Pronóstico para Septiembre: Nubarrones negros, solo con probabilidad de aspavientos

Pareciera que Septiembre es un mes muy poco piadoso con aquellos pueblos que reclaman su soberanía en la vieja Tierra Santa. En ese mes del año 1970 los palestinos sintieron el rigor del manotazo del Rey Hussein de Jordania, su transitorio anfitrión, en el trágico período que la crónica palestina denomina Septiembre Negro. Para el pueblo judío en general, y para el Estado de Israel en particular, el pronóstico del próximo Septiembre de este año 2011 vaticina un cielo cubierto de nubarrones negros que la mayoría de sus meteorólogos políticos lo asocian a dramáticos y asoladores acontecimientos regionales e institucionales.

La política del juego preliminar

Durante los últimos 5 años palestinos e israelíes negociaron la posibilidad de un acuerdo de paz. Tal como el autor de esta nota lo preveía (“El mortinato palestino” – 7-9-2009 http://daniel.kupervaser.com/blog/?p=247), los prolongados contactos bilaterales con intermediación americana estaban destinados al fracaso.  De principio se dedicaron principalmente a cuestiones de forma y protocolo, posteriormente arribaron a un callejón sin salida y finalmente se estancaron. Israel y su Primer Ministro Natanyhau no pudieron esperar un final más apropiado que vino acompañado del conocido disco rayado de excusas. La culpa la tienen los palestinos que no están dispuestos a transar. No hay intermediario serio. Israel continuará ampliando la colonización judía respaldándose en su derecho histórico a Cisjordania.

La respuesta de los palestinos sorprendió a la gran mayoría que presagiaba irrupción de nueva intifada como represalia a la paralización del proceso de negociaciones y la ampliación permanente de las colonias judías. De forma inesperada se distanciaron mayoritariamente de la rebelión armada e invirtieron todos sus esfuerzos en el desarrollo de la infraestructura del futuro estado independiente como así también en el campo diplomático. En éste área, y por el momento, el éxito los acompañó  logrando convencer numerosas Cancillerías de la necesidad de apoyar la propuesta que traerán en la próxima Asamblea Anual de las Naciones Unidas en Septiembre de 2011 con la iniciativa de la creación de un Estado Palestino Independiente en Cisjordania y Gaza dentro de los límites del 4 de junio de 1967.

Como broche de oro de esta campaña, la Autoridad Nacional Palestina logró arribar a un acuerdo de unidad nacional con sus acérrimos enemigos de adentro, el temible movimiento Hamas, quienes hasta ese momento proclamaban la destrucción del Estado de Israel como el objetivo supremo de los palestinos. Para sorpresa de todos, Khaled Meshaal, el líder de Hamas, declaró en el acto de la firma del acuerdo en El Cairo: “Nosotros estamos dispuestos a pagar cualquier precio por la reconciliación y armonía entre los sectores palestinos. El único conflicto lo tenemos con Israel. Nosotros queremos un estado palestino independiente y soberano en las tierras de Cisjordania y la franja de Gaza” (1)

El partner grotesco

Esta sorpresiva secuencia no encaja dentro del libreto de Nataniyhau quien recurre nuevamente a su viejo arsenal de ráfagas con siniestras consignas de amenazas y exageraciones atemorizando al pueblo judío y quien está dispuesto a escucharlo: “Lo que ocurrió hoy en El Cairo es un golpe mortal al proceso de paz y un premio al terror”, “La reconciliación demuestra que la Autoridad Palestina ve en el Estado Palestino el camino para continuar el conflicto”, “No se trata de un conflicto territorial, el tema principal es la existencia o no de un Estado Judío”, “Ellos no renunciaron a la macabra idea de destruir el Estado de Israel”, “No negociaremos con una versión palestina de El Qaida”, “Estado palestino se creará solo por medio de negociaciones con Israel y no por decisiones unilaterales” (2)

Es necesario un alto grado de hipocresía de parte del liderazgo de Israel para oponerse a la declaración de independencia de un Estado Palestino en boca de la Asamblea de las Naciones Unidas bajo el argumento que se trata de un acto unilateral reclamando que estas controversias se resuelven por negociaciones bilaterales. Es lamentable aferrarse a esta excusa cuando Israel impuso al mundo y a los palestinos durante los últimos 45 años la usurpación de tierras y colonización masiva con judíos de gran parte de Cisjordania y Gaza por medio del uso unilateral de la fuerza de sus botas y bayonetas.

El Primer Ministro de Israel, dominado por un sequito de colonos judíos impulsados por ideologías fundamentalistas, se fijó como meta principal conservar a todo precio el status quo y el dominio israelí de estas colonias en territorios palestinos. Con esta visión es totalmente incapaz de percibir procesos históricos tal como lo captaron exitosamente parte de sus predecesores, inclusive su principal  mentor político como lo fue Menajen Begin. La ceguera ideológica y una memoria políticamente atrofiada le impiden constatar que en este tiempo se enfrenta situaciones únicas e históricas del mismo significado como las de Egipto con Saadat en 1977, El Fataj con Arafat en 1993, Jordania con el Rey Hussein en 1994 y la Liga Árabe con su iniciativa de paz que reconoce la existencia del Estado de Israel en los límites de 1967 desde el año 2002. Todos cruzaron las líneas apoyando soluciones pacificas del conflicto pese a que tiempo atrás estuvieron detrás de sangrientos ataques a Israel y el pueblo judío vociferando al unísono: “Tiremos los judíos al mar”. En su ofuscación, Natanyhau ni siquiera prestó atención a las declaraciones de Shimon Peres, Presidente de Israel: “Incluso cuando comencé a negociar con Arafat, me dijeron “no hay chance ninguna”. Creo que lo mismo pasa con Hamas. El nombre me da igual. Lo que importa es el contenido” (3)

La tragedia imaginaria

El paso del tiempo con promesas estériles de un futuro e imaginario plan de paz original de la mesa de Natanyhau, (que misteriosamente hasta el día de hoy  no conoció, y probablemente nunca conocerá, la luz) determinó que esta inercia se convierta en el eje político principal de este gobierno. Tras dos años de inútil espera, esta situación exasperó a muchos analistas y políticos, incluso a ciertos camaradas del gabinete como nada menos que al Ministro de Defensa Barak: “Los dos últimos años ni siquiera intentamos poner sobre la mesa de las negociaciones los temas centrales del conflicto. El estancamiento de las negociaciones conllevará al aislamiento de Israel del mundo. Con miras a Septiembre estamos en presencia de un tsunami político que la mayoría del público no tiene idea de la tragedia de su verdadero significado. (4) Para el prestigioso analista Aluf Ben, Natanyhau se metió en un callejón sin salida y como resultado de su estrategia “una tercera intifada violenta es inevitable” (5). Ari Shavit, otro reconocido columnista, no se rezaga con sus negros pronósticos a la luz de la política de Natanyhau: “Las consecuencias están a la vista de todos. El año 2011 se nos presenta como la catástrofe de 1973 (se refiere a los sangrientos resultados de la guerra de Iom Kipur)” (6). Rami Ytzhar, periodista independiente, es muy pesimista: “Natanyhau creía que nuevamente adormecería al mundo en su segunda cadencia, pero esta vez no lo logra. El conduce Israel a la ruina” (7)

Esta rara coincidencia de pronósticos que presagian la gran mayoría de analistas políticos de Israel junto a una lluvia de informes y trascendidos ratificando que numerosos estados representados en la Asamblea Anual de las Naciones Unidas prometen su apoyo a la iniciativa palestina (8), necesariamente conduce nuestro pensamiento a creer que efectivamente Israel se encuentra ante una encrucijada diplomática, tal vez la más grave de su historia. Si bien el optimismo de los líderes palestinos ya los condujo a la sastrería para tomar medidas de sus trajes para el próximo acto de proclamación de independencia nacional, sería demasiado ingenuo suponer que para Israel toda la suerte está echada. Craso error.

David creció y se desboca

A principios de la década del 60, un joven asesor irrumpe en la oficina de Pinjas Sapir, Ministro de Economía de Israel, y le anuncia con desesperación: “Señor Ministro, estamos delante de una catástrofe. Hay sequia”. Con rostro de mucha preocupación Sapir pregunta a su asesor: “¿Dónde?” En el sur de Israel, le responde su ayudante. Con un profundo suspiro de alivio el ministro se desentiende: “menos mal, por momentos pensé que se trataba de Estados Unidos”. Esta es la verdadera imagen de Israel de hace cinco décadas atrás. La verdadera imagen de hoy la expresó en estos días Glenn Beck, renombrado periodista de la red Fox de Estados Unidos (muy conocida por su inquebrantable apoyo a Bush y la ideología de la extrema derecha norteamericana): “Si Israel cae, también Estados Unidos cae” (9)

Israel ya hace años dejo de ser ese débil país cuya existencia depende de las donaciones del pueblo judío disperso en el mundo, de la generosidad de ciertas democracias occidentales y de la suerte o mucha buena voluntad de algún líder importante del mundo. Bajo un análisis de los parámetros más importantes se puede concluir que Israel está muy alejado de un dilema existencial. De todas las posibilidades catastróficas que se conjeturan para el futuro inmediato de Israel, en mi opinión ninguna de ellas tiene posibilidades de concretarse. En el peor de los casos, si los palestinos logran la declaración de independencia en las Naciones Unidas, no creo posible que Israel permita su concreción práctica, inclusive por medio del uso de la fuerza.

El tremendo poder de intimidación político, militar y económico de Israel junto con el accionar del lobby judío disperso en el mundo, muy bien puede llegar a cambiar muchas de las promesas de apoyo a la iniciativa palestina hasta el momento de la votación o dejar sin efecto toda intención de represalias o boicot a Israel como resultado de su accionar en contra de la constitución de un Estado Palestino independiente según resolución de la ONU. Así como el lobby judío apoyó intereses económicos y políticos de países en Estados Unidos, la potencia y centro económico más importante del mundo, muy bien puede optar por la inversa y eso lo tienen muy claro los dirigentes de los países que hasta hoy expresaron su apoyo a la iniciativa palestina (10).

El poder de injerencia directo de Israel en la administración de los altos estratos norteamericanos por medio de la intimidación no queda rezagado detrás del lobby judío norteamericano. Este fenómeno surgió de inmediato tras la brillante victoria militar de 1967 y se fue desarrollando y perfeccionando durante los últimos 40 años.

En el año 1969 Estados Unidos presentó el famoso Plan Rogers de paz para medio oriente que básicamente es el mismo al que se refieren la mayoría de las iniciativas serias y cuyo contenido no difiere significativamente de lo que gran parte del mundo conoce hoy como la solución de dos estados para dos pueblos. Es decir retirada total de Israel de los territorios que conquistó en la guerra de 1967, instauración de un estado palestino independiente y reconocimiento de Israel dentro de límites seguros por parte de todos los países árabes.

Israel recibe su primera notificación en una reunión en la Cancillería Norteamericana  con la presencia de la representación diplomática israelí en pleno. Ante el estupor de los anfitriones, un asesor de la embajada israelí se dirigió al Canciller norteamericano en estas palabras: “Si nos ponen con la espalda contra la pared, no se sorprendan de lo que pueda ocurrir. Si a Israel le pasa algo, nosotros haremos estallar en llamas toda la región. Los norteamericanos comprendieron la pista y finalmente pese a que se publicó, el plan no llegó a ningún resultado. Así hay que actuar con los norteamericanos” (11)

Los niveles medios de la cancillería israelí no actuaban bajo su propia iniciativa, sino como buenos egresados de una escuela que inculca la soberbia y altanería desde los más altos niveles, como por ejemplo, el Primer Ministro Ehud Olmert. “El viernes a la madrugada, vimos que Condoleezza Rice, Canciller norteamericana, por motivos que nos entiendo, quería apoyar la propuesta de la ONU y nosotros no queríamos que dé su voto a favor. Repentinamente nos dimos cuenta que quedan solo 10 minutos para la votación y comencé a buscar al Presidente Bush. Dije: “consíganme urgente al Presidente Bush por teléfono” Lo ubicaron pero me dicen que está en plena conferencia en Philadelfia. Dije: “a mí no me interesa, yo necesito hablar con él ya”. Lo bajaron a Bush del estrado, salió y habló conmigo. Le dije que no puede ser que Estados Unidos vote a favor de esta decisión de la ONU. Bush inmediatamente se comunicó con Rice y le dio orden de no votar a favor. Ella se quedó avergonzada”. (12)

Nadie mejor que Obama para atestiguar el grado de avasallamiento de la administración norteamericana a la voluntad y abusos de los gobiernos de Israel. Como es de público conocimiento, Obama consideró que con buena voluntad, sinceridad y comprensión de sufrimientos y abusos sería capaz de resolver interminables conflictos regionales logrando un mundo mucho más pacífico y democrático. Su imagen angelical junto a un carisma de orador magistral y convincente se estrelló frente a la intransigencia y artimañas políticas que Natanyhau le preparó para no ceder un centímetro de los territorios ocupados en Cisjordania. Cabizbajo y avergonzado se vio en la necesidad de dar explicaciones de su fracaso. ¿A quién se dirigió Obama en esta situación? No a su país, no a todos los congresistas y senadores, tampoco a la Comisión de Asuntos Exteriores de las Cámaras del Congreso y Senado. Obama se reunió con Congresistas y Senadores judíos a quienes les rindió cuentas y confesó “perdí unos cuantos dedos por los errores que cometí con Israel”. Para degradar aun mas al pobre Obama, sus “invitados” le aconsejaron que no se meta mas en el asunto y deje el tema en manos de funcionarios de segundo nivel. (13)

Para poner de manifiesto el grado de ultraje y ridiculización hacia el Presidente de Estados Unidos que la administración israelí trasmite con sus actos, vale la pena citar al Gran Rabino de Israel. El Rabino Yona Metzguer exigió de Obama la liberación inmediata de Jonathan Polard, espía judío condenado en Estados Unidos a cadena perpetua por transferir información reservada norteamericana a Israel, “si es que el Presidente Obama pretende otra cadencia como Presidente”. Desde su pulpito le trasmitió la seria amenaza que sería el resultado de la decepción de muchos judíos por su indiferencia ante las diferentes solicitudes. (14)

Para Francis Fukuyama, destacado filósofo y pensador contemporáneo americano de origen japonés, Israel goza de un status especial y preferido entre las naciones y como consecuencia “la comunidad internacional no dispone de ninguna posibilidad de influencia sobre Israel” (15)  

Ni tsunami, ni estado palestino, solo aspaviento

El guion de esta función de teatro grotesco del próximo mes de Septiembre ya se conoce de antemano. Con una decisión de la Asamblea de las Naciones Unidas en favor de la iniciativa palestina o sin ella, es improbable que Israel modifique sustancialmente su comportamiento en Cisjordania. Pese a todas las amenazas, es de suponer que no permita la creación de un Estado Palestino independiente continuando la situación actual de dominio territorial y colonización civil judía bajo la custodia del ejército de Israel. También sería prudente considerar como muy remota la posibilidad que se cree un movimiento internacional significativo que pueda alterar la posición de privilegio que goza Israel en el mundo de los países desarrollados. De la misma manera aparece como muy dudosa la posibilidad de la apertura de una nueva intifada. La lección de años anteriores y el gigantesco poder militar de Israel otorgan muy pocas expectativas a esta alternativa.

Un mundo guiado por líderes que no pestañean cuando leen un documento original del asesor jurídico de la oficina de Cisjordania del Ministerio de Justicia de Israel que revela que durante años llevó a cabo un plan secreto de limpieza étnica de palestinos (16), la necesidad de estos líderes de cuidar sus intereses manteniendo buenas relaciones con Israel, con seguridad, no se sobrepone a sus mejores intenciones de paliar el sufrimiento de los palestinos.

Israel, según su tradición, con seguridad continuará su travesía según la histórica consigna de Ben Gurion: “No importa lo que digan los no judíos. Importa lo que hacen los judíos”. Natanyhau persistirá en sus discursos colmados de espanto y presagios de tragedias mientras que los grupos de colonos fundamentalistas ampliaran permanentemente la conquista territorial de Cisjordania.

Para Septiembre se pronostican nubarrones negros, sin probabilidades de tormentas ni tsunamis, solo aspavientos. Israel impondrá al mundo sus posiciones, no por la fuerza de la razón, sino por la razón del temor a represalias de la fuerza política, militar o económica.

Ojala me equivoque.

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 17-5-2011

 http://daniel.kupervaser.com/blog/

(1) “Meshaal en el acto de reconciliación: Queremos un estado en los límites del 67” Walla, 4-5-2011       

(2) “Lo que Natanyhau dirá a Cameron y Zarkozi”, Haaretz, 4-5-2011, El Estado Palestino solo por negociaciones. YNET, 5-5-2011

(3) “Peres considera posible negociar con Hamas. Radio Jai 11-5-2011

(4) “Ministro Barak: Estamos ante un tsunami político” Haaretz, 13-3-2011

(5) “Natanyhau en la trampa de la intifada”, Aluf Ben, Haaretz 27-4-2011

(6) “La cúpula de hierro política” Ari Shavit, Haaretz 2-4-2011

(7) “La política de Natanyhau logrará que las grandes potencias reconozcan un Estado Palestino en los límites de 1967”, Rami Ytzhar, Nil.co.il 19-4-2011

(8) “Francia e Inglaterra: sin avances en las negociaciones – reconoceremos a Palestina” Walla 5-5-2011. “130 estados ya apoyan el reconocimiento del estado palestino en los límites de 1967”, Nil.co.il, 11-1-201. “Francia a la ONU: Europa sopesa reconocer el estado palestino” YNET, 21-4-2011

(9) “Entrevista a Glenn Beck”, Diario Israel Haiom, Suplemento Semanal, 13-5-2011

(10) Según el diccionario de la Real Academia Española, Imperialismo significa: Actitud y doctrina de quienes propugnan o practican la extensión del dominio de un país sobre otro u otros por medio de la fuerza militar, económica o política. He aquí, entre otras, unas citas interesantes: “La comunidad judía en Estados Unidos declaró su disposición a apoyar a Panamá en la ratificación del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos luego que esta país apoyó a Israel en sus demandas internacionales. Así lo reconoció hoy el embajador de Panamá en la ONU. La función de American Jewish Committe y el World Jewish Congress seria convencer a Obama y a los congresistas de una urgente aprobación”. TVN Noticias. Panamá 3-2-2010.

El Presidente de Perú, Alejandro Toledo afirmó hoy que espera que el TLC entre Perú y Estados Unidos sea ratificado por el congreso americano antes del 28 de julio, y subrayó que este trámite se definirá voto a voto. En otro momento, el jefe de estado sostuvo que inmediatamente se reunirá con representantes de Comité Americano de la Comunidad Judía, que también tiene gran influencia en el Congreso norteamericano. Terra.com.pr. 9-7-2006

“Hay serias indicaciones que Israel y las principales organizaciones judías de Estados Unidos ya no están dispuestos a apoyar los esfuerzos de Turquía en el Congreso Norteamericano para bloquear una resolución sobre el genocidio armenio”. Noticias Comunidad Armenia – Publicado por Naum Kliksberg. Argentina 13-1-2010

David Harris, Director Ejecutivo del  American Jewish Committe en oportunidad de su visita a Argentina y encuentro con la Presidenta Kirchner y el Canciller Timerman declaró: “Somos amigos permanentes y henos tratado de ayudar para garantizar las mejores relaciones posibles entre Argentina y los Estados Unidos”. Iton Gadol 6-4-11

Estoy encantado de contar con el apoyo de las comunidades judías, tanto de México como de los Estados Unidos, para promover una nueva y más cercana relación entre nuestros países” Discurso del Vicente Fox, Presidente de México durante la Conferencia Anual del American Jewish Committe. Mayo 2001  

Zbigniew Brzezinski, Director de la Agencia Nacional de Seguridad de USA durante la presidencia de Carter sostiene que el lobby judío en USA es demasiado influyente y molesta los esfuerzos de paz en el medio oriente. “Este lobby se opone de forma persistente a la solución de dos estados para dos pueblos y muchos miembros del congreso norteamericano tienen serio temor de oponerse a ellos. Todo quien los critique rápidamente es etiquetado como antisemita”. Tali Goldshtein. Walla 14-9-2008

(11) Yossi Ben Aharon, Entrevista con Beny Toker, Arutz 7 12-4-2011. Ben Aharon, Asesor diplomático en la Embajada de Israel en Estados Unidos en esos tiempos y presente en dicha reunión.

(12) Versión de Ehud Olmert a los entretelones de la votación de repudio de la ONU por las colonias de Israel en Cisjordania. Yitzhak Ben Horin YNET, 13-1-2009

(13) “Obama: perdí unos cuantos dedos por errores que cometí con Israel”, Yitzhak Ben Horin, YNET 19-5-2010

(14) News 1 Israel, 16-4-2011. Si se tiene en cuenta que toda la población judía en USA no sobrepasa el 2% del total de población, se sobreentiende que la amenaza del Gran Rabino supone la existencia de enormes fuerzas judías que van mucho más allá del poder electoral directo.

(15) “Francias Fukuyama: la comunidad internacional no dispone de ninguna posibilidad de influencia sobre Israel” Entrevista de Dror Ydar, Diario Israel Haiom 18-4-11. Fukuyama es el autor del famoso libro “El fin de la historia y el último hombre” 1992.

(16) Akiva Eldar “Israel canceló residencia a 140,000 Palestinos” Haaretz, 11-5-2011

Leave a comment

Your email address will not be published.


*