Israel legaliza la impunidad

Nadie como Mijal Ziser para detestar la llegada del otoño. Aquel del año 2003 fue muy trágico y despiadado con ella y su familia. La imprudencia de unos y la negligencia de otros arrebataron de este mundo la vida de su tierno y frágil hijo Avishai, nacido tan solo unos pocos meses antes.

El otoño de 2009 no es tan trágico, pero si mucho más cruel y desalmado. Mijal Ziser, atónita y estupefacta es testigo de la traición de su Estado que en vez de ser la institución que mayor amparo le brinda, los políticos y el gobierno se preocupan en proteger impunemente aquellos que en ejercicio de sus funciones debieron haber evitado la desgracia de la muerte de su hijo.

En aquel otoño del año 2003, lamentablemente, Mijal Ziser no fue la única víctima de la despreocupación y la irresponsabilidad. Otras dos familias perdieron para siempre sus niños de pocos meses de edad mientras que decenas de familias vieron a sus bebes sufrir y debatirse entre la vida y la muerte hasta que se convirtieron en inválidos y dependientes de por vida.

Gracias a la dedicación sin descanso y la astucia de la Doctora Aviva Fatael del Centro Médico Tel Aviv, se pudo descubrir que el origen del extraño y mortífero fenómeno que atacó despiadadamente a numerosos bebes de meses de vida se originó en la falta de un componente crítico de un suplemento alimenticio cuya composición es controlada y autorizada por el Ministerio de Salud Nacional.

La respuesta inicial de los agentes implicados merece una mención especial pues da una verdadera imagen de lo que cada uno interpreta como su competencia y deberes y demuestra el coraje de enfrentar situaciones difíciles. La empresa israelí que importa y comercializa el producto se lavó inmediatamente las manos transfiriendo la culpa al fabricante de Alemania. Las autoridades oficiales del Ministerio de Salud Nacional, quienes autorizaron la venta del producto sin tomar las debidas precauciones, descargaron la responsabilidad sobre la empresa importadora. Solo cabe mencionar la entereza y valentía de la empresa alemana cuyos directivos reconocieron públicamente su responsabilidad en los hechos. Qué diferencia!!!

Tras la investigación pertinente por parte de la policía y la intervención de la fiscalía, meses atrás dio comienzo el juicio penal contra directivos de la empresa importadora y funcionarios responsables de control y autorización en la comercialización de medicamentos y suplementos alimenticios del Ministerio de Salud Nacional.

En el presente mes de octubre, con el inicio del otoño del 2009, tanto Mijal Ziser como todos aquellos que nos preocupamos por un estado de derecho, fuimos sorpresivamente informados de una grosera intervención del poder ejecutivo y legislativo en los procesos que lleva a cabo el poder judicial. La información difundida confirma que el parlamento está discutiendo y probablemente apruebe en poco tiempo, el proyecto de ley que deslinda toda responsabilidad penal e impide todo enjuiciamiento de aquellos funcionarios públicos encargados de todo control que originalmente puedan haber sido enjuiciados por imprudencia o negligencia, no importa el daño que pudiesen haber causado o evitado.

La iniciativa no es de un parlamentario sonámbulo que está tramando una artimaña para publicitarse. El proyecto tiene el apoyo del Gobierno Nacional y surgió del mismísimo Ministerio de Salud Nacional, la autoridad máxima responsable de la salud que casualmente está en manos de un ministro perteneciente a la corriente religiosa ortodoxa judía que curiosamente se jactan de representar ante todo los valores del judaísmo. El Estado demuestra que perdió toda sensibilidad por la vida y la esencia humana y no manifiesta vergüenza alguna en legalizar la impunidad de sus agentes, inclusive para los casos que pudiesen causar o evitar la muerte de inocentes.

Llamaría mucho la atención si dirigentes judíos de todo el mundo que tanto luchan, con toda la razón, en contra de los intentos de impunidad en el atentado de AMIA en Buenos Aires, se desentiendan ante un grosero y similar proyecto oficial destinado a proteger transgresores de Israel, a la que tanto acostumbran alabar y apoyar.

¿O será que distinguen entre las víctimas y los inculpados?

Ojala me equivoque

 Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel  29-10-09

http://daniel.kupervaser.com/blog/

Leave a comment

Your email address will not be published.


*