La penosa realidad en la camiseta de los soldados israelíes

La indumentaria es uno de los medios mas comúnmente usado por todo grupo humano para acentuar dos aspectos fundamentales. Por un lado, se busca la uniformidad a los efectos de amplificar la preponderancia de la identificación absoluta de cada miembro con el interés común del grupo. En segundo lugar, se trata de difundir hacia afuera los valores básicos que guían al conjunto.

 

El ejército israelí, como todo ejército en el mundo, dota a todos sus soldados de uniformes para todas las acciones operativas. En el marco de actividades recreativas y de consolidación de grupo, se enraizó la tradición del diseño de camisetas para cada unidad en donde las imágenes estampadas y las consignas impresas reflejan las vivencias comunes y los valores que los guían. A los efectos de otorgar una mayor participación a la creación propia, en los últimos años los diferentes comandos dieron rienda suelta a la iniciativa e ideas originales de sus soldados.

 

En un magistral trabajo periodístico, Uri Blau siguió las huellas del proceso de diseño e impresión de estas camisetas y publicó un excelente y detallado informe que pone de manifiesto el verdadero pensar y sentir de los soldados (1). En sus palabras “lo que las ordenes de los comandantes tratan de enturbiar, los soldados lo expresan creativamente en las imágenes y consignas grabadas en las camisetas de las unidades”.

 

La realidad es cruel y penosa, pero no debemos escabullirnos de ella sino enfrentarla. He aquí algunos pocos ejemplos.

 La penosa realidad en la camiseta de soldados

 

 A la derecha un ejemplo de la unidad de explosivos con la imagen mostrando un soldado dinamitando una mezquita y casas árabes bajo la consigna “solo dios perdona”. A la izquierda un soldado de la unidad de francotiradores con la reproducción de una mira telescópica divisando un niño con un arma y con su consigna: “Cuanto mas chico, mas difícil”.

 La penosa realidad en la camiseta de soldados 2

 En la parte superior una ilustración de una unidad combativa en donde uno de sus  soldados sodomiza al Primer Ministro de los palestinos Hanyia en contra de un árbol como símbolo del gran logro del último operativo Plomo Fundido. Abajo y a la derecha, la impresión sobre una camiseta de otra unidad en la cual el francotirador divisa en su mirilla a un árabe corriendo con un cuchillo en la mano acompañado por la expresión “Se debe correr rápido, correr rápido, correr rápido” mientras que en la parte inferior mujeres árabes lloran sobre una tumba con la consigna: “Después lloran, después lloran”. Abajo a la izquierda una ilustración más de otra unidad de francotiradores en donde se funden la imagen de la mira telescópica y un condón Durex. Una madre palestina llora la muerte de su niño sangrando en el piso con un osito a su lado bajo el lema de la firma “Better use Durex” (Seria mejor usar Durex) con la clara insinuación que ese niño no va a existir por alguno de los dos medios.  

La penosa realidad en la camiseta de soldados 3 bmp 

Camiseta de una unidad de combatientes que advierte a todas las madres árabes en forma muy grotesca y arrogante: “Toda madre árabe debe saber que el destino de su hijo esta en mis manos”.

 La penosa realidad en la camiseta de soldados 4

 

A la derecha la camiseta de una unidad de francotiradores en donde el centro de la mira telescópica esta dirigido al vientre embarazado de una mujer palestina con un arma en la mano y con la horrorosa consigna “Un tiro, dos muertos”. A la izquierda un representante de una unidad combativa simbolizado con un samurai bajo el lema: “No nos tranquilizaremos hasta que nos aseguremos su muerte” Dicho sea de paso, las autoridades del ejército de Israel niegan la existencia de ese procedimiento que significa darle un tiro de gracia en la cabeza a toda victima enemiga que cae abatida en combate para estar seguro de su muerte.

 

Tal vez el ejemplo más significativo es aquel impreso tan solo la semana pasada para el batallón Lavi. “Vinimos, vimos…..destruimos” es la consigna estampada al lado de ilustraciones de armas, un soldado con ojos enfurecidos y una aldea palestina en cuyo centro una mezquita en ruinas.

 

El mensaje de los líderes nacionales y políticos y del alto mando militar se grabó muy bien en la conciencia de los soldados. Ni se recuerda la sagrada misión de defensa, solo se tiene presente venganza, represalia, atacar, destruir, hacer sufrir. De nada vale el rayado desmentido del vocero del ejército que “los impresos en las camisetas no representan los valores morales del ejército de Israel” cuando los comandantes de las unidades hacen vista gorda a estos hechos que se suceden delante de sus ojos. Tampoco se debe dar importancia a la tan ordinaria y repetida declaración del ministro de defensa Ehud Barak que el ejército de Israel es el de mayor valor moral en el mundo.

 

La sociedad israelí esta peligrosamente enferma de arrogancia, desprecio al no judío al límite del racismo y exaltación de la fuerza. No se supo detectar y tratar a tiempo la contaminación y hoy pareciera que ya se vive una profunda propagación en muchos de sus órganos. La demostración mas clara surge de la apatía e indiferencia generalizada que acompañan a notas como esta u otras peores, como en el caso de los testimonios de conductas criminales de los soldados en la operación Plomo Fundido.

 

El desarrollo político previsto con la constitución del nuevo gobierno de Israel pareciera que no garantiza ninguna transfusión dramática de valores humanos universales ni una terapia intensiva de conductas conciliatorias. De ser así, es probable que el estado del enfermo sufra un paso a una etapa de mayor gravedad.

 

Ojala me equivoque.      

 

 

(1) “Victimas de la moda” de Uri Blau. Diario Haaretz 20-3-09. Fotos: Yanai Yejiel

1 Comment on La penosa realidad en la camiseta de los soldados israelíes

  1. ¿De dónde se saca que esos de las fotos son soldados israelíes? Parecen más bien unos que pasaban por allí. Esas camisetas han podido fabricarse en un tenderete. ¿Podríais mostrar una escena real del ejército israelí con soldados reconocibles, con esas camisetas? Porque, tiene gracia, en todas las fotos los tíos están de espaldas. ¿Soldados israelíes? Jajajajajajajajajaj. Vaya farsa.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*