Plomo Fundido dio a luz un pato criollo

El operativo Plomo Fundido demostró que la leyenda del genio judío tiene limitaciones y su imagen puede confundir. Esa superioridad, que muchos exagerados o fundamentalistas (judíos y no judíos) le adjudican al pueblo de Israel, de nada valió para enfrentarse ante situaciones donde el uso indiscriminado de la fuerza es perjudicial y es más ventajoso servirse del cerebro.

En su momento, apenas finalizado el operativo, señalé su tremendo fracaso, salvo esa cruel e incomprensible satisfacción de causar sufrimiento a la población de Gaza tras haberles propinado una seria paliza de venganza, destruido gran parte de su infraestructura vital y decidirles diariamente el menú de la comida por medio del cerco físico y autorización de todo lo que ingresa a la franja (¿Y? http://daniel.kupervaser.com/blog/?p=118 ). 

Pero esto solo fue el comienzo del largo camino de penurias y sufrimientos que Israel se asestó asimismo con el sangriento operativo. En vez de dar lugar a razonables aunque complicadas maniobras que en base a la franqueza le permitan sobreponerse de la mejor forma posible a la ola de demandas y protestas internacionales, los líderes de Israel optaron por un tenebroso accionar que, por las huellas que dejan, más se parece al andar de un pato criollo.

Ante la persistente demanda de los palestinos con apoyo de numerosos países, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU constituyó una comisión investigadora del operativo Plomo Fundido a cargo del conocido jurista judío sudafricano Richard Goldstone. Israel se negó a colaborar bajo los argumentos que esa comisión solo puede redactar un informe falso y tendencioso, el ejército de Israel operó en Gaza bajo normas internacionales y  acusar a Hammas por agazaparse detrás de población civil.

Transcurrieron tan solo unos pocos meses y en estos días hasta la discutida Pnina Sharvit, Abogada – Coronel de la Fiscalía Militar que acompañó y autorizo paso a paso el operativo, reconoció que retrospectivamente fue un serio error no colaborar con la comisión investigadora de la ONU.

En el mes de Septiembre de 2009 la comisión de la ONU presentó un detallado informe en el cual tanto Israel como Hammas son considerados sospechosos de haber cometido delitos de  guerra e inclusive delitos de lesa humanidad (destrucción intencionada de instalaciones civiles, uso de bombas con fosforo, etc.).  El Consejo de Derechos Humanos aprobó el informe transfiriéndolo al Consejo de Seguridad de la ONU condicionando su tratamiento a que las partes llevan a cabo en término de 6 meses serias investigaciones independientes a los efectos de aclarar los acontecimientos más problemáticos del operativo. En caso de respuesta insatisfactoria, el Consejo de Seguridad puede tomar la decisión de elevar el expediente a la Corte Internacional de Justicia de La Haya con sus temibles consecuencias, salvo, el eterno y polémico salvavidas en forma de veto que Estados Unidos le arroja a Israel.  

De principio Israel rechazó rotundamente toda posibilidad de una investigación judicial independiente y recalcó que todos los hechos son investigados internamente por el ejército y que no se encontró hasta ese momento ninguna extralimitación que exija la toma de medidas judiciales o disciplinarias. Un fallido intento de demostrar al mundo la seriedad de una investigación de un sospechoso dirigida por el mismo sospechoso.

Finalmente les cayó la ficha a los líderes militares y civiles de Israel. En forma repentina se dieron cuenta que el discurso del ejército más moral del mundo convence a muy pocos y que es necesario actuar activamente a los efectos de demostrar que de acuerdo a los registros e investigaciones, Israel cumple con los requisitos para dejar cerrado el caso.  Según Natanihau, el Informe Goldstone abierto es una amenaza estratégica, al igual que la bomba atómica iraní y los misiles de Hesbollah (1).

Un dramático cambio de actitud se percibe por primera vez el mes de Enero pasado cuando Israel reconoce la responsabilidad por la destrucción de instalaciones de las Naciones Unidas en Gaza y se compromete públicamente a resarcir los daños por sumas millonarias. Días atrás y unos pocos antes que expire el plazo de 6 meses, Israel presentó ante la ONU un alegato redactado por el Fiscal General del Ejercito junto con la Cancillería en el cual se exponen las investigaciones y acciones que llevó adelante el ejercito respecto de los acontecimientos que preocupan con la intención de deslindar los cargos en su contra.

Aun no se conoce la respuesta de la ONU aunque ya es claro que esta presentación dio lugar a una situación inaudita. Los medios locales informados de muy buenas fuentes afirman que el alegato de la Fiscalía del ejército junto con la Cancillería confirma que dos generales con importantísimos mandos en el operativo fueron sometidos a juicios disciplinarios 6 meses atrás por el empleo inadecuado de proyectiles de fosforo en zonas pobladas por civiles. En ningún momento el ejército dio conocimiento publico de un acontecimiento tan dramático  A pocas horas que la insólita noticia fue difundida, el vocero de ejercito se encargó de desmentirla rotundamente. Nuevamente algún general no dice la verdad o toda la verdad y la perplejidad se apodera del público sin que nadie de respuesta clara y precisa.

Inmediatamente surgió una nueva complicación para Israel. El informe Goldstone culpa a Israel de destruir intencionalmente la fábrica de harina de Gaza con bombas exactas disparadas de aviones. Israel lo niega tajantemente y asegura que a lo sumo se trata de disparos de tanques en el marco de combates con fuerzas de Hammas que se escondían en el lugar. El diario Guardian de Londres informa de fuentes fidedignas, al igual que una entrevista del diario Haaretz con un experto de la ONU, que el equipo de desarmadores de bombas de la ONU tendría pruebas fehacientes de bombas lanzadas de aviones israelíes en la zona.

En el día de hoy, el general Avi Mizrahi, comandante de la zona centro del ejército de Israel, humilló y vejó sin reparo alguno al juez Goldstone por ser judío que se atreve a poner en tela de juicio el accionar del ejército de su pueblo. Cuanta pena y tristeza escuchar esas palabras de un general. El pueblo judío debe sentirse orgulloso de contar con un miembro como el juez Goldstone que no se amilana cuando es necesario sacar los trapitos de los generales al sol, inclusive, cuando hay temor que estén un poco manchados de fósforo.

Ojala me equivoque

(1) Discurso de Natanihau en la Knesset 23-12-09 Diario Maariv 

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 4-2-2010

http://daniel.kupervaser.com/blog/

Leave a comment

Your email address will not be published.


*