El terrorismo judío es venerable

Israel está embarcada en una tenaz batalla mediática a propósito del Informe Goldstone que apunta a su culpabilidad por delitos de guerra y probablemente de lesa humanidad como consecuencia del operativo Plomo Fundido en Gaza. El Estado Judío trata de rebatir estas embestidas aferrándose de dos argumentos principales: un discutido curriculum de alto valor moral que caracteriza las acciones de su ejército y la reconocida firmeza e imparcialidad de la justicia israelí en investigar y penar todo responsable de transgresiones leves como atroces. Justamente, el día de ayer un juzgado de Israel dio lugar a que el mundo sea testigo que también la “reconocida firmeza e imparcialidad de la justicia de Israel” puede ser considerara muy dudosa.

El 25 de febrero de 1994 Baruj Goldshtein, médico residente de la colonia judía de Kiriat Arba, adjunta a la ciudad palestina de Hebrón, ingresó sin motivo alguno a la Tumba de los Patriarcas y en medio de las plegarias de inocentes palestinos, abrió fuego de su arma automática (hasta el día de hoy los colonos judíos de Cisjordania portan libremente este tipo de armas). La masacre fue horrenda con el diabólico desenlace de 29 muertos y 125 heridos. Los pocos sobrevivientes se sobrepusieron al atacante y le dieron muerte por sus propias manos.

La masacre dio lugar a festejos entre colonos judíos de Cisjordania quienes consagraron a Goldshtein como héroe nacional y su cuerpo fue sepultado en un parque especial del cementerio de Kiriat Arba. En el mármol de su tumba resalta hasta hoy en día el grabado de una consigna que alumbra penosamente a todos los judíos del mundo como tablas de su nueva ley: “Entregó su alma por el pueblo de Israel, su Tora y su tierra. Fue inocente y generoso”.  

Mijael Ben Jorin, activista muy vinculado a los sectores más extremos de la colonización judía en Cisjordania, fue entrevistado en televisión seis años atrás donde expresó loas hacia Baruj Goldshtein y además agregó: “No hay como Baruj Goldshtein en el mundo. Baruj Goldshtein fue un caritativo, un sostén del mundo, único en nuestros días”.  

Con mucha razón, la Fiscalía de Estado consideró tremendas declaraciones como una clara transgresión a la ley en hechos que muy bien significan una incitación a tomar la ley por las manos y vengarse sanguinariamente ante atentados de los palestinos. La firmeza y la imparcialidad de la justicia israelí nos golpearon doblemente. Tanto en su primera instancia como en la de apelación, los jueces consideraron que las expresiones de Ben Jorin son legítimas, que no se pueden considerar una instigación y por lo tanto no representan una transgresión a la ley. En su veredicto agregaron: “la sociedad está interesada que también esta gama de ideas, como las de Ben Jorin, lleguen a conocimiento público”.

Una sociedad que sostiene un Estado que se autodefine como judío se empecina en demostrar cada día con mayor intensidad que sufre de un terrible desequilibrio en la escala de valores humanos que lo lleva a referirse a tragedias humanas en tan diferentes formas según la cantidad o la pertenencia étnica de las víctimas. Tres decenas de personas asesinadas, si son palestinos, no es motivo para impedir que la sociedad escuche a quienes vanaglorian al asesino. Un millón y medio de victimas armenias es motivo para definirlo como tragedia pero no se debe culpar ni recriminar a quien niegue reconocerlo como genocidio, sobre todo si se tiene en cuenta ciertos acuerdos estratégicos. Cualquier número de víctimas, si son judíos, ya es motivo de un trato diferente con campañas públicas de protesta o contundentes penas a quienes osen vanagloriar a sus gestores.

La mayoría abrumadora de la población y los medios callan. Nuestra indiferencia nos lleva a convivir tranquilamente con la apología del crimen y la justicia por nuestras propias manos. Con el tiempo perdemos lenta pero persistentemente toda sensibilidad por la vida humana, especialmente si se trata de palestinos, cuyo destino y trato como personas se convirtió en la mercancía más barata de la región.

Ojala me equivoque.

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 12-2-2010

http://daniel.kupervaser.com/blog/

2 Comments on El terrorismo judío es venerable

  1. Muchas gracias, con gente como tu avanzaremos sin duda hacia una paz justa y verdadera entre nuestros pueblos. Gracias de verdad.

  2. Daniel: Quiero agradecer y felicitarte por tus artículos que tantas luces arrojan sobre el conflicto palestino israelí y sobre los secretos que guarda la propia “interna” dentro de Israel.
    Soy periodista, desciendo de palestinos y tenemos, con la Federación Palestina de Argentina un programa radial en AM530, la Radio de las Madres de Plaza de Mayo los días domingos a las 17 horas (hora de Argentina). Se puede escuchar en internet en el sitio http://www.madres.org
    Después de leer tus excelentes notas, usaremos ese espacio radial para difundirlas, cosa con la que espero, estés de acuerdo.
    Te mando un saludo cordial reiterándote mis felicitaciones.
    Rafael Araya Masry
    Buenos Aires
    Argentina

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. Daniel Kupervaser » De vejados a verdugos

Leave a comment

Your email address will not be published.


*