¿Arrojar piedras al pantano? Si. ¿Embarrarse para sacarlas? No

El reciente y áspero encontronazo entre la administración americana y la israelí obligó a Natanihau a responder positivamente, aunque su paso atrás le permitió imponer condiciones que trasmiten serias dudas para que se concrete un posible acuerdo de paz. Toda evaluación seria de los acontecimientos, basada en las irremplazables buenas relaciones con Obama, no puede dejar de lado la ineludible situación del necesario desmantelamiento de asentamientos judíos en Cisjordania, o al menos, aquellos que ya fueron declarados ilegales por estar establecidos sobre tierras privadas palestinas que fueron usurpadas por la fuerza.

Esta visión de los acontecimientos dicta normas de comportamientos y toma de actitudes a cada uno de los sectores de la sociedad israelí. Los partidos componentes de la coalición gubernamental buscan minimizar la confrontación tratando de convencer a grupos de pobladores judíos de Cisjordania a “correrse un poco de su actual localización” y también retorciendo leyes para convertir ciertos asentamientos en legales. Del lado opuesto del mapa político, constituido por los partidos árabes israelíes, el partido de izquierda Meretz, la organización Paz Ahora y otras más, demandan una retirada total de Israel de toda Cisjordania incluyendo el desmantelamiento de todos los asentamientos.

El grupo de pobladores judíos de Cisjordania expresa su clara oposición a la destrucción de todo símbolo de establecimiento judío en un lenguaje que pone de manifiesto su desarrollado sentido de justicia. Para dar una muestra quien manda en esos territorios, ante escaramuzas insignificantes donde el ejército y las fuerzas de seguridad tienen la osadía de desarmar algún que otro rancho de chapa o alguna carpa ilegalmente instalados, ellos aplican lo que denominan “el precio de etiqueta”. ¿Cuál es ese precio? Toda su cólera, resentimiento y afán de venganza lo vuelcan en actos de vandalismo, ataques físicos y hasta tiros de arma de fuego contra población civil palestina totalmente inocente. Todo eso delante de los ojos abiertos del ejército que generalmente se queda de brazos cruzados o casualmente sin presencia en el lugar.  

De todos los sectores  no cabe duda que las declaraciones del Teniente General Gabi Ashkenazi, Comandante en Jefe del Ejército, son las más sorprendentes. En varias oportunidades el General Ashkenazi dio a conocer su opinión que acentúa su preferencia que el ejército no sea parte activa de las fuerzas que desalojan los asentamientos judíos en Cisjordania. Este alto oficial está interesado que esa misión le sea delegada a la policía y que el ejercito cuide de lejos.

Llama la atención como la cabecera de la institución oficial que tuvo en sus manos los últimos 42 años la autoridad máxima de Cisjordania, la que tomó uno de los roles más activos ayudando y alentando el asentamiento de civiles judíos, cumpliendo leyes o transgrediéndolas, hoy, cuando el destino que fija el legítimo gobierno puede exigir el desmantelamiento de poblaciones judías, el General Ashkenazi desenfunda un escudo y se excusa diciendo que no se quiere ensuciar las manos. El general Ashkenazi en nombre del ejército está dando una clara muestra de falta de seriedad y responsabilidad. Ayer estuvieron al frente protegiendo y promoviendo a quienes arrojaban piedras al pantano y hoy se niegan a embarrarse para sacarlas.  

Debe quedar bien claro. La actitud del Comandante en Jefe del Ejército no es un capricho ni obedece a móviles políticos o ideológicos sino más bien es una expresión de temor ante una seria incertidumbre. El General Ashkenazi tiene presente que al momento de dar la orden puede repentinamente estar frente a una nueva realidad donde el mando sobre gran parte de sus soldados y oficiales ya no lo tiene en sus manos y que este pasó a manos de distinguidos rabinos muy bien conocidos por sus aspiraciones de conquista territorial y destierro de población palestina a todo precio.

Los comandos militares deben comprender que arribamos al último momento que pueden garantizar la independencia del ejército de Israel para lo que es necesario cortar de un sablazo el nudo gordiano que los ata a los intereses de  los pobladores judíos de Cisjordania, de la misma manera como empuñan el sable en su trato a la población civil palestina del lugar.

De no ser así, es de suponer que el ejército de defensa de Israel se podrá convertir muy rápidamente en una milicia que batalla por oscuros intereses sectoriales, al igual que algunas falanges de Latinoamérica que recibieron asesoramiento de uno u otro general israelí.

Ojala me equivoque

 

Daniel Kupervaser. Herzlya – Israel 11-8-09

http://daniel.kupervaser.com/blog/

2 Comments on ¿Arrojar piedras al pantano? Si. ¿Embarrarse para sacarlas? No

  1. Estimado Daniel,
    A medida de informacion de los lectores, nos conocemos mas de 30 años.
    Estoy leyendo, tus ultimas publicaciones y a decir verdad, estan hecha con buen nivel y dignas de respetar.
    Me cuesta coincidir contigo, pues tomas una actitud como el “Abogado del Diablo” y con esa concesion, que te la has atribuido a ti mismo, te das el placer de criticar, casi y exclusivamente la parte Israeli o judia o a quienes defienden esta causa, como Pilar Rahola.
    Me resulta patetico, que compares un ministro de Educacion Egipcio con un miserable Sub intendente de una pequeña e insignificante población del norte de Israel.
    Como asi también, te disgusta la posición de Ashkenazi en sus declaraciones de no desalojar a los asentamientos de Cisjordania, con esa definición que no se quiere “meter en el barro”, en realidad en honor a la verdad, esa metida, si ya la declaramos, fueron todos los gobiernos a partir del año 1967, incluidos los gobiernos donde dirigian las coaliciones Social Democraticas del Laborismo.
    Pero no a ello queria llegar, deseaba darle puntuación, que tal vez, piensa, que luego de la retirada de Gaza, le es suficiente y que solo, nos trajo misiles y permanentes problemas fronterizos en el Sur del Pais.
    Yo estuve de acuerdo con esa desocupacion, decidida por Sharon y apoyado por toda la Izquierda Israeli, pero acaso, tuvo razon? acaso esa retirada contribuyo a la Paz? acaso nos acercamos al Hammas?
    Debo expresarte, que a mi criterio, Ashkenazi, no esta tan seguro que es una buena idea, de desocupar Judea y Samaria, que todos al parecer queremos que lo haga Ya y ahora.
    Tal vez el sabe cosas, que nosotros no las conocemos sobre las intenciones Palestinas, despues de la desocupación ??
    Te envito a pensar, posiblemente a reflexionar
    Un abrazo
    Manuel

  2. Hi,

    thanks for the great quality of your blog, each time i come here, i’m amazed.

    black hattitude.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*