Con el acelerador a fondo y de contramano

Un viejo cuento nos trae a la memoria aquel borracho tan mareado por el alcohol que conduce su vehículo a una autopista por la vía contraria a la dirección del tránsito. Alegre por las copas que llevaba encima se deleita con la música de la radio hasta que a sus oídos llega una urgente advertencia de boca del locutor: “Atención oyentes, tengan cuidado. Varios conductores nos informaron que un chiflado está circulando de contramano por la autopista a muy alta velocidad”. El borracho meneó su cabeza y con media sonrisa se dijo a sí mismo en un tono suave: “¿Un loco? Miles de locos están viajando contramano”. 

Israel, en su lucha por mejorar su deteriorada imagen a nivel internacional, especialmente a consecuencia de sus políticas del último tiempo, muy bien se parece a este atolondrado borracho que viaja de contramano con el acelerador a fondo y está convencido que quienes enfrenta son desequilibrados que erraron el camino. En su desenfrenada carrera, en estos días,  cometió otra de sus graves faltas de tránsito cuando pasó delante de un enorme semáforo en rojo, y como de costumbre, no prestó la debida atención a los acontecimientos que se suceden a su alrededor.

Como se recordará, Tzipi Livni, la Canciller de Israel durante el operativo Plomo Fundido, debió desistir de su intención de viajar a Londres meses atrás debido a que en la manga del avión le esperaba una orden de detención a raíz de una denuncia de palestinos en los foros locales que se apoyaban en el principio de la universalidad jurídica de hechos no investigados ni juzgados debidamente en los países donde aparentemente se cometieron delitos.

El gobierno de Israel protestó aireadamente y demandó de sus pares ingleses la modificación inmediata de la legislación pertinente a los efectos de garantizar la inmunidad de políticos y militares israelíes que visiten el reino. Pese a que las autoridades inglesas expusieron la complejidad de las circunstancias y las serias dificultades de cambiar un orden jurídico vigente, en última instancia la administración británica no pudo resistir la enorme presión israelí y se comprometió a una pronta modificación. Nuevamente queda demostrado que Israel no es un país debilucho, víctima de las persecuciones, sino una potencia mundial tanto a nivel político como militar.

En estos días el Times de Londres salió con la gran primicia informando que el gobierno británico momentáneamente prefiere posponer el cumplimiento de la promesa al gobierno de Israel persistiendo con el orden legal vigente. Los sectores allegados al gobierno argumentan como motivo principal el serio temor de los políticos británicos de verse complicados con una inesperada y masiva respuesta de sus electores en vísperas de próximas elecciones.

Los lideres ingleses llegaron rápidamente a la concusión que acatando automáticamente las órdenes dictadas por el gobierno de Jerusalén están poniendo en peligro sus propios escaños políticos. La evaluación es muy simple. Los sectores que expresan vociferadamente su descontento con la política israelí respecto de los palestinos son, en su mayoría, grupos poco significativos dirigidos por líderes de reconocida influencia musulmana, tal como lo sustenta la maquinaria propagandística de Israel. Pero eso no es toda la imagen de la realidad. El problema se complica en el momento en que estos actos de repudio por el accionar de Israel en Cisjordania y Gaza no solo que no son censurados por los grandes sectores de la ciudadanía europea, por el contrario, cada vez tienen mayor aceptación y adeptos.

Este inesperado viraje del tradicional gentleman inglés es como un balde de agua fría sobre todos aquellos que se acostumbraron a que un telefonazo de cualquier jerarca israelí sea suficiente para que todo renombrado líder del mundo se reverencie y cumpla inmediatamente con la orden. El fenómeno que los políticos ingleses inteligentemente vislumbraron no es exclusividad de su país sino que ya se difundió y amplificó por muchos otros, inclusive en aquellos donde tradicional y masivamente se apoya a Israel en forma incondicional (1)

El problema de imagen que enfrenta Israel no se centra en los medios que utiliza, tampoco en la inversión de esfuerzos ni en la falta de coordinación o coincidencia de sus portavoces. Las contrariedades son consecuencia del mensaje como una combinación de las palabras y sobre todo de los hechos y de nada puede ayudar la concepción guerrera y arrogante que caracteriza a los voceros oficiales de Israel (2)

Desde su creación, el Estado de Israel gozó de un amplio apoyo de la mayoría de los países democráticos del mundo, tanto de sus líderes como de sus poblaciones. Este logro fue desapareciendo lentamente a partir de la guerra de los 6 días y el equilibrio básico se quebró drásticamente los últimos años con la intensificación de los programas de colonización civil de las conquistas de aquella guerra, la imposición de un Apartheid político y militar para controlar Cisjordania, la pronunciada discriminación étnica de importantes sectores de la ciudadanía israelí y una permanente presencia con un alto contenido de arrogancia y prepotencia.  

Israel se plegó o llegó a acuerdos de intereses con importantes líderes del mundo, especialmente con los Estados Unidos de América, mientras que despreció y subestimó groseramente la opinión pública de los países. Esos intereses comunes fueron los que cegaron la vista los líderes, pero no de gran parte de sus poblaciones que lentamente se revelan por tragedias que causa Israel con el dudoso pretexto de su legítimo derecho de garantizar la seguridad de sus habitantes.

Un serio error comete Israel cuando continúa basándose en la confianza que le ofrecen los líderes del mundo. Llegará el momento que ellos mismos se den cuenta que Israel los guía de contramano por un camino que gran parte de su población lo rechaza. En ese momento decidirán repentinamente pasarse al lado opuesto. Entonces, para Israel y los judíos del mundo, puede llegar a ser mucho más problemático y hasta trágico.

Ojala me equivoque.

(1) “Disminuye el apoyo a Israel de miembros del Congreso Americano”, Shmuel Rozner, Maariv, 15-2-2010

(2) “Respuesta adecuada a los anti-israelíes en el exterior” David Admón. Ex Embajador de Israel en Hungría. Ynet, 15-2-2010. El autor propone la creación de un tipo de organismo paramilitar con el nombre de Ejército de Difusión de Israel (simbólicamente con las mismas siglas en hebreo que el ejército de Israel), con retórica típicamente militar (movilizar, alistar, conquistas enemigas, etc.) y la constitución de grupos de choque “contra manifestaciones” en los diferentes países bajo las siglas de los Servicios de Inteligencia y con la generosa ayuda de expertos en el tema como un par de generales retirados (Moshe Yaalon y Yosi Peled) , seguramente con gran experiencia en obrar violentamente para disolver manifestaciones “enemigas”, pero principiantes en convencer de palabra o difundir información.

 Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 16.2.2010

http://daniel.kupervaser.com/blog/

Leave a comment

Your email address will not be published.


*