La papa caliente de los hermanos Ofer

En Medio Oriente la vorágine da lugar a acontecimientos que se suceden con una rapidez e intensidad fuera de lo común. Ni siquiera al Primer Ministro Netanyhau se le dio tiempo para disfrutar de su exitosa campaña en su última misión en Estados Unidos. En vez de regocijarse de sus conocidos y refinados antojos, la Cancillería Norteamericana le sirvió sorpresivamente un brindis con un trago muy amargo.  En un acto que muy bien puede ser interpretado como una represalia a las humillaciones que ofrendó a Obama y su administración, inmediatamente que despegó el avión de Netanyhau, Hillery Clinton y su equipo destaparon la olla donde los hermanos Ofer de Israel cocinaban una papa caliente.

“La secretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton impuso hoy martes sanciones a siete compañías que supuestamente hacen negocios con Irán, dos de esas empresas con fuertes lazos con Israel. La medida afecta, entre otras, a las empresas Tanker Pacific (Singapur) y Ofer Brothers Group (Israel), ambas bajo control de los hermanos Ofer de Israel. Las sanciones fueron impuestas a las compañías navieras y de servicios públicos sospechadas de violar las sanciones de Estados Unidos contra Irán, que prohíben la venta de embarcaciones o equipos de exploración de energía a Teherán” (1).

En cuestión de horas, la ollita que destapó Hillery Clinton se convirtió en una cocina entera desde el momento en que periodistas de Israel descubrieron que empresas navieras de propiedad de los hermanos Ofer operan durante los últimos años en puertos iraníes comerciando y/o dando servicios por valores millonarios (2).

Para quien pregona a todos los vientos y demanda en todo escenario que la comunidad internacional debe presionar para que se apliquen medidas que asfixien el régimen iraní (3), la situación creada en Israel teóricamente no le deja otra alternativa más que ser un ejemplo y aplicar todo el rigor de la ley a los hermanos Ofer. El problema se complica seriamente del momento en que todo camino o atajo que tome el gobierno de Israel, necesariamente lo va llevar a quemarse peligrosamente de esta papa caliente.

Si las autoridades deciden llevar a juicio a los hermanos Ofer y los directivos de sus empresas, se proyectará en el mundo un gobierno honesto, derecho y consecuente con los principios que tanto proclama y demanda del resto de países. Pero este camino, no por ser justo deja de ser muy riesgoso y complicado, especialmente para un gobierno con Netanyhau a la cabeza. Las empresas de los hermanos Ofer no son empresas cualquieras. Los hermanos Ofer son parte de las contadas “familias” que concentran la mayoría de la riqueza y del poder económico de Israel (4) y en el pasado ya demostraron que son capaces de movilizar toda su fuerza contra quien se atreve a poner en tela de juicio sus actos (5). El grado de concentración económica y el consecuente poder es tan excesivo que muchos sectores ya lo caracterizan como “un peligro para la democracia” (6)

En caso que se desista de enjuiciar a la familia Ofer y sus directivos, dando o sin dar razones o justificativos, no cabe dudas que el gobierno de Israel continuará siendo gran amigo de este grupo familiar, pero embadurnará notablemente su imagen ante el mundo perdiendo toda autoridad moral de demandar sanciones contra todo país que transgreda normas internacionales.

El problema de escabullirse de tomar medidas judiciales en contra de los hermanos Ofer no se circunscribe solamente a la proyección de una imagen hipócrita en el mundo.  Dado ciertos indicios y comportamientos sospechosos de determinados sectores oficiales, en estos últimos días se fue creando un perfil en el cual se baraja cierta hipótesis que las acciones de estas empresas se llevaron a cabo bajo el “secreto manto de dar servicios a la seguridad de Israel”, con el “permiso y autorización correspondiente”.  Más aun, también trascendieron informes que el personal de abordo incluía agentes de los servicios secretos israelíes (7). Esta hipótesis se tornó más probable cuando nada menos que Meir Dagan, Director General del Mossad recientemente retirado, declaró sorprendentemente que “No defiendo a la familia Ofer. La pregunta es si transgredieron la ley. De acuerdo a mi conocimiento, no transgredieron, ellos solo enviaron mercadería a Irán”.  Posteriormente agregó:”Nadie castigó a Irán con boicot, solo sanciones. Fuera de ello, muchas familias trabajan en el marco del Grupo Ofer y no quisiera que lleguen a una situación que no puedan mantener a sus hijos” (8). Para No creer: para el general que toda su vida se dedicó a la seguridad y los servicios secretos, repentinamente en su primera declaración posterior a su retiro, el problema principal de Israel es la manutención de los hijos de los trabajadores de la familia Ofer.

Hay que tener bien claro que si esta situación no recibe un tratamiento que pueda borrar total y definitivamente toda sospecha, no hay que sorprenderse si a partir de la fecha todo representante de empresas privadas israelíes que operan en el exterior automáticamente puede ser considerado como un agente potencial de los servicios secretos israelíes y sus oficinas como una base de recolección de informaciones.

Veremos con que grado de quemaduras el gobierno de Israel sale de este escándalo.

Ojala me equivoque

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 3-6-2011

http://daniel.kupervaser.com/blog/

(1) “Estados Unidos sanciona a empresas por vínculos con Irán”, Agencia Judía de Noticias, 24-5-2011

(2) “Volumen del comercio de la familia Ofer en Irán: decenas de millones de dólares”, Yosi Melman, Haaretz, 1-6-2011

(3) “Israel presiona para que se apliquen sanciones que asfixien al régimen iraní”, Juan Muñoz, El País, 10-2-2010

(4) Según reporte Forbes 2010, la familia está ubicada en la posición 109 entre la lista de los más ricos del mundo. Según últimas estimaciones y debido al exagerado enriquecimiento de los últimos años, ya estaría entre las primeras 70 posiciones con un capital cercano a los 10 mil millones de dólares. Informativo Radio Israel, 3-6-2011.  

(5) Se trata del conflicto alrededor de la proyección del documental “El método shakshuka” del periodista Miki Rozental donde se exponen relaciones problemáticas y preferenciales entre el gobierno y los intereses de las empresas de los hermanos Ofer.  

(6) Para Moshe Gafni, miembro del parlamento israelí de parte de la coalición gubernamental, “Existe un gran peligro frente a la gran concentración de la economía israelí. Grandes empresas son controladas por un pequeñísimo grupo de familias. Estamos en peligro de arribar a una situación futura donde el gobierno no pueda controlar la economía sino que el poder estará en manos de unas pocas familias. Existe el peligro que tampoco se pueda criticar a estas familias poderosas, dado que parte de ellas controlan medios de información. Si no encontramos una solución al fortalecimiento de la concentración, corremos el riesgo de una dictadura” The Marker, 2-6-2011

(7) “Blog en Internet: Los barcos de los hermanos Ofer sirvieron para contrabandear agentes secretos israelíes a Irán”, Bizportal. 1-6-2011

(8) “Meir Dagan: Los hermanos Ofer no transgredieron ninguna ley”, Walla, 1-6-2011

Leave a comment

Your email address will not be published.


*