Secretos filtrados, entre cófrades y desgraciados

El 28 de Noviembre de 2008 Israel se despertó con un inesperado terremoto. No fue un movimiento telúrico que conmovió edificios y viviendas, sino un sacudón seguido de un escándalo que hizo temblar las estructuras del ejército y todos los servicios de seguridad.

El periodista Uri Blau del diario Haaretz publicó una extensa nota, acompañada de fotocopias y citas de documentación súper secreta de reuniones de los altos mandos militares en Cisjordania incluyendo la participación del mismo Comandante en Jefe del Ejército. Los protocolos revelaban instrucciones y tácticas para apresar palestinos sospechosos de actividad subversiva en Cisjordania.  El artículo intentaba poner al descubierto, entre otros puntos, que tras una serie de reuniones, el alto mando del ejército de Israel decidió desconocer las decisiones anteriores de la Suprema Corte de Justicia y llevar a la práctica tácticas que permita llegar a situaciones que posibiliten aniquilar a quienes se los acusa de participar en actos terroristas, inclusive en circunstancias en donde sería posible su detención.  Según la publicación, esos altos oficiales estaban compenetrados de la posibilidad de víctimas inocentes en estos actos y pese a todo los autorizaron. (1)

El ejército de Israel respondió inmediatamente en dos frentes. Hacia fuera, el vocero dio a conocer un extenso informe donde se aducía que todas sus actividades  se llevaban a cabo en cumplimiento estricto de las normas legales existentes y los conocidos valores morales que caracterizan el ejército israelí. Hacia adentro, comenzó un gran revuelo movilizando todos los cuerpos de investigación en búsqueda del peligroso soplón. Como es tan típico en la sociedad israelí, sospechas de delitos y crímenes hacia población palestina en Cisjordania no es motivo de severa preocupación, por lo tanto, el artículo de Uri Blau quedó rápidamente en el olvido, salvo, para los sabuesos de los servicios de seguridad. Hay que condenar al mensajero.

Los resultados no se hicieron demorar. Se descubrió que la soldada Anat Kam robó y transfirió al periodista del diario Haaretz dicha información. En su testimonio reconoció haber cometido un delito aunque lo justificó aduciendo el compromiso moral de dar conocimiento público a atropellos y transgresiones de la ley por parte de los mandos militares. Anat Kam fue culpada de espionaje grave y  está a la espera del dictamen de su condena. Semanas atrás la Fiscalía de Estado anunció que el periodista Uri Blau será juzgado por tenencia ilegal de documentos secretos. El acto en si no es más que un motivo de hazmerreir de todo el periodismo israelí ya que es de público conocimiento que tanto periodistas como la mayoría de los altos oficiales y jerarcas de los servicios de seguridad retirados retienen  ilegalmente en sus manos material secreto de todo tipo. (2)

Este accionar de los jerarcas de Israel pone en evidencia nuevamente su tendencia a responder grotesca e irrisoriamente en contra de cualquier elemento que tiene la osadía de poner en tela de juicio sus actos. La recopilación de ciertas situaciones parecidas pone en evidencia el orden absurdo y políticamente tendencioso que  tienen los argumentos de estos líderes en el momento de evaluar posibles transgresiones al orden legal.

En el año 1995, con Ytzhak Rabin como Primer Ministro, se estaba en pleno proceso de negociaciones sobre un posible tratado de paz con Siria. Tan poco amante de la paz, o mejor dicho acérrimo amante de sujetar en sus manos territorios conquistados en guerra, el entonces parlamentario por el Likud, Natanyhau, no dudó en sabotear el proceso dando a publicidad el contenido de un documento militar secreto denominado “Documento Shtauber” en el cual se detallaban las posiciones de Israel en las negociaciones. A Natanyhau lo protegió su fuero parlamentario pero a nadie se le ocurrió investigar al alcahuete que le pasó el documento. Si se trata de evitar la devolución de territorio conquistado, inclusive a cambio de un acuerdo de paz, robar un documento es un acto heroico, nadie es culpable y todo está permitido. (3)

A principios de los años 70 Israel se benefició de los servicios de un espía egipcio de nombre Ashraf Marwan.  El general Eli Zeira, Jefe de Informaciones del ejército de Israel en la etapa previa a la guerra de Yom Kipur y uno de los culpables centrales del fiasco de tal acontecimiento según la comisión investigadora del caso, dio a conocer públicamente todos los datos personales de este espía en un programa de TV en el año 2004. Tres años más tarde, Ashraf Marwan, que vivía en Londres, fue encontrado muerto misteriosamente debajo del balcón de su casa. El general Tzvi Zamir, Jefe del Mosad durante aquella guerra, culpó y demandó a Eli Zeira. La controversia entre los dos altos oficiales y el trágico resultado no llegó a los estrados judiciales y se dilucidó con la ayuda de un arbitraje Desde entonces mucha agua corrió bajo los puentes del rio de la justicia. Nada importante ocurrió. (4)

A principios del presente año trascendió la noticia que Los Servicios de Seguridad fueron movilizados para investigar a los más altos funcionarios allegados a Natanyhau debido a que información interna, súper reservada, fue citada por fuentes árabes (5). Evidentemente se estaba en presencia de una grave filtración de información significativa, y por lo tanto, en una seria transgresión de normas. Los servicios de seguridad informaron que la filtración no se originó en personal de la oficina de Natanyhau. ¿Dónde? No se supo. Eso si, en forma sorpresiva e inmediata fueron fletados de sus puestos varios de los más altos asesores de Natanyhau, incluyendo a Uzi Arad, el famoso Director del Consejo Nacional de Seguridad.  Da la impresión que los cofrades reciben cierto trato preferencial.

Sería conveniente rememorar dos casos trascendentales al respecto que se sucedieron en otros países.  Clive Ponting, investigador y escritor británico dio a publicidad los documentos que demostraban que el hundimiento del crucero Belgrano en la guerra de las Malvinas de 1982 se llevó a cabo cuando la nave se alejaba y estaba fuera de la zona de exclusión dictada por los ingleses. Margaret Tacher exigió su enjuiciamiento pero el juzgado lo declaró inocente sobre la base de difundir información de importancia para el público. (6)

En el año 1971, llegó a manos de Daniel Ellsberg una copia de un informe secreto del Pentágono Americano que ponía de manifiesto la intención del gobierno americano de continuar enviando soldados jóvenes a la muerte en una guerra sin ningún objetivo. Ellberg publicó el informe y por tal motivo fue enjuiciado por traición y espionaje. El juzgado lo absolvió de culpa y cargo. (7)  

La problemática no reside en filtrar o tener documentación secreta, tampoco en guardar lealtad al sagrado compromiso de guardar secreto a información reservada, sino que el grave problema es no pertenecer a la cofradía de los cuerpos de seguridad o poner en ridículo la política de expansión territorial en Cisjordania para la cual estos cuerpos están subyugados a los sectores fundamentalistas del nacionalismo religioso. Los colonos de Cisjordania permanentemente divulgan fotos y dan a conocer direcciones exactas de jerarcas de los servicios de seguridad cuando se toman la libertad de actuar profesionalmente en contra de los intereses de estos colonos. Toda transgresión de normas en pos de la promoción de la colonización es considerada un acto de defensa de los intereses nacionales y las fuerzas de seguridad  temen quemarse acercándose a esa papa caliente (8). Difundir sospechas de delitos inferidos a palestinos por miembros de las fuerzas de seguridad o promover acciones a favor de una solución pacífica del conflicto lo convierten a uno automáticamente en un desgraciado propenso a recibir el trato de alta traición.

Las penas son de los desgraciados, las vaquitas de los cofrades.

Ojala me equivoque

 

Apéndice agregado en fecha 18-5-2011

A casi dos meses de la fecha de publicación original de mi articulo, Chico Mensashe, periodista del canal 10 de Israel salió con una dramática primicia que pone en evidencia los tejes y manejes y sobre todo el ocultamiento de información de la cofradía de seguridad alrededor del caso detallado anteriormente de filtración de secretos en el ámbito de la oficina del Primer Ministro Natanyhau a principios de este año.

El trato preferencial de los cofrades no es una impresión. Es un hecho. No solo que se originó en personal de la oficina de Natanyhau, sino que en el mismo Director del Consejo Nacional de Seguridad, Uzi Arad, quien regresa a su actividad académica no por sus inclinaciones profesionales sino porque fue despojado del fuero que le permitía acceso a información secreta y reservada. La cofradía no defraudó. El fiscal de Estado decidió en secreto cerrar el caso sin abrir una causa penal, y junto con Natanyhau escondieron esta información. Pese a la tremenda tacha que este escándalo  le agrega a Uzi Arad en su curriculum, Natanyhau no tuvo problema alguno en proponerlo como candidato a embajador en Inglaterra e inclusive lo movilizó hace unos pocos días para ser parte de una misión súper secreta de Israel en el exterior. (9)

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel  1-4-2011

http://daniel.kupervaser.com/blog/

(1) “Documentación secreta de Tzahal: El Comandante en Jefe y altos oficiales autorizaron el aniquilamiento de buscados e inocentes” Haaretz, 28-11-2008       “Soldada espía robó miles de documentos súper secretos” YNET, 8-4-2010

(2) “El operativo de devolución de secretos” Aluf Ben, Haaretz, 16-4-2010

(3) “Documento Shtauber” Israblog. Nana 10.

(4) “Quien mató al espía” Yosi Melman, Haaretz 28-5-2010

(5) “Temporal en oficina de Natanyhau: Se filtró información”  YNET 7-1-2011

(6) “Secretos de la Nación”, Meir Blaij, Diario Maariv, 10-4-2010”

(7) “Al servicio de la seguridad” Akiva Eldar, Haretz, 16-4-2010

(8) En el día de hoy la policía intento detener al hijo del General Rontzky,  a los efectos de ser interrogado y hacer un control balístico de su arma personal en la investigación tras sospechosos de disparos con arma de fuego. Su padre, ex Jefe del Rabinato Militar,  intervino y los policías se tuvieron que volver con las manos vacías y la promesa que el hijo se presentara en su momento. “El Rabino Rontzky intervino y su hijo no fue llevado a interrogatorio” Walla, 31-3-2011

(9) “Los secretos soplados por Arad: ¿por qué Natanyhau y el Fiscal de Estado lo esconden?, YNET 18-5-2010

Leave a comment

Your email address will not be published.


*