Amos Keinan (Z”L, 1927-2009). Murió el profeta en su tierra

Tristes y acongojados estamos hoy. Se nos fue para siempre Amos Keinan, El escritor, periodista, guionista mordaz y satírico, columnista, pintor y escultor, y por sobre todo, el gran pensador, creador y parte de la nueva cultura de Israel.

Fue un profeta que murió en su tierra. Apenas enmudecieron los cañones a fin de la guerra de los 6 días no fue parte del gran festival donde todo el liderazgo de Israel se emborrachó de la victoria y comenzó el penoso y trágico camino de la conquista territorial. Con un coraje digno de admiración, con los ejércitos árabes rendidos a nuestros pies, sin dejarse influenciar por las multitudes enceguecidas por el triunfo militar, exigió la creación de un estado palestino justamente en todos los territorios de Cisjordania (Véase la traducción “En este momento”) Hoy su profecía es el elemento central de la concepción política mayoritaria de Israel, aunque, con mucho pesar, no necesariamente la más factible.

Pero esta no fue su única profecía. En 1984 publicó su romance distópico (anti utópico) titulado “El camino a Ein Harod”. La trama describe la sociedad israelí después de una guerra y las consecuencias de un golpe de poder dejando al gobierno en manos de una junta de generales que impone una dictadura militar. La trama detalla las aventuras de quien se rebela en un trágico marco de persecuciones a los opositores y destierro de los árabes de Israel.

Felizmente esta profecía no se cumplió hasta el presente. A diferencia de mis otras notas, ojala se pueda afirmar: el profeta se equivocó.

 

Keinan

 Amos Keinan

En este momento (Amos Keinan. Diario Haaretz, 11-6-1967)

En este momento, cuando el enemigo está vencido, hecho pedazos, humillado….

En este momento, cuando las dos partes están cansadas de una situación sin salida que se prolonga 19 años….

En este momento, cuando el mundo entero está dispuesto a promover un acuerdo definitivo que resuelva el problema de una vez por todas.

En este momento tenemos la obligación de girar 180 grados de las políticas que nos orientaron hasta hoy, la política de represalia, resarcimiento y desconfianza en las posibilidades de paz.

Tenemos que reconocer el hecho que los refugiados palestinos son la raíz de la crisis entre nosotros y los pueblos árabes.

Tenemos que crear para ellos su estado, en Cisjordania, en el marco de una confederación con Israel.

En este momento, momento de nuevas circunstancias, estamos obligados a concebir nuevas soluciones.

En este momento, cuando los árabes están defraudados, cansados, la solución del problema de los refugiados les arrebatará para siempre de las manos todo anhelo de enfrentarse con nosotros y dejaran de ser carne de cañón y excusa permanente de las aspiraciones de dictadores megalómanos. Un estado palestino, en el marco de una confederación con Israel, se convertirá en una solida base de una paz duradera. Fuera del problema de los refugiados, no tenemos ningún motivo de conflicto con el mundo árabe. Todos podemos vivir en paz y tranquilamente en la región.  

En este momento, si el liderazgo de Israel no se sabe sobreponer, ofrecer un gesto dadivoso de triunfador, tender una franca mano de paz, entonces perderemos otra oportunidad que no volverá cada 19 años y por nuestras propias manos estamos creando nuevas bases de odio por las que sufriremos por generaciones.

No entreguemos ofrendas a gobiernos títeres, reyes de opereta deportiva. No nos dejemos persuadir por amigos hipócritas. Impongamos la paz ahora. La venta de los refugiados a Hussein – la vuelta al error fatal de 1948 – un día terminara por encender la región, cuando le llegue el día a Hussein.

La paz con los palestinos es la paz verdadera y es el verdadero objetivo de nuestra justa guerra. No desaprovechemos la hora, que no se nos escape la paz.

Daniel Kupervaser  5-8-09

Herzlya – Israel     http://daniel.kupervaser.com/blog/

Leave a comment

Your email address will not be published.


*