En el país fundamentalista

En el país fundamentalista (1)

En el país fundamentalista                                                                                                                       

El racismo nos asusta.

Una ley de aquí,

Para el distinto de mí.

Un libro más allá,

Para matar el hijo de otra mamá.

Un sermón a los demás,

¡Hay que miedo que me das!

Porque ya, ya me olvidé

Donde dimos el traspié.

No se dejen llevar por el pensamiento condicionado. Esta nota no hace referencia al futuro institucional de Egipto con posterioridad a la revuelta que depuso a Mubarak del poder como muchos de los aduladores de Israel lo presagian. Tampoco se trata de una típica crítica al sistema fundamentalista que gobierna Irán. En este artículo, como en todo este blog, se discute únicamente la sociedad israelí.

Expresiones racistas y segregacionistas hacia componentes no judíos de la población de Israel se convirtieron en los últimos años, lamentablemente, casi en el lenguaje diario de esta sociedad. Esta tendencia, impulsada por una larga fila de reconocidos rabinos en funciones religiosas oficiales, floreció y se enraizó en gran parte de la población fundamentalmente debido a la pasividad e impotencia que proyectan permanentemente las autoridades responsables de mantener un orden institucional democrático e igualitario.

En repetidas oportunidades alerté del peligro de esa indiferencia y anuencia ante aberrantes hechos y declaraciones no solo por ser una degeneración de una sociedad que pretende reflejar sagrados e históricos valores humanos y sociales, sino por quitarnos toda autoridad moral de exigir del mundo que combata toda manifestación antisemita. Lamentablemente la escalada racista liderada por rabinos continúa a todo vapor y esta arribando a dimensiones que ya prácticamente no se podrá desarraigar.    

La última avanzada se nos enseñó ayer en forma de un proyecto de ley presentado al parlamento israelí por el cual a todo rabino se le asegura inmunidad judicial por toda declaración o escrito so pretexto que el mismo rabino lo considere una arenga de carácter religioso sin tener en cuenta su contenido (2)

A nivel de ejemplo de impunidad de rabinos que incitan al crimen racista, vale la pena citar parte de los escritos del reciente libro de los rabinos Shapira y Elitzur titulado “La Tora del Rey”, tal como lo detallé en un artículo anterior (3). “Está permitido matar a no judíos que representen un peligro para el pueblo de Israel, inclusive si se trata de niños o bebes”. Su salvajismo con los niños es inverosímil pues “hay una lógica que obliga a matar al niño cuando se está convencido que cuando crezcan nos harán daño”

 La insinuación al crimen no tiene límites. “Se permite matar a todo ciudadano que apoya la guerra”. Son tan sanguinarios que no pasan por alto a nadie: “está permitido matar a todo no judío en todo lugar que ponga en peligro a Israel, inclusive si se trata de un benefactor de la humanidad y tampoco es culpable de la situación creada”.  Su comprensión de la justicia es muy “democrática”: “no se requiere una decisión oficial, inclusive individuos pueden matar”. Las concepciones racistas y discriminatorias son llevadas a un extremo cuando demandan que aquellos que mataron y cumplieron sus preceptos “en un estado judío no se los encarcela por actuar según la tora”

Estas, como otras mucho peores, son parte de las expresiones que el nuevo proyecto de ley pretende dar impunidad a sus autores por el solo hecho de ser rabinos judíos. Una declaración parecida de contenido en boca de un sacerdote cristiano, imam musulmán o cualquiera que no sea judío, seguramente pasara un “tratamiento especial” tanto por la autoridad judicial como especialmente por las de seguridad. Es de suponer que este nuevo proyecto, como otros tantos discriminatorios, será aprobado por la mayoría parlamentaria del actual gobierno guiado por una clara tendencia fascista puesta de manifiesto en repetidas oportunidades.

Aquellos que alaban y exaltan a Israel en discusiones ideológicas no escatiman en resaltar periódicamente la formidable participación de judíos entre los ganadores de premios Nobel. Hoy en día no cabe duda que el liderazgo de Israel compite cabeza a cabeza con Irán para recibir el Nobel del fundamentalismo. Lamentablemente, por nuestras propias manos otorgamos legitimidad a actos antisemitas. Todos los esfuerzos destinados a otorgar franquicias especiales bajo el manto de religión judía en Israel, por encima de valores democráticos y humanos considerados de vigencia universal agregado al apoyo indeclinable de las direcciones de las diásporas judías, necesariamente da derecho a toda protesta no solo en contra de Israel, sino inclusive en contra de los judíos y el judaísmo.

El grupo de rabinos de Israel que lidera esta tendencia pretende imponer un Omni privilegio del pueblo judío por encima de todos los demás. Esta arrogancia nos arrastrará necesariamente a una tragedia, tal vez peor de las que sufrimos en el pasado.

Ojala me equivoque.

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 17-2-2011

http://daniel.kupervaser.com/blog/

(1) Paráfrasis del poema “En el país de nomeacuerdo” de Maria Elena Walsh.

(2) “Proyecto de ley de fuero judicial a rabinos: apoyo del Likud y Shas” Walla 16-2-2011

(3) “El Racismo criminal de rabinos en Israel”,  http://daniel.kupervaser.com/blog/?p=301

1 Comment on En el país fundamentalista

  1. comparto, compartimos diría asociándome a tantos judíos democráticos que vivimos en estas tierras y vemos con bronca y dolor cómo nuestra querida
    Israel viene perdiendo valores éticos fundamentales.
    Pero por otro lado me pregunto. ésto que hacés, alertar con tu mirada atenta sobre cada hecho o propuesta deleznable, a quien más llega. No esperes de aqui más que alguna protesta del Icuf o tal vez de Convergencia. El trabajo lo tienen que hacer los propios israelíes. Si no lo hacen, es que no sólo no les molesta, sino que les parece correcto. O tal vez hay otras cosas que les preocupan más. Me gustaría saber qué postura tienen los diarios más leidos. Gracias

Leave a comment

Your email address will not be published.


*