Las sillas musicales de la política israelí

La insólita y repentina movida política de Netanyhau con la incorporación de Kadima a la coalición gobernante, liberó la imaginación de muchos optimistas hasta afirmar que presenciamos un gran vuelco en la complicada realidad institucional israelí. Estamos en las puertas de una nueva era. Preocupados por la nefasta influencia de partidos ultra ortodoxos y de extrema derecha, la euforia de estos eternos ilusionados en un futuro mejor los convence que el recuento de 60 escaños (el 50% del parlamento) de Likud + Kadima + Hatzmaut de Barak son suficientes para armar una nueva coalición con una plataforma mucho más liberal y transigente. De esta manera se obtendría la integración inmediata de Avodá (laborismo) y así lograrían desprenderse de un contrapeso ideológico retrograda.

Aunque numérica y teóricamente el ejercicio intelectual tiene cierto contenido de veracidad, en la práctica está totalmente alejado de la realidad. Netanyhau no requiere de ningún parlamentario de Kadima para subsistir como Primer Ministro o ser reelecto tanto de inmediato como en la fecha original de las elecciones dentro de 18 meses.

El cuadro adjunto analiza los resultados de las ultimas 5 elecciones en Israel durante los 16 años pasados. Los escaños están distribuidos en dos subgrupos. El primero caracterizado por resultados casi sin cambios en el tiempo y en cada uno de los partidos o sus alianzas. Este conjunto está constituido por los partidos claramente de derecha o extrema derecha, religiosos nacionales, ultra ortodoxos (sefaradíes y ahskenazis), y curiosamente por la extrema izquierda y árabes que, aunque situados en el extremo opuesto del mapa político, se caracterizan por un comportamiento similar en los resultados a través del tiempo. En ese sentido nadie se debe sorprender de las previsiones de los sondeos para las próximas elecciones. Son muy cercanos al promedio de las últimas 5. Por el contrario, los partidos del centro se caracterizan por un continuo ir y venir, un intercambio permanente entre ellos como en sillas musicales, aunque el total se mantiene prácticamente estable en todo el periodo.

El aspecto más interesante de la realidad política de Israel es comprender el manipuleo que se le da a los resultados de las elecciones. Más allá de importar el resultado absoluto de un partido, es de mucho mayor importancia, y tal vez la única garantía de participar o formar un futuro gobierno, el resultado que lograron todos los partidos componentes del bloque afín con respecto a los partidos del bloque adversario en conjunto. En ese sentido, la existencia de un grupo numeroso con intereses complementarios (derecha + ultra ortodoxos) le permite al Likud, como partido con clara tendencia intransigente en el conflicto con los árabes,  mantener una posición preferencial en la formación de gobiernos con posterioridad a elecciones con solo 25 escaños (tan solo el 20% del total). Como ejemplo basta mencionar las últimas elecciones donde el Likud logró formar gobierno muy estable con solo 27 escaños en contraposición al fracaso de Kadima que recolectó uno más.

La decisión de Netanyhau de integrar en este tiempo a Kadima en la coalición gubernamental se debe únicamente a la combinación de los siguientes motivos.

a. Ganar tiempo y amplio apoyo parlamentario inmediato en dos operativos complicados. El primero, asestar un golpe de estado judicial que directamente neutralice definitivamente al Superior Tribunal de Justicia en todo lo que se  refiere a su activismo en contra de decisiones despóticas del gobierno y usurpación de tierras palestinas en manos de colonos judíos en Cisjordania. El segundo y tal vez el más peligroso, crear una imagen teorética de unidad nacional como respaldo de un inmediato ataque a Irán.

b. Desintegrar totalmente al ya agonizante Kadima. Así lograría ganar unos pocos, aunque no menos importantes escaños. La mayoría seguramente retornará a sus viejos aposentos en Avoda o pedirá pase a Yair Lapid.

Netanyhau no puede dejar de lado a sus “socios naturales”. Si así lo hiciera, entonces se puede romper el equilibrio con la posibilidad que ultra ortodoxos e inclusive Liberman decidan inclinarse por apoyar al laborismo, tal como lo hicieron con Rabin en 1992 o con Ehud Barak en 1999.

Salvo un imprevisto descalabro, por ejemplo como resultado de un nefasto ataque a Irán, la coalición básica de derecha liderada por el Likud con la participación de partidos ultra ortodoxos seguramente continuará liderando al país por años o generaciones. Nadie se debe sorprender si a este grupo se le incorpora otra agrupación del centro como Yair Lapid o Avoda. La experiencia nos demuestra que un sillón ministerial puede atraer con mucha más fuerza que cualquier imán ideológico.

Daniel Kupervaser

Herzlia – Israel  10-5 2012   http://daniel.kupervaser.com/

Distribución de escaños del Parlamento Israelí según grupos políticos

Cinco últimos parlamentos y sondeos en vista de próximas elecciones.

No. De Parlamento             

 

Grupo político

14       Mayo 96

15       Jul. 99

16        Feb. 03

17          Mar. 06

18          Feb. 09

Media  14-18

Sondeos Mayo 12

Grupos fijos              
Derecha

18

19

15

20

22

19

20

Ultra Ortodoxos

14

22

16

18

16

17

14

Izquierda

9

10

6

5

3

7

6

Árabes Israelíes

9

10

11

10

11

10

11

 

 

 

 

 

 

 

 

Subtotal Fijos

50

61

48

53

52

53

51

 

 

 

 

 

 

 

 

Grupos Centro

 

 

 

 

 

 

 

Likud

32

19

38

12

27

 

33

Kadima

NE

NE

NE

29

28

 

11

Avoda (Laborismo)

34

28

19

19

13

 

19

Otros

4

12

15

7

NE

 

6

 

 

 

 

 

 

 

 

Subtotal Centro

70

59

72

67

68

67

69

 

 

 

 

 

 

 

 

Total general

120

120

120

120

120

120

120

 

Fuente: Pagina Web del Parlamento Israelí y Diario Haaretz, 8-5-2012

Aclaraciones:

–      A cada número de parlamento se le agregó la fecha de elección.

–      El grupo derecha incluye partidos religiosos nacionales, de colonos, el partido de Liberman y otros que representaban la inmigración rusa. Izquierda incluye únicamente a Meretz.

–      NE: No existía.

–      Para los partidos del grupo central en forma individual no se calculó el promedio de los últimos 5 parlamentos por carecer de significado debido a los grandes altibajos.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*