin dudar mucho y tras una prolongada experiencia de robos en su granja,  tomó un arma de fuego y disparó sobre los ladrones. Dos ladrones consiguieron huir, uno quedó herido y el cuarto, Jaled El Atrash muere como consecuencia de los disparos.

 

De acuerdo a la ley vigente la policía interviene e investiga el caso. La conclusión fue clara y precisa. Desde el momento en que no peligraba la vida del propio Shai Dromi, le estaba prohibido disparar con arma de fuego. Se lo acusó de causar la muerte de Jaled El Atrash e inmediatamente comienza el juicio penal correspondiente. El juicio sigue en estos días su trámite normal y se está a la espera de la sentencia y posible penalización.

 

El hecho en si llama la atención y esta siendo monitoreado por todos los medios de comunicación. En particular es interesante detallar algunas de las respuestas de distintos sectores de la sociedad.

 

Los sectores cercanos al movimiento de los moshavim, agricultores y residentes del sur presionaron para evitar la iniciación del juicio o demandan que sea declarado inocente de toda culpa y cargo debido a que actuó, en sus opiniones,  en defensa propia.

 

Sectores ligados a la extrema derecha fueron más contundentes en sus demandas ya que consideran a Shai Dromi como héroe  que mató a un beduino que le vino a robar y a los jueces como pro-árabes y colaboracionistas con el enemigo.

 

La respuesta mas preocupante proviene de un grupo de miembros del parlamento que propone promulgar una nueva ley que modifica las situaciones en las cuales esta permitido hacer uso de arma de fuego en defensa propia. Según la nueva ley, será motivo suficiente para hacer uso de arma de fuego cuando no solo la vida esté en peligro, sino también los bienes. Con algunas limitaciones, como por ejemplo aviso previo, que no siempre se escucha, a cualquier persona que disponga de arma de fuego con permiso de tenencia – muy fácil de conseguir – podrá abrir fuego ante cualquiera que lo considere sospechoso de ladrón dentro de su propiedad. 

 

Como vemos, la preponderancia de la fuerza y una aspiración inherente a privatizar todo se sobreponen a todo análisis racional de los hechos y adopción de soluciones apropiadas a un sistema institucional basado en la igualdad de posibilidades para todos. Qué más adecuado que intensificar la actividad de la policía en defensa de los derechos de los habitantes, vivan donde vivan,  sea quien sea y cueste lo que cueste.  

 

De ahora en más, de acuerdo a la nueva ley, el Estado no se responsabiliza más por garantizar la propiedad de nuestros bienes. Quienes dispongan de medios podrán adquirir un arsenal de armas de fuego y este será el mejor medio de cuidar el patrimonio. Por si esto no alcanza, otro proyecto de ley permitirá a particulares “alquilar” servicios de policía oficial.

 

Es de esperar que la violencia, en vez de decaer, crezca en progresión geométrica, tal como ocurrió con la distribución masiva de armas de fuego a la población civil y pseudos guardias durante la última intifada con la nefasta consecuencia de cientos de  víctimas inocentes – fundamentalmente mujeres – y contados casos que evitaron actos terroristas.

 

Si no detenemos a tiempo la promulgación de esta ley, sepamos que estamos sacando otro par de ladrillos mas en la demolición de nuestro orden institucional basado en una mínima igualdad de posibilidades. Democracia sin igualdad de posibilidades básicas no tiene ningún sentido.  

 

Tan solo pensemos en la posibilidad que nuestros hijos o nietos, saltando la valla para buscar la pelota que fue a parar inocentemente al patio del vecino, puedan volver con un tiro en la cabeza. Lo más probable que el resto de nuestra vida la pasemos llorando a lado de su tumba en tanto que los vecinos, con la ayuda de esta ley y abogados hábiles, continúen su vida normalmente.

 

Ojala me equivoque. 

 

Daniel Kupervaser  25-7-07

Leave a comment

Your email address will not be published.


*