Las amistades peligrosas del judaísmo moderno

Cuando publicó su novela en 1782 seguramente Pierre Choderlos de Laclos no se imaginaba que las perversiones relatadas con tanto realismo en su obra “Amistades Peligrosas” se convertirían en una versión cinematográfica tan exitosa como la de Roger Vadim en 1956 con la magistral participación de Jeanne Moreau, Gerard Philipe y Annette Vadim. Menos aun se podría imaginar que el intercambio epistolar entre la Marquesa de Mertevil y el Vizconde de Valmont con mensajes donde hacen alarde a las depravaciones de cada uno pueda simbólicamente asemejarse al malicioso diálogo del último tiempo entre el judaísmo del liderazgo del Estado de Israel y el despotismo (1)   

 

El muro de separación con Cisjordania logró, por el momento, detener los ataques terroristas palestinos, aunque de ninguna manera pudo actuar como barrera que impida la invasión de concepciones que pisotean valores universales del humanismo y la democracia tal como las impone Israel para proteger la conquista territorial de los colonos fundamentalistas judíos en esos territorios ocupados. Ahora llegó el momento de arremeter contra toda persona o grupo judío-israelí que se toma el atrevimiento de defender los derechos humanos básicos de la población civil, que denuncia las graves transgresiones a normas de conducta de una sociedad  que se jacta de ser la mas moderna y desarrollada de la zona, y lo que es peor,  que son capaces de poner en tela de juicio políticas y comportamientos antihumanos y antidemocráticos dictados por quienes demandan que Israel sea reconocido como Estado Judío. Así dio comienzo el histórico dialogo de acercamiento entre el judaísmo y el despotismo.

 

Esta histórica y patriótica misión dio su puntapié inicial con la movilización de todos los recursos de una mayoría parlamentaria que garantice la proclamación de leyes destinadas a limitar y hasta hacer desaparecer estas peligrosas amenazas contra quienes sueñan con el glorioso futuro de la Gran Israel sin la presencia de traidores zurdos. A los efectos de desalojar todo obstáculo que pueda surgir inesperadamente del Superior Tribunal de Justicia catalogando estas leyes de indebidas, demandando su corrección o abolición, el primer paso fue modificar el histórico equilibrio en la Comisión de Elección de Jueces con el objetivo de convertir al alto tribunal en una filial o delegación vecinal de los partidos gobernantes de Netanyhau y Liberman. Pese a que todos los judíos del mundo se jactan de su democracia, en Israel no se puede hablar de inconstitucional pues es una teo y etnocracia judía que carece de constitución que defienda los derechos humanos básicos de todos sus ciudadanos sin distinción de sexo credo o pertenencia a grupo étnico.

 

El segundo gran golpe está dirigido en contra del periodismo y está destinado a tapar sus bocas capaces de criticar y sacar los trapitos del gobierno al sol. En estos días el parlamento está en vías de aprobar el anteproyecto que modifica la ley que penaliza difamación o calumnias de manera que cualquier funcionario que se considere ofendido por cualquier artículo o investigación periodística podrá amenazar con o demandar de su autor una recompensa millonaria sin siquiera demostrar daño alguno. Ni siquiera la movilización masiva del periodismo de todos los medios y de juristas de primera línea en contra de semejante aberración consiguió calmar las ambiciones tiránicas de los parlamentarios oficialistas. 

 

La desaforada carrera del oficialismo israelí para arremeter contra la oposición y deslegitimizar todo intento critico de su accionar no se conformó solo con estas dos medidas. Repentinamente somos testigos de una oleada de iniciativas del ejecutivo y del parlamento, cada una más antidemocrática y arbitraria que la otra.

 

 

–      Proyecto de ley que subordina las leyes de la democracia israelí a su condición de ser un Estado Judío cuyo significado práctico en caso de contradicción entre valores judíos y democráticos es el claro predominio del judaísmo. El último tiempo fuimos testigos del fuerte tono racista que caracteriza a destacados rabinos que sobresalen por su gran influencia en la sociedad israelí.

 

–      Limitación drástica de toda posibilidad de financiación externa de las ONG que actúan como organismos sociales y dedicados a la defensa de los derechos humanos. Entre los organismos afectados estarían nada menos que el “Centro Shimon Peres por la paz”, “Médicos sin fronteras”, “La sociedad de defensa del trabajador extranjeros”, y otras tantas mas (YNET 14-11-2011)

 

–      Creación de comisiones de selección de nuevos habitantes a aldeas judías que pueden condicionar su admisión a una “adaptación al carácter social de la aldea” que no es más que una artimaña de una resolución racista para impedir el ingreso de ciudadanos árabes israelíes esquivando el fallo de la Corte Suprema de Justicia que prohíbe claramente tal actitud.

 

–      Creación de una comisión que elaborara el camino para blanquear las colonias judías que fueron construidas en Cisjordania sobre terrenos privados palestinos usurpados por hordas de colonos judíos con el apoyo del ejército (comprobado en el Supremo Tribunal de Justicia quien determinó la necesidad de sus demoliciones y restauración de tierras a sus legítimos propietarios palestinos). Se puede interpretar la misión de esta comisión como fijar la regla que si el ladrón es judío, no se trata de robo.

 

–      Proyecto de ley que limita y prácticamente impide la presentación de demandas de ONG ante el Superior Tribunal de Justicia para casos de transgresiones de normas democráticas (Ynet 16-11-2011).

 

Lista detallada de más de 10 proyectos se puede leer en el suplemento especial del diario Haaretz, “Bandera negra sobre la democracia israelí” 18-11-2011

 

Para completar el carácter unidireccional, despótico y antidemocrático hacia el que gira el régimen israelí vale la pena poner de relieve dos acontecimientos de los cuales fuimos testigos estos últimos días y que para la sociedad no son más que un acontecer natural y rutinario judío por el cual prácticamente nadie se inmuta y son considerados más bien actos heroicos por gran parte de la población judía de Israel

 

Se aprovechó el acto conmemorativo del Rabino extremista Meir Kahana para la venta del libro “Baruj el macho” que no se puede interpretar más que una apología del asesinato de no judíos como recordación de la matanza de 29 palestinos inocentes que rezaban en la mezquita de Hebrón en manos del terrorista judío Baruj Goldshtein en el año 1994 (Walla, 16-11-2011)

 

El día de hoy anunció el asesor jurídico del gobierno que el Rabino de la ciudad de Tzfat, Shmuel Elihau, se lo considera libre de culpa y cargo y no será juzgado por haber publicado su decisión rabínica que prohibía a los judíos vender o alquilar propiedades a árabes ciudadanos de Israel (Walla, 22-11-2011)

 

Todos estos acontecimientos no son más que claros síntomas de la descomposición y debacle moral del judaísmo moderno guiado por líderes políticos y religiosos de Israel. Ante circunstancias tan visibles y junto a la llamativa pasividad e indulgencia del judaísmo de todo el mundo, nadie se debe sorprender de las masivas y crecientes expresiones de desprecio y repulsa hacia Israel y el judaísmo que hoy en día, tal como el gobierno de Israel lo exige,  es lo mismo.  

  

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel  22-11-2011

http://daniel.kupervaser.com/blog/

 

 

(1) Despotismo según diccionario de la Real Academia Española: Abuso de superioridad, poder o fuerza en el trato con las demás personas.  

Leave a comment

Your email address will not be published.


*