Las negociaciones se aceleran…… marcha atrás.

Cinco meses atrás, con vista a la Asamblea Anual de las Naciones Unidas y el proyecto de declaración de independencia del estado palestino, el pronóstico vaticinaba un cielo cubierto de nubarrones negros que la mayoría de los meteorólogos políticos lo asociaban a dramáticos y asoladores acontecimientos regionales e institucionales. Diferenciándose de todos estos expertos, esta columna predijo “nubarrones negros, sin probabilidades de tormentas ni tsunamis, solo aspavientos. Israel impondrá al mundo sus posiciones, no por la fuerza de la razón, sino por la razón del temor a represalias de la fuerza política, militar o económica”. (“Pronóstico para Septiembre: Nubarrones negros, solo con probabilidad de aspavientos”, 17-5-2011 – http://daniel.kupervaser.com/blog/?p=509 )

Hoy, tras la apertura de las sesiones de la Asamblea Anual de las Naciones Unidas y los discursos de Obama y Netanyhau, queda claramente confirmado que no seremos testigos a corto y mediano plazo de ningún avance o logro dramático en el marco de la iniciativa palestina de la declaración de su independencia ni de las negociaciones de paz entre Israel y la Autoridad Palestina.

A los palestinos les resultara prácticamente imposible movilizar la mayoría necesaria del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y en la remota situación que lo consigan, el inquebrantable apoyo norteamericano a Israel garantiza el veto. Como gran victoria, como máximo, los palestinos podrán conseguir cierto tipo de ascenso de categoría en las Naciones Unidas, pero siempre lejos de brindarle aquellas posibilidades que puedan poner en tela de juicio en foros judiciales internacionales el accionar y la usurpación de tierras palestinas de parte de Israel.

En el marco de posibles negociaciones directas entre las partes, tan anhelada imposición de Israel, no solo que no se avanzó, sino que el cuarteto (Unión Europea, Estados Unidos, Rusia y la ONU) con su nueva iniciativa de renovar las negociaciones le dio un gran espaldarazo a la posición de Israel borrando anteriores condiciones consideradas mínimas (Límites en base a los del 4 de junio de 1967 y congelamiento de la construcción israelí en Cisjordania) y de esta manera, en realidad, se trata de una marcha atrás a gran velocidad. Para dar por terminada la discusión, en un acto de la típica desfachatez israelí, para que quede demostrado quien es el verdadero patrón y quien toma decisiones unilaterales por las cuales Obama y sus secuaces se tapan la boca, en el día de hoy, martes 27/9/2011, los organismos pertinentes de Israel dieron a conocer el plan de construcción en territorio palestino de 1,100 nuevas viviendas solo para judíos. 

Ahora que queda claro que no existe ninguna expectativa seria de que se puedan renovar las negociaciones entre las partes y que el Estado Palestino es una aspiración que con seguridad el poder de Israel y del lobby judío de todo el mundo no va a permitir su creación en las próximas décadas o siglos, creo de suma importancia poner de relieve un aspecto que de alguna manera dará su tono a los acontecimientos futuros, los cuales, lamentablemente, solo prometen tragedias.

La débil Autoridad Palestina, en su desesperado y pacifico intento de conseguir una resolución de las Naciones Unidas con miras a su independencia como estado, trató de movilizar un amplio apoyo en base al reconocimiento de los gobiernos y sus pueblos al legitimo e irrefutable derecho de los pueblos a su autodeterminación. No hay duda que sus esfuerzos rindieron frutos en esa masiva identificación de los pueblos y gobiernos del mundo con las aspiraciones del pueblo palestino.

La diplomacia israelí, de tiempo atrás, prefiere centralizar sus esfuerzos en los focos de poder por medio del uso de la desmedida influencia del lobby judío en diferentes capitales del mundo. El carácter de este tipo de accionar es típico en Estados Unidos por medio del poderoso e intocable AIPAC junto al Comité Judío Americano. La sumisión de la capa ejecutiva de los Estados Unidos a los mandatos de Israel arribó a niveles tan altos que abarca a ambos partidos mayoritarios de manera que no sería erróneo sostener que políticamente ha retornado la esclavitud a la clase dirigente de la gran potencia del norte. Los líderes demócratas y republicanos compiten entre ellos quién es capaz de dar a Israel el mayor lambetazo político para proyectar la mejor imagen en el judaísmo norteamericano y de esa manera lograr su mayor apoyo político y sobre todo financiero.

Una descripción tan mordaz no es exclusiva del autor de estas líneas. Se puede decir que es una apreciación generalizada de la mayoría de los analistas y periodistas, sobre todo de Israel. Para A. Mikva, ex congresista norteamericano y juez federal, “cuando todo pase, las personas van a decir que Obama es el primer presidente Judío” (Chicago Jewish News).  Para Yosi Verter, “Netanyhau se basa en las próximas elecciones en USA donde la voz y el dinero judío dan el tono” (Haaretz 21-9-2011). Más punzante es Akiva Eldar quien simbólicamente pone en boca de Netanyhau las siguientes palabras: “Tenemos una mayoría automática en el Congreso Norteamericano y nuestro lobby AIPAC tiene agarrado al presidente Obama de esa parte sensible de sus genitales” (Haaretz, 19-9-2011).

Para dar una imagen del carácter violento con que las instituciones judías del mundo activan como el brazo ejecutor de la diplomacia de poder en los centros dominantes del mundo, vale la pena informar del encuentro entre el Canciller Argentino y dirigentes de la comunidad judía de Estados Unidos con posterioridad al discurso de Cristina Kirchner en las Naciones Unidas manifestando su apoyo a la creación inmediata de un Estado Palestino.  En realidad, se trató de una especie de tribunal en donde el Canciller argentino debía rendir cuentas a estos jueces de la conducta universal y explicarles “que sucedió para que once países sudamericanos – todos a excepción de Colombia – tuvieran una postura contraria la que busca imponer Israel, con apoyo norteamericano” No fue una charla de amigos sino una dura interpelación “que tuvo sus momentos de cruces en voz alta y se prolongó en el tiempo de manera que el canciller argentino se perdió una de las muchas reuniones bilaterales previamente programadas”. (Fernando Cibeira, Pagina 12, 23-9-2011).

Sería muy razonable comprender a cualquier argentino profundamente apenado ante tremenda humillación de su canciller que se ve en la necesidad de presentarse y defender sus posiciones diplomáticas respecto del conflicto palestino – israelí no ante sus pares israelíes, sino ante dirigentes judíos norteamericanos.

Siendo testigos de un accionar constante, con niveles de presión política cada vez mayores de parte del la diplomacia israelí entrelazada con las instituciones judías dispersas en el mundo y con posiciones tan influyentes, es muy difícil liberarse de la sensación de aquello que fue una brutal diatriba antisemita un siglo atrás se convirtió en una profecía que nuestros líderes se empecinan por hacerla realidad en estos días.

Ojala me equivoque

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel  27-9-2011  http://daniel.kupervaser.com/blog/

Leave a comment

Your email address will not be published.


*