La ruta 7111 y la lamparita: la misma tragedia

En el día de ayer, todos los medios televisivos y estaciones de radio no se cansaron de trasmitir y recalcar la noticia que la Compañía Nacional de Electricidad de Israel conectó la primera casa de la aldea árabe Ein Jud a la red eléctrica nacional. Ante la imagen de la primer lamparita iluminando la casa de la familia Abu El Higia, los camarógrafos no se cansaron de filmar y los comentaristas hasta la tildaron de luz de la paz.  

 

¿Que tiene que ver eso con tragedia? ¿Qué tiene que ver con la ruta 7111?

 

Pues bien. La ruta 7111 nace en la ruta 4, en el tramo entre Haifa y Zijron Yaakov. Aprovechando un corte en un cerro del Monte Carmel, la ruta se interna con destino hacia oriente. Es muy corta, tan solo unos tres kilómetros. Así de corta, está muy impregnada de la larga tragedia que afecta a los pueblos de la región.

 

Apenas la comenzamos a sentir cuando llegamos a la aldea Ein Hod, a nuestra derecha. Ein Hod es una aldea muy exclusiva de artistas de distintas disciplinas, Fue creada a principio de los años 50, por iniciativa de Marcel Yanco, artista judío, promotor de la corriente artística “Dada”, que el Keren Kayemet lo recluta con la creación del Estado de Israel para que identifique sitios a los cuales se los pueda declarar parques nacionales. El lugar es elegido por tener un paisaje privilegiado con vista al mar y, en especial,  para conservar los restos en el sitio de un antiguo poblado árabe que es “abandonado” durante la guerra de independencia.

 

Si continuamos nuestro viaje y nos adentramos en los bosques del Monte Carmel, a corta distancia nos encontramos con el Moshav Nir Etzión. Este poblado también fue creado más o menos en la misma fecha, aunque el origen de sus fundadores es totalmente distinto. Sus primeros habitantes fueron sufridos refugiados judíos que tuvieron que abandonar dos kibutzím como consecuencia de derrotas y retiradas en otros frentes durante la guerra de la independencia. Se trata de refugiados del kibutz Kfar Etzion, al sur de Jerusalem, en el camino a Belen, y refugiados del kibutz Beerot Ytzhak, que estaba localizado hasta 1948 en las cercanías de Gaza.

 

Pese a que en los mapas de la Compañía Nacional de Caminos “Maatz” la ruta 7111 finaliza en el Moshav Nir Etzión, en realidad continúa un poco más de un kilómetro  hasta llegar a la aldea árabe Ein Jud. ¿Qué es la aldea Ein Jud y por que la ruta 7111 no esta señalada en los mapas? La aldea Ein Jud, en su actual localización,  nace en 1948 con los refugiados árabes del año 1948 de la original aldea Ein Jud que era, ni más ni menos, el antiguo poblado sobre el cual se levanta Ein Hod para artistas judíos. Una vez que los ejércitos árabes de países vecinos atacan las poblaciones judías de Israel y se desata el conflicto armado, ante el avance del ejército judío y el temor por sus vidas, muchos pobladores árabes de la región buscan refugio donde protegerse. Los pobladores árabes de Ein Jud original se refugian en el bosque del Carmel, a un par de kilómetros de su poblado. Cuando finaliza la guerra de la independencia, en los territorios que quedan bajo dominio de Israel, se aplica la ley de los “presentes – ausentes”. El significado práctico de esta ley fue que bienes raíces cuyos dueños no los habitaron durante la guerra pasaban a propiedad del Estado y éste le daba el uso que deseaba. En nuestro caso los “vende” a Marcel Yanco y sus amigos.  Los árabes que habitaron el antiguo Ein Jud no pueden volver a su aldea y se quedan en el bosque.

 

Con el tiempo y sin tener otra alternativa, levantan carpas, luego caserío y posteriormente casas. El Estado reconoció como ciudadanos a todos los habitantes árabes que se quedan dentro de los limites de Israel en la guerra de independencia, pero se niega a reconocer la existencia de muchas aldeas creadas bajo circunstancias parecidas a las de Ein Jud. Así surge la problemática de las “aldeas no reconocidas”.  Como aldea no reconocida no recibe ningún tipo de servicio (electricidad, teléfono, salud, caminos, etc.). Eso sí, si el habitante de esa aldea trabaja en cualquier función, se le descuenta impuestos como a todo ciudadano. Se aplicó la política del avestruz, esconder la cabeza en la arena y no ser conciente de una realidad que se desarrolla delante nuestro. 

 

Como siempre la realidad es mucho más fuerte y con la ayuda de agrupaciones de ciudadanos preocupados por los derechos civiles, el Estado se vio en la necesidad de reconocer a Ein Jud como aldea oficial en el año 2005, es decir, con un retardo de 57 años. Finalmente, el 30 de julio de 2007, la conectó a la red nacional de electricidad. Hasta el día de hoy, en el sitio oficial en Internet, la Compañía Nacional de Caminos todavía no tuvo tiempo de señalar en los mapas la continuación de la ruta 7111 hasta Ein Jud.

 

Si nos fijamos en las guías culinarias les puedo asegurar que el camino a Ein Jud y sugerencias del excelente restaurante del lugar están muy bien expuestos.

 

El Estado cierra los ojos. Si no vemos con los mismos ojos nuestra tragedia y la de nuestros vecinos no habrá más lamparitas que nos iluminen el camino y la catástrofe estará cerca. 

Ojala me equivoque.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*