Uzi Arad: ¿Consejero Nacional de Seguridad o de Hecatombe?

Desde que asumió la función de Primer Ministro, Natanaihau no desaprovecha oportunidad para modificar su imagen de intransigente y exponer su apertura al diálogo sincero y predisposición a acuerdos de paz con los países árabes en conflicto con Israel. La firmeza de sus palabras y gestos es muy convincente. Todos estos esfuerzos podrían arribar a logros significativos hasta que una inoportuna entrevista nos permitió espiar dentro del pacífico palomar de Natanihau y comprobar que de él puede asomar un temible halcón que no teme en mostrar sus alarmantes garras.

 

Arie Shavit, reconocido periodista, nos ofreció la oportunidad de conocer la opinión del personaje más allegado al Primer Ministro y quien, en materia de seguridad y estrategia, es el que verdaderamente mueve los hilos detrás de las bambalinas. Se trata de Uzi Arad, Asesor de Alta Estrategia del Primer Ministro Natanihau y Director del Consejo Nacional de Seguridad (1)

 

Sus posiciones racistas y violentas las expone ya de un principio. Ante la provocativa pregunta si es partidario del uso de la fuerza responde: “¿Yo?, ¿partidario del uso de la fuerza?” y con una sonrisa continúa: “Pensé que, por el contrario, soy sensible. En temas nacionales e internacionales también la fuerza es idioma. No me gustan las confrontaciones entre judíos. Las energías que dispongo para el uso de la fuerza las prefiero dirigir en contra de los no judíos”.

 

Uzi Arad parece padecer de un serio problema de miopía y sordera pues ni siquiera hace referencia a hechos básicos y públicamente conocidos tales como los acuerdos de paz con Egipto y Jordania o el plan de paz de la Liga Árabe con apoyo masivo de la gran mayoría de sus miembros. Ante la pregunta si existe una chance para que finalice el conflicto responde con las siguientes palabras: “Lamentablemente no logramos convencer a los árabes de nuestro derecho de existencia en la región. No encontré ninguna personalidad árabe que es capaz de declarar pausada y claramente que acepta la existencia de Israel en su profundo concepto histórico y de conciencia”. 

 

Su posición con respecto al posible acuerdo de paz con Siria y la problemática de las alturas del Golán muy bien puede ser considerada como un chiste de muy mal gusto. Pregunta: “¿Usted dice categóricamente: paz si, devolución del Golán no?”. Respuesta corta y precisa: “Correcto”. Pregunta: “¿También en tiempos de paz se debe exigir que el Golán permanezca en nuestras  manos?”. “Si”. “¿Por qué?” “Por motivos estratégicos, militares, colonización, agua, paisaje y vino”.

 

Parte de la entrevista la dedica a detallar su extraña y hasta morbosa seducción por la temática del armamento nuclear. “Siempre me sentí atraído por lo importante, lo relevante……la revolución atómica. Recuerdo muy bien los hongos de la explosión de una bomba de 50 megatones en la atmosfera. En Estados Unidos había tensión nuclear, refugios atómicos, ejercicios preventivos de una guerra atómica, discusiones sobre armamento nuclear. Todo eso me cautivaba. Me atraía la imagen de Ophenhaimer, un judío que produjo la primera bomba atómica, pero por encima de todos me atraía Herman Kahn con quien trabajé en el Instituto Hudson. Kahn fue un gigante. Fue un faro para la inteligencia. El hablaba del Wargazm (orgasmo de la guerra), la excitación estremecedora de escuchar el trueno de los misiles partiendo con sus chorros de fuego”.

 

Su horripilante insensibilidad hacia lo humano sobresale notoriamente. Cuando se le interroga si se da cuenta que está hablando de tragedia responde: “En cierto momento usted se hace insensible. Como el empleado de banco que llega el momento en que no se conmueve por el hecho que sumas importantes de dinero pasan por su mano. Eso ya no le hace nada.

 

El futuro en las manos de Uzi Arad se nos presenta cargado de armamento pues “una situación que ambas partes están mutuamente equipadas de armamento es más segura que una situación de paz mutua”. Tampoco se altera en afirmar que “la seguridad de Israel en el futuro puede estar basada en la amenaza a los enemigos que le produzcamos una matanza civil general”.

Es penoso ser testigo de cómo la brutalidad, amenaza de causar tragedias y el uso de la fuerza son parte importante nuestros aportes significativos a la humanidad.

 

Ojala me equivoque.

(1)  El Doctor, de Arie Shavit, Suplemento diario Haaretz,  10-7-09

2 Comments on Uzi Arad: ¿Consejero Nacional de Seguridad o de Hecatombe?

  1. Realmente asusta que la Paz Mundial,la vida de millones de seres humanos,puedan estar en las manos de un psicopata.

  2. O lo que es peor, que los 4 paises de mayor produccion armamentista tengan que velar por la paz en el mundo…otro chiste de mal gusto.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*