La fábrica de guerreros blancos

La fortuita coincidencia de un nuevo ciclo lectivo en escuelas de Israel junto con la presentación de nuevas políticas y proyectos del flamante Ministro de Educación se convirtió en el escenario mas propicio para que se pongan en escena ciertos caracteres de dudoso valor de la sociedad israelí.

 

Más de un centenar de alumnos pertenecientes a familias de nuevos inmigrantes judíos de  Etiopia solicitó inscripción en escuelas de su zona de residencia: la ciudad de Petaj Tikva.  Los directivos de tales instituciones rechazaron dicha solicitud argumentando excusas cuyo significado, tal como lo interpreta la gran mayoría de la sociedad, no puede ser otro más que discriminación de ese grupo étnico caracterizado por su tez oscura.

 

El hecho acarreó una conmoción general en las distintas capas sociales y los repudios fueron inmediatos. Guidon Saar, Ministro de Educación, declaró que no esta dispuesto a aceptar la presencia de manifestaciones de racismo en el sistema educativo en Israel y que se tomaran todas las medidas del caso para que las escuelas sean obligadas a inscribir todo alumno que lo solicite sin ninguna discriminación. En un encuentro con estudiantes, el Presidente Shimón Pérez expresó su rotundo rechazo al incidente considerándolo una vergüenza. Posteriormente instó a los estudiantes a organizar manifestaciones de protesta. En una entrevista radial el Primer Ministro Natanihau catalogó los hechos como un “atentado moral”.

 

Si bien se debe valorar positivamente el repudio generalizado, no se debe pasar por alto y debe ser motivo de una seria preocupación la total inoperancia e impotencia que demuestra el poder institucional en enfrentar un indigno y abominable acontecimiento. Ante cualquier otro tipo de “atentado” el Primer Ministro no hubiese dudado un segundo dando como represalia  la inmediata orden del inevitable bombardeo o aniquilación del causante o promotor. Este “atentado moral” es diferente. Los bombarderos no despegan, ni siquiera se mueve un patrullero de la policía. Solo se abre la boca.

 

En una sociedad donde la ostentación de fuerza es uno de los valores mas apreciados, nadie se debe sorprender que los directivos de estas escuelas no se inmutaron ni se presentaron a declarar ante los requerimientos del director general del ministerio de educación. La sociedad esta muy bien organizada para repudiar en cualquier lugar del mundo toda manifestación de discriminación contra judíos pero en absoluto esta preparada o dispuesta a enfrentar los mismos hechos en boca o manos de judíos.

 

Consecuentemente con las proximidades de inicio del nuevo año lectivo, el recientemente nominado Ministro de Educación aprovechó la oportunidad para dar a conocer sus planes y proyectos para esta área social en donde los indicadores objetivos de los últimos años apuntan a una realidad muy deteriorada. El contenido de estos nuevos programas no difiere sustancialmente de todos aquellos que le precedieron con tan nefastos resultados.  

 

De todos modos llama poderosamente la atención la inclusión de un original rubro de valiosa importancia en la visión de la reciente administración. El nuevo  Ministro Guidon Saar se propone estimular con significativos incrementos en las asignaciones presupuestarias aquellas escuelas que demuestren una mayor proporción de soldados alistados en el ejército entre sus egresados. Los logros en niveles académicos y científicos dejaron de ser importantes. Ni que hablar de los valores como responsabilidad civil, participación social, solidaridad con el débil. Todos ellos pasan a ser superfluos. La caja se acrecentara cuantos mas guerreros la escuela sea capaz de movilizar.

 

Nadie se podrá sorprender si los directores ya están abocados a reorganizar los planes de estudios del año en puerta. No cabe duda que se exige el reemplazo de  “Historia general del siglo XX” por “Historia de los conflictos armados del siglo XX”. Estudiar “Camuflaje”  es mucho mar redituable que dedicar horas al estudio de “Artes plásticas”. De la misma manera no conviene dedicar horas y días a temas como “Integración y voluntarismo en la sociedad” cuando es más rentable a la escuela dedicar el mismo tiempo a “Liderazgo y disciplina militar”. Por el mismo motivo es ventajoso hacer escuchar marchas militares en los recreos en vez de música clásica o moderna. “Geografía” muy  bien puede ser reemplazada por algo que incremente las posibilidades de ingresos futuros como “Orientación y navegación según las estrellas”.

 

¿Cuál es el mensaje de todos esta nueva realidad que se trata de establecer en la educación de Israel? ¿Qué pretendemos de nuestro sistema educativo para el futuro?

 

Según los hechos y los programas del nuevo ministro la respuesta es muy clara. Queremos que las escuelas se conviertan en fábricas que nos abastezcan de cuantos más guerreros blancos para continuar y mantener las conquistas territoriales por la fuerza.

 

Ojala me equivoque.

 

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel

http://daniel.kupervaser.com/blog/

1 Comment on La fábrica de guerreros blancos

  1. EXCELENTE!!

Leave a comment

Your email address will not be published.


*