Según Beatriz Rojkés, el 47% de los argentinos se equivocó

Para evitar confusiones y malos entendidos, deseo comenzar este articulo aclarando que, pese a que su contenido hace referencia a un hecho relacionado con las últimas elecciones en Argentina, el porcentaje mencionado en su titulo no tiene ninguna conexión con el porcentaje de argentinos que no votó a Cristina Kirchner

La constitución del nuevo poder ejecutivo y legislativo en Argentina como resultado de las últimas elecciones trajo la sorpresa de la nominación y designación de la Senadora por Tucumán Beatriz Rojkés de Alperovich como  Presidenta Provisional del Senado Argentino.

En sus primeras declaraciones, fuera de los típicos y acostumbrados reconocimientos y agradecimientos del caso, en un claro acatamiento a la verticalidad del partido, expuso su principal principio de acción: ” Desde un profundo compromiso y agradecimiento a la Dra. Kirchner es que lo que le ofrezco en nombre personal…..es esa profunda incondicionalidad que necesitamos los políticos para  poder llevar a cabo nuestras convicciones” (Clarín 30-11-2011).

Por la velocidad con que sucedieron los acontecimientos, da la impresión que la incondicionalidad a que hizo referencia la Senadora  Rojkés, tiene patas muy cortas y muy rápidamente esa promesa quedó manchada por un llamativo signo de interrogación.  

El primer indicio lo señalaron los medios de difusión de la colectividad judía que proclamaron en sus titulares a grandes letras: “La nueva presidenta provisional del Senado y su fuerte vínculo a la comunidad judía” (Agencia judía de Noticias,      1-12-2011). Con posterioridad, en una entrevista personal horas antes de asumir su nuevo cargo, Rojkés se explayó sobre su pasado judío y remarcó que “hay que ser mucho más enérgicos con Irán” y que “la causa AMIA y el tema Irán son prioridad”. Además agregó que en el marco de su nueva función espera tener “muchas más posibilidades de generar lazos de amistad con Israel”. (Perfil, 9-12-2011). Hasta aquí todo rutinario y nada en especial.

Las incongruencias surgieron con dos expresiones fuera de lo común y totalmente insólitas en boca de un funcionario de tan alta jerarquía. Con respecto a Israel declaró  que “como judía hay un gran sentimiento y un compromiso muy grandes hacia Israel” y al respecto agregó que en su nuevo cargo se propone “mostrar la verdad de la historia y no la que nos quieren vender en Latinoamérica”. Ahora está claro, el nuevo  Presidente Provisional de Senado declara que su fuerte sentimiento de pertenencia al judaísmo se materializa en una obligación personal contraída (1) hacia Israel que muy probablemente ponga en tela de juicio su incondicionalidad hacia la Dra. Kirchner. Su primera función ya es explícita: ser el vocero de Israel para enfrentar lo que ella considera las mentiras que se difunden en Latinoamérica, incluyendo, tal vez, expresiones que salieron de boca del Presidente o Canciller Argentino cuando reconocieron la existencia del Estado Palestino.  

En realidad, nadie se debe sorprender de las inauditas declaraciones de la Senadora  Rojkés. Esta posición no es más que el resultado natural de un adiestramiento y concientización a la que fueron sometidos parlamentarios judíos de todo el mundo que se reunieron seis meses atrás en una Conferencia Internacional organizada por el Congreso Judío Mundial en Jerusalén. A esta reunión titulada “parlamentarios judíos de todo el mundo para defender a Israel” asistieron por Argentina, fuera de la Senadora mencionada, el Senador Nacional Samuel Cabanchik y los Congresistas Daniel Katz, Jorge Selser y Claudio Presman. (Agencia Judía de Noticias, Diario Aurora 30-6-2011)

Si se toma en cuenta el comportamiento de un judío de tan alta jerarquía como un ejemplo de conducta cívica, las declaraciones de Beatriz Rojkés casi inevitablemente nos llevan a la conclusión que un 47% de los argentinos se equivocó cuando respondió afirmativamente a la última consulta de la DAIA si los judíos argentinos son leales a su país. El restante 53%, que acusó a los judíos de ser más leales a Israel que a Argentina y que tanto atemoriza a la DAIA y a los redactores del Sondeo de Opinión sobre Antisemitismo en Argentina, (La Nación, 4-10-2011) recibió un fuerte espaldarazo en las palabras de Rojkés.

Sería interesante analizar la situación que se podría enfrentar la nueva Presidente Provisional del Senado si en el marco del nuevo Instituto Nacional del Revisionismo se trae a la mesa de discusiones, por ejemplo, el secuestro de Eichman del año 1960.

El mensaje central de este artículo no tiene ningún sentido personal con la Senadora  Rojkés o partidario con respecto a Argentina. Es cierto, aquí se descubre una falla muy seria, pero eso ya es problema de los argentinos.  La Senadora  Rojkés, en esta ocasión, no es más que otra ficha en un gran tablero en donde el liderazgo de Israel y del judaísmo mundial trata de crear las condiciones de un súper estado judío con jurisdicción de intereses en todo el mundo. Se trasmite la sensación que el judaísmo no admite límites y que la autonomía y soberanía de un país puede ser “usada” en su beneficio por medio de la movilización de líderes o funcionarios jerárquicos  judíos en otros estados.

Así, el Congreso Judío Latinoamericano declara que actúa como brazo diplomático ante los gobiernos y organizaciones locales, sobre la base de los mismos principios que el Congreso Judío Mundial sostiene a nivel global (Iton Gadol, 9-10-2011). El éxito de la intervención judía en Estados Unidos de Norteamérica por medio del poderoso lobby judío AIPAC es otro claro ejemplo.  En estos mismos días somos testigos de una bochornosa imagen donde los candidatos a la presidencia de ese país centralizan la discusión principal en sus disputas para convencer a votantes potenciales quien defiende más a Israel o es el amigo más cercano de Netanyhau (“Los candidatos republicanos se pelearon quien es amigo más cercano de Netanyhau”, Walla, 11-12-201, “Obama le giña a los judíos: la ayuda a Israel no se discute” Walla, 11-12-2011).

Bajo estas normas de conducta, nadie se debe sorprender del creciente aislamiento de Israel y del judaísmo en la mayoría de las sociedades de los pueblos del mundo, salvo en aquellos reducidos marcos gubernamentales sobre los cuales todavía se ejerce ese tipo de influencia que en parte se detalló en este artículo. Va a llegar el momento en que esos políticos locales no podrán seguir engañando a sus pueblos. Entonces el judaísmo arribará en un callejón sin salida.

Ojala me equivoque.

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 14-12-2011  http://daniel.kupervaser.com/blog/

 

(1) Obligación contraída es el significado de compromiso según el diccionario de la Real Academia Española.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*