Los terroristas remacharon el ataúd de la justicia social

Los ocho ciudadanos y soldados israelíes asesinados no fueron las únicas víctimas fatales del sangriento y cobarde ataque terrorista perpetrado en el sur de Israel en cercanías de la turística ciudad de Eilát. Lamentablemente este cruel y aberrante atentado aportó los elementos necesarios para transformar drásticamente el estado de vitalidad del movimiento de indignación por una sociedad más justa en el estado judío.  Da la impresión que los estampidos que retumbaron en el sur de Israel, en realidad, fueron el eco de los remaches en el ataúd de la justicia social en su último camino al cementerio de la historia.

La sorpresa de las masivas manifestaciones de protesta por una insostenible situación económica de la clase media actuó como detonante que alimentó una desmedida euforia que se propagó por todos los ámbitos. “Las carpas de protestas de las ciudades de Israel son un deleitable resurgimiento de la fraternidad mutua”, afirmó el famoso escritor Amos Oz (Haaretz, 2-8-2011). David Grossman, su colega de no menos categoría, declaraba “Quien escuche los latidos de los corazones de los manifestantes se dará cuenta que se ha abierto una ventana a un futuro diferente. Todavía faltan lideres, pero la gente ya está aquí”. (El País, 7-8-2011). La arrogancia y credulidad arribaron a un extremo con Hilel Resnizky para quien “el último mes ha ocurrido en Israel un proceso que posiblemente no tiene parangón en el mundo: una revolución de la clase media” (La revolución de Julio, Aurora 11-8-2011). No transcurrieron muchos días que nos llevan a reconocer que todos ellos cantaron victoria entes de la gloria y que aparentemente no tienen suficientemente claro quién en realidad sostiene la sartén por el mango en Israel.

Las multitudinarias expresiones de rechazo a las políticas económicas y sociales impuestas en Israel por los distintos gobiernos durante las últimas décadas, y con mayor intensidad en manos del ejecutivo actual, arrastraron a Netanyhau a  declaraciones tolerantes y transigentes, aunque con mucha sagacidad supo posponer la toma de decisiones en manos del experto argentino Manuel Trajtemberg quien tiene que proponer ideas para un cambio de las políticas de gobierno.

La contradicción de una economía israelí floreciente junto a una clase media trabajadora que continuamente se debilita es el resultado de una distribución tendenciosa del ingreso nacional materializado primordialmente gracias al esfuerzo de esta clase media, en tanto que cuatro sectores exclusivos se apropian de una parte gradualmente mayor de la torta nacional para satisfacer sus intereses casi sin ningún aporte paralelo. Estos sectores son el establishment de seguridad, los colonos de Cisjordania, los grupos religiosos ultra ortodoxos y los magnates que lideran los más grandes conglomerados económicos del país.

El gobierno de Netanyhau debe su existencia y tiene las manos esposadas justamente por estos grupos de intereses. Las acciones y declaraciones de estos sectores de interesantes ante las enormes concentraciones populares nos permitieron ser testigos de un teatro de farsa y grotesca tan característico de los grupos dominantes en Israel. De principio todos dieron a conocer su identificación con los reclamos de los indignados aunque rápidamente pasaron a la defensa tanto de palabra como en los hechos. Eli Ishai, Ministro del Interior por el partido ultra ortodoxo Shas anunció su aporte a la solución del problema de la vivienda con la construcción de miles de unidades nuevas en Cisjordania (Walla, 11-8-2011). En un principio del Ministerio de Defensa se escucharon voces con la predisposición de ceder (o vender) bases militares para liberar tierras en la construcción de viviendas. Cuando la critica habló de una artimaña mediática, los generales pasaron directamente al ataque reclamando que no se puede tocar el presupuesto de seguridad que ya se desvalorizó en casi 2 mil millones de dólares, cuando en la práctica, por medio de diferentes juegos contables, el presupuesto recibió incrementos significativos (The Marker 21-8-2011)

Mijael Shtrauss, líder de unos de los grupos que controlan la economía del país, no dudó en trasmitir una seria advertencia a todo quien pretenda  modificar las cómodas leyes de juego de los grandes magnates: “El Primer Ministro Netanyhau azuza al público en contra de los industriales y los millonarios. Esto puede volver a él como boomerang. Los hombres de negocios no van a permanecer en Israel” (Maariv, 14-8-2011).

Quien fue más claro y franco de todos fue Eli Gabai, el poderoso e influyente Director General  de la Oficina del Primer Ministro Netanyhau y miembro de la comisión que asesora a Netanyhau en la modificación de políticas para incrementar el bienestar social.  Este funcionario recibió en su casa un reducido número de manifestantes y les confesó con la mayor honestidad cuando le preguntaron ¿por qué no subir los impuestos e incrementar el gasto público en programas sociales? En respuesta aclaró Eli Gabai: “Eso solo puede cambiar con elecciones. Este gobierno no va  a convertir a Israel en un país de políticas de bienestar social” (Haaretz, 18-8-2011).

Todo quien dispone de sentido desarrollado de olfato político muy probablemente supo percibir el inicio de un lento proceso de agonía del movimiento de protesta social. Los disparos de las armas en el ataque del sur del país no fueron más que el tiro de gracia que seguramente fijaron su muerte definitiva. Los asesores militares ya están haciendo cuentas de los nuevos gastos en seguridad. Construcción de una sofisticada valla a divisoria a lo largo de los 300 kilómetros del límite con  Egipto (costo: 500 millones de dólares). Cubrir todo el país con unidades del sistema cúpula de hierro para la defensa contra cohetes (1,000 millones de dólares). Tampoco debemos olvidar la compra del sexto submarino con capacidad de portar misiles con ojivas nucleares (según la prensa extranjera) para controlar, por ejemplo, el océano indico (800 millones de dólares).

Antes de su desaparición definitiva, la clase media trabajadora tendrá que pagar esta reducida cuenta de tan solo tres rubros por el módico importe de unos 1,200 dólares por familia. La justicia social puede esperar hasta que resucite de su sepultura…… Cuando llegue el mesías.

Ojala me equivoque.

Daniel Kupervaser 

21-8-2011  Herzlya – Israel

http://daniel.kupervaser.com/blog/

6 Comments on Los terroristas remacharon el ataúd de la justicia social

  1. Ines Olarra // August 22, 2011 at 5:31 am // Reply

    El terrorismo,que tanto me duele,verdaderamente fue el tiro de gracia pero ¿habia otra posibilidad?

  2. Desde el inicio tuve simpatías por el movimiento de las carpas del Bulevar Rotschild de Tel Aviv, entendí que era una reacción importante y socialmente justificada. Pero a los pocos días comprendí que el movimiento carecía de líderes, que el problema nacional no se tenía en cuenta (no importa el motivo: evitar fricciones, no levantar una bandera conflictiva, dejar encerrado en su cápsula el tema de las tierras y colonias robadas a los palestinos…).
    Luego de tres semanas comenzaron los errores y resaltaron las limitaciones de los indignados israelíes, de pronto entendí que el “show” reemplazaba a la protesta en las calles, hasta que Dios le dio una buena mano a los tres representantes políticos y manipuladores del gran capital financiero en Israel y dejó sin aire, sin respuestas e ideas a los luchadores de las carpas. Lo que iba a lograr el 1º de septiembre (fin de las vacaciones y licencias) lo apresuraron los milicianos cuyo origen no está del todo claro. Entre tanto, la aviación de israel continuó sus ejercicios de “tiro al palestino” con la conocida eficacia de los días de “plomo fundido”.
    Todo el resto es historia conocida…
    Andrés Aldao – Maalot Tarshija.

  3. Yo pensaba lo mismo desde lejos. ¿podrán seguir usando el miedo para acallar a quien se asfixia economicamente?

    Gracias, Daniel!

  4. lidia ostrovsky // August 23, 2011 at 6:47 pm // Reply

    El Sr Aldao podria dejar de mezclar los platos, es decir, la situacion de ISAREL/PALESTINA, Y ASENTAMIENTOS, en una pagina, y punto aparte, las manifestaciones de
    los indignados, o sea de la juventud israeli, que representa a la ciudadania, cuyos motivos de la protesta, no son compatibles con la politica, a ver si se entera,
    son reclamos logicos y entendibles, contra un sistema de total desigualdad socilal, y falta total de sencibilidad gubernamental. hacia los que sostienen los pilares de este pais.-

  5. Ojala te equivoques, Daniel… De hecho, creo que estás equivocado. Me parece que el fastidio es más profundo de lo que crees, que hay demasiada gente que lo comparte, y que un sacudón terrorista no desvía la mirada. Hay, si, una clara intención en algunos periódicos de mandarlo a las páginas intermedias… pero no me parece que sea tan simple que tanta gente desarme sus carpas con las manos vacías. Es obvio que Netanyahu va a hacer todo lo posible para disminuir la inversión social que necesariamente tiene que hacer. Eso lo saben todos los que estan en las carpas, pero también saben que tranquilamente se lo pueden llevar puesto al sr. Primer Ministro. Una marcha de 300 mil tipos no se olvida de un dia para el otro.
    Los gastos de seguridad es probable que hagan falta también. No seamos inocentes. No tenemos vecinos que nos quieran demasiado aunque en lugar de Bibi tuviésemos un gobierno más paloma, nos odiarian igual. Y hay que defenderse.

  6. lidia ostrovsky // August 29, 2011 at 3:18 pm // Reply

    Ningun componente de las manifestaciones se le paso por su cerebro la idea de disminuir el presupuesto de seguridad, ni ellos ni nigun israeli,
    ellos menos que nadie , que son los que deberan dejar las carpas e ir al frente. Es un pretexto o una escusa del gobierno, como si fuera
    la unica fuente de donde sacar agua para el molino de la sociedad israeli.- Hay otras arcas y muy devastadoras y sin razon aparente, una de ellas
    es lo que se gasta en mantener un “estado teocratico”, alegando que “la religion sostiene al ESTADO JUDIO. Nada mas lejos de la verdad,
    al ESTADO JUDIO lo sostiene su pueblo, los jovenes que estan en las carpas, los que estan dentro de un tanque , los que estan en los laboratorios de investigacion.,
    los medicos que estan 24 horas en los hospitales, los maestros que estan preparando las futuras generaciones, los mas de 7 millones de israelies que viven en el pais,
    de quienes el gobierno se ha olvidado que es a estos a quien debe satisfacer., proveerlos de los mas elementales derechos , a un salario acorde a sus esfuerzos,
    a una vivienda asequible, a un servicio de salud gratuita, que no lo es, todo se paga, a una educacion acorde con la epoca actual, y el derecho de todos
    a ser beneficiario.-A ser el pais de antes, modelo de igualdad social, o sea, “justicia social”

Leave a comment

Your email address will not be published.


*