El invento judío da perdón a la usurpación.

No se trata de un estado remoto

No una economía tambaleante

El país crece a pasos agigantados

Esto es un negocio serio

Déjense de sentimientos

El cerebro judío

Se las ingenia con inventos

Párrafo traducido de “La canción de los inventos” de Jaim Hefer

Pese a que el primer ministro Benjamín Netanyahu ratificó la plena vigencia de los derechos humanos en Israel con motivo de conmemorarse en todo el mundo el Día Internacional de los Derechos Humanos, la realidad demuestra día a día que todo lo referente a Cisjordania cae fuera de esta afirmación. Esta semana, la saga de la usurpación de tierras palestinas en Cisjordania subió un escalón más en la cima de lo descabellado.

En sus permanentes esfuerzos por apropiarse de una y otra hectárea más de tierra palestina en Cisjordania, los colonos judíos y sus grupos de presión, con el apoyo del ejército y oficinas gubernamentales, no cesan de ingeniárselas en la búsqueda de artimañas pacificas y violentas, legales, cuasi legales y hasta anti legales. Ya no se conforman con la impunidad perpetua que les promete el gobierno de Benjamin Netanyhau y Ehud Barak para evitar la demolición y desmantelamiento de asentamientos ilegales tal como el ejecutivo israelí lo prometió y la Suprema Corte de Justicia de Israel lo ordenó por usurpación de tierras (“La Impunidad perpetua en Cisjordania”, Hoy en día reclaman de sus delegados que el gobierno les asigne los títulos de propiedad de todas las tierras expoliadas que incluya garantías para futuras expansiones hasta el horizonte donde nace el sol.

Ante lo que consideran el titubeo y cierta pasividad del gobierno, este grupo de usurpadores de tierras no dudó en recurrir al ingenio judío que siempre es capaz de sacar de la galera el artificio que satisface sus pretensiones. No importan normas internacionales, no importan derechos humanos básicos de población civil como lo es el de la propiedad privada, no importa la tradición y los valores judíos, nada se puede interponer a la voluntad de conquista territorial del colono judío en Cisjordania.

Esta semana, cuarenta miembros del parlamento israelí (33% del total de miembros) presentaron al Primer Ministro Netanyhau un dictamen jurídico obra de un famoso letrado según el cual “de acuerdo al régimen legal que rige hoy en día en Cisjordania, en todo caso que se construya o plante inocentemente en terrenos ajenos, existe también la posibilidad de soluciones basadas en la compensación pecuniaria y no necesariamente solo en la demolición y desmantelamiento” (Diario Israel Hayom, 9-12-2011). La lógica del ingenio judío supone que el mundo necesariamente debe entender que la apropiación de esas tierras por la fuerza de hordas de colonos con apoyo del ejército y entidades estatales debe ser interpretada como “inocente” y que imponer al legítimo dueño de esas tierras una venta forzada por una suma irrisoria que seguramente la fijará algún representante “objetivo” de esas entidades estatales, es el salomónico veredicto de un despojo resultado del delito organizado.

Estos sectores, tan allegados a la religión judía, en la búsqueda de salidas que respondan a sus intereses inmediatos, no tienen problema alguno en tirar por la borda hasta principios que la tradición los consideró valores fundamentales del comportamiento social judío. En su desesperación por incautar tierras palestinas hasta se olvidaron de los escritos sagrados con la provocativa pregunta del Profeta Elihau al Rey Ejav: “¿asesinaste y también pretendes heredar?”

Lamentablemente la sociedad israelí y el judaísmo de todo el mundo carecen hoy en día de la intención y de fuerzas con capacidad de oponerse a la aplanadora política conducida por los colonos judíos de Cisjordania y sus rabinos ideólogos. Tampoco se visualiza ninguna potencia mundial que vea como necesario y sea capaz de frenar esta voracidad territorial de Israel. El pronóstico no da lugar a dudas. Tarde o temprano se arribará a la colonización y dominio judío total de Cisjordania. Entonces, como fue el destino de muchos imperios, es probable que caigamos en el precipicio. 

Ojala me equivoque

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 11-12-2011  http://daniel.kupervaser.com/blog/

Leave a comment

Your email address will not be published.


*