Distorsionar información para atemorizar la colectividad judía

Si la realidad no coincide con mis palabras, peor para la realidad” John Locke (1632 – 1704).

 

Con la primavera en el almanaque europeo, el judaísmo del mundo se unifica para conmemorar la horrenda tragedia de su pasado reciente: el holocausto. A los diferentes actos rememorativos, es ya tradición que al mismo tiempo se da conocimiento público al informe anual del Centro de Estudios del Antisemitismo y Racismo Contemporáneo de de la Universidad de Tel Aviv que básicamente analiza cuantitativa y cualitativamente los actos de contenido antisemita en los países  del mundo.

En estos días se presentó el informe correspondiente al año 2011 y fue difundido por los diferentes medios de comunicación. “Agencia Judía de Noticias“, noticias del mundo judío en español e “Itón Gadol“, el principal portal de noticias del mundo judío en español, publicaron en fecha 18-4-2012 la misma nota sobre el tema bajo el titulo: “Aumento en la cantidad y la brutalidad de los crímenes de odio contra judíos“.

Con referencia a los principales datos reportados por el Centro de la Universidad de Tel Aviv afirman: “el informe señala un aumento en los casos de hostigamiento y violencia contra los judíos en todo el mundo“. Solo “Reino Unido, Francia y Canadá han registraron una caída general en los crímenes de odio, en contrapartida a Bélgica, Australia y Ucrania han demostrado un número similar de casos que durante el 2010 y Bielorrusia y Lituania registraron un aumento de actos antisemitas. Los datos indicaron además un aumento de la violencia física contra judíos y las instituciones“.

Para quien se siente seguro de la veracidad de los contenidos de estos importantes medios de información de la colectividad judía hispanoparlante, muy probablemente hoy este convencido que el judaísmo esta en presencia de un recrudecimiento de amenazadoras avalanchas antisemitas en todo el mundo. En realidad, resulta de muy difícil comprensión la enigmática confianza de esta colectividad en los informes de “nuestros medios”, tal vez los más leídos y escuchados, sin el mínimo examen de autenticidad.

A decir verdad, el componente más importante del informe original del Centro de Estudios del Antisemitismo y Racismo Contemporáneo de la Universidad de Tel Aviv para el año 2011 fue severamente manipulado y distorsionado por los dos medios anteriormente citados.

Los incidentes de antisemitismo violento en todo el mundo durante el año 2011 disminuyeron en un 27% en comparación con el año 2010“, señala claramente el informe. Posteriormente resume: “continuaron e inclusive se intensificaron algunas de las principales expresiones del antisemitismo de nuestro tiempo, en especial acoso e instigación, que incluyen amenazas verbales, ofensas, comportamiento injurioso, como así también difusión de mensajes con contenido antisemita, periódicamente como parte de una incitación anti sionista y anti israelí. Por el contrario, se redujo el número de incidentes violentos, que incluyen ataques con y sin arma, vandalismo y amenazas directas” (“Antisemitism Worldwide 2011″, Kantor Center for the Study of Contemporary Antisemitism and Racism” Tel Aviv Abril 2012).

 

Llama la atención que medios de información tan serios que acostumbran a citar titulares de los principales medios de Israel, en esta oportunidad se les pase por alto los encabezamientos de dos de las más importantes fuentes de información israelíes. “Antisemitismo 2011: menos ataques, mayor brutalidad” titula el diario Yediot Hajaronot de mayor circulación en Israel en su versión de Internet. Para el portal Walla, el más visitado en Israel, el tema fue presentado bajo el título: “Informe de Antisemitismo: menos incidentes, pero más violentos” (Ambos publicados en fecha 18-4-2012).

 

Más aun, los dos medios en español en su reporte no prestaron atención que el decrecimiento del 27% del año 2011 en el número de incidentes antisemitas en el mundo se une al del año anterior con una reducción del 46% respecto del año 2009 (la cima en paralelo con el operativo Plomo fundido) y juntos nos señalan una clara tendencia a la baja acercándose al promedio del periodo de los últimos 22 años que comienza en 1989 (Gráfico en el Informe del Centro Kantor).

 

Esta información no es motivo de tranquilidad. Al contrario, no hay razón para bajar los brazos en la lucha en contra del condenable fenómeno del antisemitismo. En este esfuerzo se deben invertir el máximo de energías y movilizar  todos los medios posibles. Eso no implica que se debe llegar al punto de atemorizar y victimizar a la colectividad judía sin una razón genuina.

 

Con este tipo de accionar, los medios de difusión de la colectividad trasmiten la impresión que operan como voceros de la dirección comunitaria y se esfuerzan en crear una imagen amenazadora y conflictiva como elemento aglutinante en vez de comportarse como medio periodístico que informa la realidad tal como se vislumbra según normas profesionales muy claras.  

 

Ojala me equivoque

 

Daniel Kupervaser Herzlya – Israel  http://daniel.kupervaser.com/

Leave a comment

Your email address will not be published.


*