El estado judío pisa fuerte la pobre inocencia norteamericana.

Intervenir en el juego político interno norteamericano es una herramienta de uso frecuente en la diplomacia israelí. El último discurso de Netanyhau delante de las dos cámaras del parlamento norteamericano nos demostró hasta qué punto el Primer Ministro israelí es capaz de movilizar una mayoría de estos parlamentarios en pos de humillar su propio Presidente por sus programas de paz para Medio Oriente.

La influencia de la política israelí y sobre todo del poderoso lobby judío-americano  AIPAC con relación a la toma de decisiones en los Estados Unidos de Norteamérica no es una temática nueva y ha sido motivo de serias investigaciones (1). No cabe duda del aporte de estos informes para poner a vista este llamativo fenómeno, aunque a veces es necesario prestar atención a pequeños detalles que nos marcan la dirección y sobre todo la profundización de esta intromisión intencional de los intereses de un país dentro de la sociedad de otro país.

El frente mediático es un flanco donde el enfrentamiento entre Israel y los palestinos da lugar a ardorosas y apasionantes batallas para lo cual se movilizan los mejores medios, presupuestos e ingenio. En ese marco, Danny Ayalon, Vice Canciller de Israel, difundió un video en donde expone las posiciones que él considera la verdad respecto de la historia y destino de las tierras de Cisjordania (2). Sin lugar a dudas, acto legitimo y hasta indispensable de toda parte envuelta en un conflicto con impacto en todo el mundo.

“Mientras tanto, más de 100 escuelas de Estados Unidos de Norteamérica, judías y no judías, informaron que proyectaran el video de difusión delante de sus alumnos en las clases de historia. La organización de rabinos norteamericanos quienes dan charlas a soldados judíos en el ejército norteamericano, informaron que ellos también proyectarán el video a sus soldados” (3).  Lo que llama la atención es el desparpajo y el descaro con que esta legitima herramienta de difusión de ideas pasa a ser un medio más para intervenir e injerir en nombre de los intereses de un país extranjero en los sectores internos de la sociedad norteamericana. Estos rabinos, que traicionan su original misión de ser mentores espirituales, se convierten en poli trucos o comisarios ideológicos sobre soldados de otro país en nombre de una religión cuando en verdad su único propósito es justificar los planes de otras naciones en su conquista territorial y discriminación de población nativa del lugar.

Es admirable observar la normalidad con que día a día se profundiza la intromisión del Estado Judío dentro de la sociedad norteamericana con el solo propósito de conseguir una fuerte cúpula de protección política, militar e ideológica.

El día que el pueblo norteamericano se despierte de esta inconcebible pesadilla tal vez lleguemos a ser testigos de situaciones trágicas.

Ojala me equivoque

Daniel Kupervaser.

Herzlya – Israel    http://daniel.kupervaser.com/blog/

(1) Ver: Bill and Kathleen Christison, “The power of the Israel Lobby – Its origin and growth” Weekend edition, Jun 2006.

(2) Danny Ayalon, “The truth about the West Bank”, Youtube.

(3) “De quién son estos territorios”, Itamar Hayjner, Diario Yediot Hajaronot, 28-7-2011

2 Comments on El estado judío pisa fuerte la pobre inocencia norteamericana.

  1. Ines Olarra // August 4, 2011 at 3:33 am // Reply

    La intervencion de Israel en el pensamiento del pueblo norteanericano es inadmisible

  2. estoy convencida de que, bajo el paraguas de la culpa de occidente por las desgracias sufridas especialmente por los judios europeos, los dirigentes israelies usan todos los medios de presion sobre gobiernos extranjeros extorsionandolos. La cara de Obama durante el discurso de Nethaniau me dio verguenza ajena.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*