Arnon Sofer: “El fantasma demográfico vive”

Los voceros oficiales de Israel junto a los medios informativos nacionales y de las comunidades judías del mundo no dejan de repetir una y otra vez las amenazas existenciales al Estado Judío de Israel. Comenzando por la bomba atómica iraní, siguiendo por los misiles sirios de largo alcance, continuando con el  temor de una nueva y más potente andanada de raquetas de Hesbollah desde Líbano para finalizar con los temeros cohetes Kassam de Hammas en Gaza. Nada tan alejado de la realidad. El descomunal poderío militar de Israel junto con el apoyo incondicional de Estados Unidos y la mayoría de los países de Europa Occidental determinan claramente que en un futuro de varias décadas en adelante Israel es prácticamente invencible militarmente. No por ello Israel se puede sentir segura. La sed de conquista territorial que guía la mayoría de la población de Israel los enceguece y no permite visualizar el verdadero peligro existencial: el balance demográfico. La concisa nota de Arnon Sofer pone claramente las cartas sobre la mesa.

En un solo punto estoy en desacuerdo con el distinguido profesor Sofer. La población sensata a que hace referencia al final de la nota es una minoría ínfima y lamentablemente no dispone de los medios mínimos para impedir la materialización de los planes de formalizar la Gran Israel que ya existe de facto.  La gran mayoría camina exaltada al precipicio de un Estado único.

Ojala me equivoque

Daniel Kupervaser

 

 

Arnon Sofer: “El fantasma demográfico vive”

Acepté la propuesta de Moshe Arens y leí los informes de la Oficina Central de Estadísticas con datos tan alentadores para el ex ministro de Defensa de Israel (“Después de la muerte del fantasma demográfico”, Moshe Arens, Diario Haaretz, 28-9-2010) ¿Y que encontré? En principio, la Oficina Central de Estadísticas se ocupa solamente de datos dentro de los límites de la línea verde, es decir, los limites de Israel de 1967, con el agregado de los judíos que habitan Cisjordania. Respecto de árabes de Cisjordania, tendremos que buscar otras fuentes.

¿Qué es lo que tanto cautiva en los datos oficiales del año 2010? Encontré que la participación de los judíos en la población total de Israel es del 75,5%. Pero para el año 1998 el mismo dato mencionaba una relación del 79,2% y en el año 1988 el 81,7%. Es decir, el porcentaje de judíos en la población total desciende permanentemente, pese a que en las dos últimas décadas arribaron a Israel un millón de nuevos inmigrantes judíos.

De acuerdo a las proyecciones, en el año 2015 la participación de los judíos en la población total bajará al 73,5% y en el año 2025 continuará descendiendo hasta el 70,6%. Solo en el año 2030 aparecerá, por primera vez, un incremento ínfimo en la proporción de judíos y arribaríamos al 72%. ¿Qué es lo que pone contento a Arens?

Si a los datos anteriores le agregamos información de los trabajadores extranjeros, refugiados de África, turistas que no retornan a sus países de origen y los palestinos que ingresan sin regresar a sus casas, entonces el porcentaje de judíos baja al 70% de la población total de Israel. ¿Qué clase de elogio es este. La situación es dura.  

En los últimos meses Moshe Arens predica la anexión formal de Cisjordania a Israel (de facto esta anexión ya es un hecho de años atrás. Nota del traductor). En su concepción, este es el camino de impedir la implementación de la solución de dos Estados. Queda muy claro que en este caso se está delante de un serio problema demográfico. ¿Qué hace Arens? Se basa en datos de un equipo americano que desde miles de kilómetros de distancia es capaz de censar cuantos árabes conviven en Cisjordania, cuántos de ellos abandonaron, abandonan y abandonaran la región. Este equipo también verifica los nacimientos y defunciones y determina “científicamente” que en Cisjordania solo viven 1,5 millones de personas. Si se borra de los informes un millón de árabes, entonces hay una mayoría judía en la Gran Israel, nos liberamos de todas las pesadillas y el fantasma demográfico murió.  

Pero yo no puedo basarme en equipos americanos y me dirijo al Comandante de Administración Civil del ejército de Israel en Cisjordania. Este alto oficial del ejército me informa que para este tiempo conviven en Cisjordania 2,6 millones de palestinos, en tanto que en Gaza la estimación es de 1,5 millones. Quien no confía en el ejército de Israel, puede dirigirse a los datos de la Oficina Central de Estadísticas de la Autoridad Palestina cuyo último censo se llevó a cabo en el año 2007 bajo el patrocinio del gobierno de Noruega. Si se descuentan quienes ya fueron censados por Israel, los palestinos residentes en Jerusalén Oriental (territorio declarado bajo soberanía israelí pero palestinos que allí viven se los puede considerar apátridas por carecer de toda ciudadanía y derechos civiles básicos. Nota del traductor), el resultado es muy cercano al del ejército de Israel. En ambos casos queda claro que sin Gaza y sin extranjeros, los judíos en todo el territorio de la Gran Israel (anexando Cisjordania) representan el 59% del total de la población. Si agregamos Gaza y los extranjeros, los judíos casi igualan la proporción de palestinos en la población.

Pero no hay que conformarse con datos presentes y es necesario ocuparse de predicciones para una o dos décadas. Entonces se pronostica que la proporción de judíos baje hasta el 42%. En la práctica,  esto significa el final de la identidad judía en el medio oriente. Por lo tanto el fantasma demográfico vive y amenaza, todo ello sin tomar en cuenta problemas de concentración de población y de seguridad interna.

No hay alternativa sino decir a Arens que la ideología revisionista que a su luz se educó y creció, dejo de ser relevante y de nada puede ayudar que borre, virtualmente, un millón y medio de árabes de Cisjordania. Ellos están aquí. La conclusión es simple y temerosa: quien lleve a la institución de un solo estado entre el Rio Jordán y el mar Mediterráneo condenara los judíos de Israel a la ruina y catástrofe.   

Nosotros, la mayoría sensata que todavía vive en este entorno, no se lo vamos a permitir.    

Publicado en Haaretz, 4-10-2010

El autor es Profesor Emérito de la Universidad de Haifa.

Moshe Arens fue Ministro de Defensa de Israel como representante del Likud  y por su personalidad es considerado un ideólogo del partido.

Traducción: Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 4-10-2010

1 Comment on Arnon Sofer: “El fantasma demográfico vive”

  1. me alegro de volver a recibir sus excelentes artículos

Leave a comment

Your email address will not be published.


*