El racismo criminal de rabinos en Israel

Todos fuimos educados bajo el axioma universal que las autoridades de todos los credos: sacerdotes cristianos, rabinos judíos, muftí musulmán y demás, son las sagradas guías espirituales que nos llevan por el camino de la comprensión, dadivosidad, convivencia pacífica, y sobre todo, respeto por la vida humana y los valores humanos universales.

Lamentablemente la realidad israelí del último tiempo se parece mucho al reino del revés de Maria Elena Walsh. En vez que sencillamente “un ladrón sea vigilante y otro juez”, jerarcas de la religión judía pueden errar su camino incitando a sus creyentes a actitudes y posiciones que muy bien pueden describirse como racismo criminal.

Roi Sharon, periodista del matutino Maariv, publicó una nota primicia de excelente calidad donde se exponen las posiciones de  dos rabinos sobre lo que ellos consideran el importante aunque no menos monstruoso interrogante existencial de los judíos de hoy en día: “¿Cuándo se está permitido matar a un no judío? (1)

Su contenido es espeluznante y aterrador y por lo tanto nuestra misión en estos momentos es difundirlo para que todo el mundo, y en especial las colectividades judías de la diáspora,  sepan lo que piensa estos dos jerarcas de la religión judía que, no por casualidad, recibieron la bendición y el beneplácito por escrito de una larga lista de otros distinguidos y conocidos rabinos.

Para los rabinos Ytzhak Shapira y Yosi Elitzur, del centro de estudios judíos Od Yosef Jai establecido no por casualidad en la colonia Itzhar de Cisjudea, “Esta permitido matar a no judíos que representen un peligro para el pueblo de Israel, inclusive si se trata de niños o bebes”. Su salvajismo con los niños es inverosímil pues “hay una lógica que obliga a matar al niño cuando se está convencido que cuando crezcan nos harán daño”

Estos “guías espirituales judíos” se cuidan muy bien de no caer en trampas judiciales y evitan el uso de términos como árabes o palestinos, aunque sus acérrimos adeptos saben muy bien a quien hay que matar. La insinuación al crimen no tiene límites. “Se permite matar a todo ciudadano que apoya la guerra”. Son tan sanguinarios que no pasan por alto a nadie: “está permitido matar a todo no judío en todo lugar que ponga en peligro a Israel, inclusive si se trata de un benefactor de la humanidad y tampoco es culpable de la situación creada”.  Su comprensión de la justicia es muy “democrática”: “no se requiere una decisión oficial, inclusive individuos pueden matar”. Las concepciones racistas y discriminatorias son llevadas a un extremo cuando demandan que aquellos que mataron y cumplieron sus preceptos “en un estado judío no se los encarcela por actuar según la tora”

La existencia de extremistas, inclusive de aquellos que incitan al crimen, no es una situación extraña en el mundo. Lo que llama la atención es como un país cuya población sufrió en un pasado cercano la persecución, la discriminación, incluso la matanza a mansalva de inocentes, es capaz de aceptar en silencio y prácticamente sin objeciones una clara provocación al crimen sobre una base racista.

Los dirigentes de la comunidad judía de Argentina y de todas las diásporas judías del mundo deben tener muy claro que de nada vale el silencio de los medios de difusión en sus idiomas pues el mundo entero está enterado de estas perversiones judías. Su permanente e irrevocable apoyo a Israel, la ausencia de claras y contundentes condenas y repudios los convierte automáticamente en cómplices de una incitación al crimen sobre la base racista. Entonces ya no habrá ningún reparo a toda protesta o inclusive provocación contra todo lo que sea judío en el mundo.

Si su indiferencia, pasividad y apoyo incondicional continúa ante tan aberrantes posiciones, no sé si la historia se los perdonará.

Ojala me equivoque

(1) Libro distribuido en los grupos de derecha explica cuando se puede matar “no judíos”, Roi Sharon, Diario Maariv, 9-11-2009

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel  9-11-09

http://daniel.kupervaser.com/blog/

Leave a comment

Your email address will not be published.


*