La falacia de la ecuanimidad y solidaridad judía

Mucho se ha escrito y disertado sobre la problemática de la existencia de grandes sectores de población sudamericana que sufren problemas de pobreza, exclusión social, marginalización y discriminación de género. Los diferentes planes de desarrollo e ideas originarias de expertos dejaron atrás toneladas de papel impreso en gruesos informes junto con la persistencia de los mismos problemas profundizándose.

Los últimos años somos testigos de una solución que proviene de un ángulo inesperado. “El Dr. Bernardo Kliksberg, asesor del Banco Interamericano de Desarrollo y de las Naciones Unidas sobre política social,…combina en su trabajo su preocupación sobre la difícil situación en América Latina con sus fuentes, con su origen. Explica en disertaciones diversas sobre los males del continente, con la kipá bien puesta. Ha trascendido los límites de lo comunitario, de la vida judía, pero justamente tomando como punto de partida el enfoque de las fuentes judías, de la propia Torá, en cuanto a la conciencia social necesaria para garantizar una sociedad digna para todos” (1).

En un lenguaje típico de la arrogancia judía repite una y otra vez cuánto el mundo debe aprender de Israel, de la Tora y la tradición judía. “La Torá es el mejor tratado de política social. Cuanto más profundizo en la Torá, más fuerte me siento como científico social que trata de ayudar a mejorar la realidad” (1). “El pueblo judío, originado en un pacto ético con la divinidad, autodefinido ante todo por sus compromisos morales, debe afrontar hoy este desafío y trabajar en la vanguardia de la acción contra la pobreza y por la equidad. Ninguna comunidad judía existente ha renunciado a la solidaridad social. El compromiso profundo del judaísmo con los problemas sociales no es pues solo “historia gloriosa”, es realidad activa en Israel y las comunidades. En el Estado de Israel lo social ha tenido una posición prioritaria desde su creación……lo que lo han proyectado a posiciones de vanguardia en el mundo en cuanto a logros en esos planos” (2)

Lamentablemente el Dr Kliksberg se comporta bajo las mismas pautas que muchos de los intelectuales judíos de la diáspora que asumen la función de “baluarte de defensa de Israel o del judaísmo” sin evaluar correctamente la veracidad de sus argumentos. Pese a su condición de pensadores, en general con formación científica, en su gran mayoría pecan por un profundo sentimentalismo que tiene muy poca relación con la realidad.

En el tema en discusión, un par de informes oficiales de los últimos días se encargan de tirar abajo todas las afirmaciones idílicas de Israel del Dr. Kliksberg. Obedeciendo a presiones políticas, más que a un paralelismo de índices económicos, meses atrás Israel fue aceptado como miembro de la prestigiosa OECD (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico). Esta realidad se hace evidente en uno de los primeros informes la Oficina Central de Estadísticas de Israel, aplicando la misma metodología de dicha organización internacional (3)

Según dicho informe para el año 2008 el 29% de la población de Israel esta categorizada como “en peligro de caer en la pobreza”. A diferencia de los diferentes campeonatos europeos, en esta confrontación social orgullosamente estamos ubicados con el mayor porcentaje. El promedio de la Unión Europea es solamente el 16% de la población. Para completar la imagen vale la pena mencionar que el proceso de empobrecimiento acentuado de una parte importante de la sociedad es justamente el resultado de estos últimos años. El mismo informe compara la tendencia de estos datos desde los años 80 del siglo pasado. Mientras que el promedio de los países de OECD creció solamente un poco más del 1%, aquí también somos los campeones con un crecimiento de casi el 9,5%, dejando en segundo lugar a Irlanda y Alemania con solo 4,7%.

Tampoco estamos dispuestos a abandonar el primer lugar de falta de ecuanimidad distributiva. Mientras que el 20% de la población más rica de la Unión Europea ganaba 4,5 veces más que el 20% de la población más pobre, en el año 2000, en el año 2008 esta relación creció el 8,8%. Ese mismo índice para los mismos años creció en Israel un 15,4%, de 6,5 hasta el valor de 7,5. Según el coeficiente Gini que indica la desigualdad distributiva, para el año 2008 el valor promedio de la Unión Europea fue de 0.30 en tanto que para Israel 0.39.

El World Economic Forum, que organiza la afamada Convención Económica Anual de Davos, dio a conocer estos días el informe anual comparativo de la igualdad entre géneros según los países. Lamentablemente, también este índice indica claramente el retroceso social en el que se está embarcada la sociedad israelí. Mientras que en el primer puesto se mantienen Islandia y los países escandinavos, Israel se desbarrancó del puesto 35 en el año 2006 al puesto 52 en el año 2010 (4)

La realidad de Israel es muy dura y totalmente diferente a las idílicas arengas del Dr. Kliksberg. Su empeño en convencer que los principios sociales del judaísmo son distintos y superiores carece de toda base terminante y da la impresión que nos parecemos a todos esos países de los cuales justamente nos queremos diferenciar.  Se trata de un intento fallido de considerar a las sociedades latinoamericanas como herejes que no supieron adoptar los valores del judaísmo y de esa manera eternizaron la desigualdad y exclusión social en sus países.

La conducta y el comportamiento de Israel, que demanda a viva voz que sea reconocido como Estado Judío gobernado por principios de judaísmo, es quien se encarga de demostrarnos que todo ese pregonar de Kliksberg puede muy bien ser considerado una falacia.

La duda se apodera de todos. ¿Será que las arengas del Dr. Kliksberg son más bien cuentos de la bobe (5) o será que Israel no tiene derecho a ser considerado un Estado Judío?  

Ojala me equivoque.

Daniel Kupervaser 

Herzla – Israel 23-10-2010

http://daniel.kupervaser.com/blog/

 

(1) Ana Jerozolimski: Entrevista al Dr. Kliksberg para “Semanario Hebreo” 5-6-2010

(2) Bernardo Kliksberg “El judaísmo reclama el compromiso con el otro y la acción. Religionylibertad.com  5-2-2010

(3) Aspectos de la Sociedad Israelí. Oficina Central de Estadísticas. Israel 10-2010

(4) The Marker, 19-10-2010

(5) Bobe: abuela en Idish. Cuentos de la bobe: imaginación desvinculada de  la realidad.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*