El placer de humillar

El operativo Plomo Fundido motivó un serio descontento y una airada protesta de parte de muchos países, inclusive de algunos que mantenían estrechas relaciones con Israel. El caso más significativo es el de Turquía que logró hacer tambalear una prolongada cooperación estratégica en materia de seguridad.

Días atrás, en el marco de una serie televisiva que trata básicamente problemas de la sociedad turca, se proyectó un capitulo con claros mensajes anti israelíes y antijudíos. Ante este hecho y una serie de declaraciones duramente críticas del Primer Ministro Erdogan en relación al comportamiento de Israel en el Líbano y Gaza, la Cancillería de Israel convocó al Embajador de Turquía a los efectos de presentarle la protesta y reprobación del gobierno ante actos y declaraciones que incitan al odio contra Israel.

Nadie puede poner en discusión el derecho de la Cancillería de Israel de interponer una queja ante cualquier embajador si es que el país se considera afectado por cualquier circunstancia. Lamentablemente, un conocido procedimiento diplomático con claros dictámenes  protocolares que toda Cancillería digna de respeto los cumple al pie de la letra, inclusive en situaciones de tirantez, dio lugar a  exponer el carácter arrogante y avasallador que singulariza la Cancillería de Israel en tiempos de Avigdor Liberman y el Vice Canciller Ayalon. .

El embajador turco fue llamado a presentarse en el despacho de Ayalón en el parlamento, en vez del Ministerio de Exteriores, como es habitual y, en contra de lo que establece el protocolo, se le hizo esperar en el pasillo. Una vez en el despacho, Ayalón se negó a dar un apretón de manos al diplomático, incluso cuando los periodistas gráficos allí presentes lo sugirieron. El embajador fue invitado a sentarse en un sofá considerablemente más bajo que las sillas de los representantes israelíes.

“Pongan atención a que está sentado en una silla más baja, que sólo hay bandera israelí en la mesa y que no nos sonreímos”, remarcó Ayalón a las cámaras de televisión visto por todo el país en un claro hebreo para imposibilitar que el embajador comprenda su significado.  El personal de exteriores, además, pidió que se retirasen de allí los refrigerios que el personal del parlamento había preparado para la entrevista.

El mensaje de Ayalon deja en claro la nueva consigna del Estado Judío: el placer de humillar. Nosotros estamos arriba y los gentiles abajo pues somos el pueblo elegido, tenemos ese factor X de Pilar Rahola que nos hace un pueblo más inteligente y superior a los demás, los protocolos de la diplomacia internacional no son suficientes para defender el honor judío, hay que degradar y pisotear. Hay una necesidad de trasmitir permanentemente nuestra demanda que las normas internacionales no están escritas para delimitar nuestros derechos, sino el de los demás.

Cada vez que conmemoramos tragedias de nuestro pasado elevamos nuestra voz ante la falta de compasión y misericordia de otros pueblos,  por ser un pueblo débil, sufrido y perseguido, pero no nos damos cuenta que hoy nos hemos convertido en un pueblo de matones y bribones que disfruta y goza haciendo sufrir al no judío. El camino más común para enfrentar un conflicto de toda naturaleza es por medio de uso de fuerza, imponiendo condiciones, humillando, bombardeando, destrozando. Buscar una solución basada en un dialogo abierto, en concesiones mutuas, inclusive en los estrados judiciales internacionales, están muy lejos de nuestro pensamiento. Ese es nuestro camino con los palestinos, lo es con Siria, y lo es ahora con Turquía.

Los judíos de la diáspora deberán tener en cuenta que si continúan con su apoyo incondicional a las posiciones de Israel ante un comportamiento tan sorprendente, el futuro los puede enfrentar con situaciones que pueden llegar a ser trágicas.

Ojala me equivoque

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 12-1-2010

http://daniel.kupervaser.com/blog/

1 Comment on El placer de humillar

  1. Como siempre Daniel, perdoná que te tutete, es un alivió encontrar judiós que todavía piensen como tu. De alguna manera, es un faro de esperanza entre tanto odio y racismo que profesan en otros blogs. Excelentes tus artículos, ojala se difundieran masivamente. Pido tu permiso para publicar éste en la página de la agencia

    Saludos.

    Sebastian.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*