Los Sabras sean unidos

…. “los sabras (1) sean unidos, porque esa es la ley primera, tengan unión verdadera, en cualquier tiempo que sea, porque si entre ellos pelean, los devoran los olim (2)”

Los líderes del judaísmo mundial no se cansan de proclamar el destino común y la solidaridad mutua que guía el accionar de todos los judíos del mundo Con argumentos políticos, sociales y fundamentalmente religiosos, predican y se esfuerzan en convencer a los israelíes y todas las diásporas la necesidad de unificar el pueblo concentrándolo en el territorio de Israel.  Paradójicamente, da la impresión que la población de judíos nacidos en Israel junto con viejos inmigrantes que se consideran puramente israelíes, se sienten más influenciados por la nueva versión de las coplas de Martín Fierro que las sagradas profecías de la Tora.

En el marco de los preparativos del congreso que la próxima semana tratará el tema de la inmigración y absorción judía en Israel, el Ministerio de Absorción llevó a cabo un sondeo de opinión entre la población judía de Israel a los efectos de exponer las evaluaciones y posiciones de la población veterana hacia los nuevos inmigrantes. Los resultados no defraudaron y pusieron de manifiesto la permanencia y profundización de ciertos caracteres nefastos que a la misma sociedad israelí le es muy difícil reconocer.  

Según el informe del sondeo, “los datos indican que el 50% del público en Israel está convencido que las olas de inmigración judía, finalmente, perjudicaron a la sociedad e influyeron negativamente incrementando la delincuencia en el país. El 62% de los consultados aseguran que los nuevos inmigrantes arrastraron a la juventud al alcoholismo. Ellos venden alcohol falsificado y yo veo todas las noches jóvenes peleándose, dice un ciudadano preocupado y posteriormente agrega: al país arribaron los grupos poblacionales marginales y dependientes, ellos viven del seguro social y afectan negativamente nuestras posibilidades de conseguir trabajo y vivienda. El informe incluye la cita de una joven: Todos los robos y delincuencia se debe a los etíopes mientras que los rusos trajeron el alcohol”.

De la misma manera que la mayoría de la sociedad israelí vive en total contradicción respecto de la paz con palestinos y árabes (sueñan con la paz pero no están dispuestos a devolver ni una pizca de la tierra conquistada en la guerra del 67) también con los nuevos inmigrantes no les cuesta nada la hipocresía “del 73% de los consultados en el mismo informe en declarar su convencimiento que la inmigración judía es vital para Israel” (3)  

La discriminación y desprecio por el diferente ya no es un carácter que afecta solo a la percepción de la mayoría de la población israelí con respecto a los árabes o palestinos, tampoco con los obreros extranjeros o refugiados, y ni que hablar de judíos mesiánicos que tuvieron la osadía de creer en el nuevo testamento. La sociedad israelí está tan enferma que no tiene recato en confesar su altanería y segregación social inclusive hacia judíos por el solo hecho que el destino los llevó a nacer fuera de los límites de Israel.

El centralismo de Israel y sus intereses logró infiltrarse en todas las comunidades de la diáspora judía y es el elemento primordial que determina el accionar de los distintos componentes del liderazgo del judaísmo en el mundo. Ante las crecientes olas de protesta en gran parte del mundo por el accionar violento e intransigencia de Israel en el conflicto de medio oriente, el judaísmo pasó a ser un buen pretexto argumentando en toda ocasión y en todo el mundo el antisemitismo como motor que incita los ataques a Israel.

El informe del Ministerio de Absorción no es más que una nueva alarma de los repetidos síntomas que indican claramente lo delicado de la situación de la sociedad israelí y su irremediable camino a un futuro siniestro. Ya no quedan rastros de ese tierno interior y el dulce sabor. Solo somos capaces de mostrar nuestro espinoso caparazón.

Ojala me equivoque

(1) El término” sabra” designa a las poblaciones judías nacidas antes de 1948 en Israel y sus descendientes entre la actual población israelí. Por extensión, el término se refiere a todos los judíos nacidos en el Estado de Israel. La palabra procede del hebreo tsabar  (el nombre del cactus opuntia), en alusión figurada a la tenacidad y carácter espinoso de esta planta del desierto, que esconde un interior tierno y un sabor dulce. Wikipedia, la Enciclopedia Libre.

(2) Olim: Nuevos inmigrantes judíos.

(3) Nitzan Fisher, Radio Galei Tzahal, 19-1-2010

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 19-1-2010

http://daniel.kupervaser.com/blog/

1 Comment on Los Sabras sean unidos

  1. Es lamentable que siendo discriminados durante tanto tiempo y en tantas partes del mundo tengamos que sufrir discriminaciones en Israel o discriminemos a quienes son diferentes. Nadie mejor que nosotros debe comprender que cada uno nace donde le toca, se educa donde vive y con quienes convive y transita por la vida de la mejor manera que puede o de la única posible. Por suerte y por ello creo que no todo esta perdido, no todos los israelíes piensan de esa forma ni tienen esas actitudes. Por supuesto que la gente opina cuando le preguntan y lo hacen a la ligera sin saber que sus dichos seran utilizados en encuestas o en sacar conclusiones de gran repercusión. De todos modos, luego de unos años en el país donde la realidad puede mas que las fantasías he comprobado que también aquí se discrimina y sobre todo se teme mucho a todo lo que es diferente, y no estoy hablando de los terroristas ni de los enemigos que quieren tirarnos al mar, porque eso tendría su justificación, sino que se discrimina solo por pensar diferente, por creer en algo diferente o simplemente por no creer. La discriminación no es un bien exclusivo ni propio de los judíos sino que es algo generalizado en el mundo solo que nosotros por haberla padecido y padecerla deberíamos saber de que se trata y no actuar de ese modo.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*