Liberman en Argentina: salvavidas de plomo

Avigdor Liberman, Canciller de Israel, programa una visita a Argentina para la segunda quincena del presente mes de julio. Como parte de una gira por varios países de Latinoamérica, esta visita está motivada por razones tradicionales tales como profundizar las estrechas relaciones bilaterales e incrementar el intercambio y cooperación comercial. Hay también justificativos puntuales y específicos muy importantes como contrarrestar la creciente influencia iraní en la región y apoyar la colectividad judía local ante una creciente ola de “antisemitismo”. 

 

No cabe duda que la presencia de un personaje como Avigdor Liberman con un cargo de tan alto rango del Estado de Israel representa un serio reto al comportamiento y carácter que la colectividad judía otorgue a dicha visita. Su reconocida trayectoria ideológica con una clara concepción segregacionista, discriminatoria y fundamentalmente de desprecio sobre bases étnicas, logró consolidar un amplio frente, tanto dentro como fuera de Israel, que expresa un claro sentimiento de rechazo y repudio tanto a sus posiciones como a todos aquellos que lo agasajan sin demarcar diferencias. 

 

Un comportamiento digno de un liderazgo responsable de la comunidad judía local, con estrategias a largo plazo, conciente de su identificación en pro de la lucha en contra de toda discriminación étnica, no dudaría en acompañar esta visita con todas las normas y reglas del protocolo diplomático, pero, no sin antes y durante acentuar en forma clara y pública su total desacuerdo y repulsa de toda expresión discriminatoria, incluso haciendo referencia de aquellas adjudicadas a Liberman personalmente, su partido y camaradas. Tan solo dos semanas atrás, su compañero de lista, el Ministro de Seguridad Interior, fue filmado expresando “árabes roñosos” siguiendo normalmente en funciones.

 

No hay alternativa, se está ante una encrucijada. El carácter que la dirección comunitaria judía otorgue a esta significativa visita aportará en gran medida a su imagen y valoración ante toda la sociedad argentina. No se trata de la presencia  de un ministro sin importancia. Se trata nada menos que el Canciller de Israel a quien se le cerraron muchas puertas en el mundo y que el mismo Presidente de Francia tan solo tres semanas atrás se sintió en la necesidad de optar por un acto poco diplomático declarándolo persona no grata y solicitando de Natanihau su sustitución.

 

Apoyar incondicionalmente a Liberman como representante de Israel, sin deslindarse o tomar distancia de sus cuestionables posiciones ideológicas, profundizará el ya problemático aislamiento de la colectividad judía en Argentina y pondrá sobre la mesa de discusiones un serio signo de interrogación si es que ella no viene con la conciencia tiznada cuando exige luchar contra la xenofobia, discriminación y antisemitismo.

 

Como consecuencia de las dos últimas guerras (Líbano y Gaza) la dirección comunitaria judía de Argentina se vio repentinamente enfrentada con una inmensa ola de protesta y gracias a sus errores se acorraló en una posición imposible. De nada vale la expresión de la boca para afuera que se puede criticar a Israel en los últimos enfrentamientos cuando la respuesta inmediata de todos sus voceros es tildar a todo reproche como expresión antisemita, sobre todo como resultado de la creciente influencia iraní en la región.  

 

En sus réplicas a los acontecimientos, la dirección comunitaria se concentra en unos pocos actos de claro contenido antisemita pero esquiva de enfrentarse con las vastas y crecientes manifestaciones de protesta por las tragedias cometidas por Israel. Ya no se trata solo de grupos marginales. Hoy en día un amplio número de distinguidos intelectuales se expresa públicamente en defensa de la existencia del Estado de Israel  pero critica severamente su actuar violento y segregacionista. No hay discusión. Solo ofensas y recriminaciones de antisemitismo.  

 

Dan la impresión de un grupo de aventureros que se cuidan de unos pocos arbustos espinosos, pero no se dan cuenta que perdieron el rumbo y se están internando dentro de una espesa y amenazante selva. En su desesperación por salvarse llegaron a Liberman pero de él solo pueden recibir un salvavidas de plomo que más bien puede hundirles en una vorágine conflictiva, tan típica de sus posiciones basadas en la arrogancia y desprecio hacia cualquier otro no judío.

 

Ojala me equivoque.

 

Daniel Kupervaser 15/7/09

 

5 Comments on Liberman en Argentina: salvavidas de plomo

  1. FELICITACIONES SR KUPER! OJALÀ LO ESCUCHEN

  2. Felicitaciones por el blog… los artículos como siempre, impecables. Es importante para Israel y para la comunidad judía internacional que voces como al suya resuenen en estos tiempos.

  3. Marta Chervi // July 17, 2009 at 8:52 pm // Reply

    Daniel:
    No sé si te acuerdas los intercambios de opiniones que tuvimos en febrero en plena invasión israelí.Con respecto a este personaje Liberman.Sé que es siniestro, pero es el Ministro de un derechista que democráticamente eligió la sociedad israelí.Creo que debemos de dejar de señalar a personajes y discutir ideas y realidades políticas regionales y mundiales.Daniel estamos en un mundo en crisis.Israel puede ser el estigma más sobresaliente de este mundo en crisis de ideas, ideales, imaginarios, políticas, anti políticas.Así como no me interesa si los Kirschner aumentaron su fortuna no más que otros políticos, tampoco me interesan ideas individuales, más allá que pertenezcan a estadistas.¿No sería más importante a partir del mundo actual y real, sin desconocer la historia, discutir sobre ideas, ideales y políticas que no tienen lugar para el cintureo o la gambeta?.No se puede estar utópicamente en favor de todos los lados, sin discutir previamente cuál es el Medio Oriente factible y qué mundo realmente es factible.Con las sociedades que tenemos, con la caída de los dioses por la que pasamos.CON EL ANTISEMITISMO QUE ES REAL Y CONCRETO.
    Nietzsche, en su último período de su vida lúcida escribió el “Crepúsculo de los idolos” en donde aborda y lucha contra las concepciones que conforman la tradición de la filosofía, la moral y la religión de Occidente, para lo que decide darle sin asco a todos los filósofos que hasta el momento eran considerados ídolos.Allí arremete contra la razón y la dialéctica que consideraba los males de la sociedad griega.Sería interesante empezar a pensar por ejemplo porqué la sociedad desde que el mundo es mundo, aún antes del nacimiento del Estado de Israel, es profundamente antisemita.¿Qué pasa con los judíos que nos flagelamos permanentemente, más allá de lo que los otros lo hacen? ¿Con que culpa ancestral arrastramos que queremos tirar con gomeras porque sería más humano cuando los demás nos quieren ver saltando por los aires y que de las esquirlas se hagan cargo solamente los judíos? Daniel no es que no comparto tus ideas, simplemente creo que la discusión pasa por otro lado.Cariños.Marta Chervin

  4. Hi there,
    Ugh, I liked! So clear and positively.
    Hobosic

  5. La discusión pasa exactamente por ahí. Por el esclarecimiento de lo que ideológicamente significa la representación de Israel por medio de sus dirigentes.
    La discusión de las ideas pasa por discutir las ideas y no hacer piruetas en el aire para terminar dando vueltas indefinidamente, sin abordar lo verdaderamente importante.
    Ponerle el cascabel al gato, sin denominarlo autoflagelación, es poner en evidencia la insultante afrenta que significa para Israel estar representado por un canciller con ideas racistas y xenófobas, a pesar de haber sido democráticamente elegido.
    Me pregunto desde cuando y desde que postura, se aceptan las cosas como vienen. Acaso significa un hecho fáctico inamovible, imperturbable e indiscutible la alianza que llevó al poder al Primer Ministro Netaniahu y al Ministro Lieberman?
    La discusión pasa por entender, a pesar de un mundo en crisis y de una eterna crisis de ideas, que debemos discutirle todo a Avigdor Lieberman. Porque representa la peor de las ideas posibles.
    La construcción de su espacio político, el nombre del partido, sus contenidos programáticos y todo lo relacionado a su persona está viciado.
    Porque Beiteinu significa nuestra casa y nuestra casa es nuestra y solo nuestra. Solo permitiremos que estén en nuestra casa aquellos que estén de acuerdo con que la casa es nuestra. Además para poder estar en nuestra casa, los otros, no los nuestros, deberán jurar lealtad hacia nuestra casa, solo para estar y no para que sea también de ellos. Una verdadera clase magistral de democracia.
    Un Medio Oriente factible no puede ser construido a partir de personajes como Lieberman. Y no importa que conductas tengan los países aledaños. Si son democráticos, monárquicos o autocráticos. Lo verdaderamente importante es qué ejemplo ético da Israel para validar el rol del sionismo como movimiento de autodeterminación del pueblo judío, en relación a la necesidad de contemplar a sus vecinos palestinos, en su esfuerzo de concretar la realización a través de un estado.
    Un Medio Oriente no es factible cuando se mantiene una población de millones de habitantes en dos grandes cárceles como Cisjordania y Gaza por más de cuarenta años. Y no solamente que no se devuelven las tierras a sus verdaderos propietarios, sino que por el contrario, se achica el territorio carcelario, para introducir en él hordas de fanáticos capaces de generar desobediencia civil, para el caso en que se deban afrontar decisiones que impliquen correcciones territoriales.
    Entonces tampoco nos deben importar las relaciones de Lieberman con las familias de la “Cosa Nostra” israelí o que todas sus empresas y negocios estén a nombre de una hija de 21 años, o que esté investigado por la justicia en sonados casos de corrupción? Lo “trascendente” es que con sus ideas políticas aleja a Israel del verdadero camino en la dirección correcta de la solución de la problemática con sus vecinos. Densos Nubarrones.
    Así como no debemos permitir actos antisemitas y es nuestro deber como judíos el denunciarlos y combatirlos, debemos tener la suficiente independencia de criterio y conciencia para confrontar con dirigentes políticos de baja estofa, como es el caso de Avigdor Lieberman
    Querido amigo Daniel, espero que la baliza no se apague. Un abrazo. Rubén

Leave a comment

Your email address will not be published.


*