Ministerio de Finanzas inyecta placebo a la medicina israelí

Todo ciudadano de Israel que depende de la tan halagada medicina pública no se sintió sorprendido ante las pancartas en las manifestaciones de huelga de los médicos que anunciaban el próximo desmoronamiento de este importantísimo sistema de protección social. Cada uno en su momento tiene el placer de disfrutar de la internación de un familiar en los largos y bulliciosos pasillos de los hospitales en vez de espaciosas y cómodas salas, largas semanas de espera para la atención de un simple especialista y todo ello con una creciente participación en pagos directos de su bolsillo particular.  

“La Oficina Central de Estadísticas anunció hoy que el gasto nacional en salud para el año 2010 representa un 7,5% del PBI que es el porcentaje más bajo desde el año 2000. En una comparación internacional esta cifra ubica a Israel entre los países de menor inversión en salud dentro de la OECD. Alternativamente Israel se ubica entre los países de mayor participación privada en el gasto nacional de salud” (El gasto nacional en salud – de los más bajos en occidente” Noticias Arutz 7, 11-8-2011). En otras palabras, la justicia social, la solidaridad, la compasión y el altruismo que fueron valores históricos del judaísmo de nuestros antepasados pareciera que quedaron en el olvido de una dirección política que tanto lucha hoy a nivel internacional para que Israel sea reconocido como estado judío. La salud no es más que nuevo tambo financiero en donde se puede seguir ordeñando el bolsillo de los ciudadanos que trabajan.

Los trabajadores de la salud no están exentos de este exprimidor. Un médico residente recibe como retribución por cada hora de trabajo normal un importe menor de 8 dólares americanos (Antes de pagar impuestos). A nivel de comparación, se puede mencionar que una mucama recibe por su trabajo en Israel una retribución de  por lo menos 12 dólares americanos la hora.  

Cansados de promesas incumplidas, la asociación profesional de médicos decretó huelgas parciales aunque continuas por un prolongado período de 150 días.  Tras masivas manifestaciones, huelga de hambre de su Secretario General, interminables negociaciones directas y con intervención de instancias judiciales, finalmente se logró arribar a un acuerdo de las partes.

“Leonard Hidelman, Secretario General del gremio de los médicos, expresó su conformidad con el convenio, lo consideró muy ideológico y referido a los problemas más significativos de la medicina pública de Israel” (Globes, 25-8-2011). Yuval Shtainitz, Ministro de Finanzas declaró: “Se trata de un acuerdo histórico que preserva los compromisos salariales nacionales y aporta enormemente al sistema de salud pública”. Netanyhau tampoco se quedó atrás: “El acuerdo trae una revolución a la salud pública de Israel y anuncios de mejoras a los médicos y los ciudadanos” aunque no dejó de resaltar que no se extralimitaron del marco presupuestario fijado previamente por el gobierno (NEWS1, 26-8-2011).

Solo es necesario un mínimo nivel de experiencia en el manejo político y económico de los conflictos laborales del pasado para llegar a la rápida conclusión que la expresión “preservar compromisos salariales nacionales” y que “no habrá extralimitación del marco presupuestario” son una clara demostración que los funcionarios del Ministerio de Finanzas hábilmente inyectaron placebo que actúa como una sustancia neutra y sin ningún efecto, en tanto el paciente (los médicos en este caso) está convencido que esa medicación (el acuerdo) posee fuerzas curativas.  

Para un país con una inflación anual promedio del 2,5% un acuerdo salarial que garantiza un incremento total del 49% es muy fácil de ser considerado un logro gremial fuera de lo común. Lamentablemente la realidad no es tan brillante. El incremento salarial no se aplicará inmediatamente sino tan solo a lo largo de 9 años. Si se tiene en cuenta no solo una inflación anual del 2,5%, sino también que el ingreso nacional per cápita crece a un promedio anual del 3%, entonces es muy fácil calcular que a fines del periodo de 9 años el ingreso real de los médicos no solo que no mejorará, sino que perderá relativamente un 8% que seguramente pasará a manos de los magnates, tal como ocurrió los últimos años con el proceso de concentración de los ingresos en Israel.

El único grupo que prestó atención a tamaño embuste fue el de médicos residentes que persisten en su intención de una renuncia general a sus cargos.

Lo que más llama la atención es el desinterés y la indiferencia del público en general ante estos funcionarios del Ministerio de Finanzas con su desmesurado poder y la destreza de engatusar a sus contrapartes  cada vez que se enfrentan a  duras negociaciones. Sin ninguna duda es el clan que lidera la dirección general de la economía del país hacia una elevada concentración del poder económico en manos de unos pocos y poderosos grupos de interesantes, muchas veces por encima de las políticas de los propios ministros del gobierno.

Por el momento no se vislumbra ningún líder que sea capaz de hacerles frente.

Ojala me equivoque

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 28-8-2011

http://daniel.kupervaser.com/blog/

2 Comments on Ministerio de Finanzas inyecta placebo a la medicina israelí

  1. lidia ostrovsky // August 29, 2011 at 12:02 pm // Reply

    Si c/vez que la ciudadania israeli tiene que salir a la calle para reclamar sus minimos derechos, asi como el estado le obliga a cumplir con sus deberes,
    se pasara mas tiempo en la calle que en sus trabajos. Una pregunta ingenua: para que se constituyo un parlamento, de 120 integrantes, y 30 ministerios yotros sub,
    ademas de secretarias y otras yerbas, si no son capaces de solucionar los problemas de quienes los han votado?
    ISRAELse ha convertido en otro pais mas en donde los problemas de la sociedad, de los ciudadanos , que son los que pagan los abultados sueldos de esos representantes, pasan a 2º grado en importancia, es decir, no hay tiempo ni presupuesto para satisfacer sus minimos y legitimos reclamos.-
    Es cuestion de prioridades, ¿alguien escucho el reclamo de las ieshivot o de los rabinos, o de las escuelas religiosas y todo lo relacionado a religion,
    que no hayan recibido sus subsidios o cuotas asignadas?.-O si se quejan o si protestan por su bajo presupuesto?.-
    Solucion facil, separacion de RELIGION/ ESTADO, y que c/u se subencione su propio credo.-Porque, al Hospital vamos todos, y a la sinagoga y a la ieshiva, el que quiere.-Seguridad es para todos, servicio de salud es para todos, escuelas y universidades es para todos, infraestructura y progreso tecnologico es para todos,
    Las sinagogas y las ieshivot son para algunos, La justicia social y el sentido comun , brllan por su ausencia.-

  2. Un pais con tanto apoyo como recibe Israel deberia empezar a apoyar,no se entiende que deba salir a la calle para reclamar sus propios derechos

Leave a comment

Your email address will not be published.


*