La fiesta de la coalición terminó. Llegó el impuestazo.

Tras diez días de festejos y algarabías cayó el telón al primer acto de la comedia de constitución de la nueva gran coalición nacional detrás del liderazgo de Netanyhau. Es la hora levantar el telón de segundo acto. Los bufones con sus ingeniosas predicciones abandonan el escenario para dar lugar a los lúgubres relatores de la  tempestad en el horizonte. Comienza la tragedia.

Los principales medios de información escritos de Israel anunciaron en el día de ayer que el Ministerio de Finanzas tiene programado el incremento del impuesto al valor agregado en el uno por ciento de forma inmediata. (Ynet, The Marker, Globes, 21-5-2012). Este globo experimental que se lanza hoy al aire no es más que el preámbulo de un gran manotazo al bolsillo de los ciudadanos de Israel. “Stanley Fisher, el Gobernador del Banco Central de Israel junto a sus altos asesores expresaron su serio temor por el excesivo déficit fiscal que se nos avecina como resultado de la reducción de ingresos por impuestos y un gran crecimiento en los gastos gubernamentales. El déficit previsto podría superar los 24 mil millones de shekels (unos 6,4 mil millones de dólares) del marco original previsto. El Gobernador Fisher acentuó repetidamente durante el último tiempo que incrementos en el presupuesto de seguridad exigirán una suba de impuestos, y no solamente transferencias de partidas entre oficina y oficina (“El Banco Central de Israel apoya la reducción del déficit fiscal por medio de la suba de impuestos”, Maariv 10-4-2012).

Para comprender el formidable significado de estos anuncios – suba de impuestos o reducción de servicios públicos a los ciudadanos por un importe anual de 24 mil millones de shekels – vale la pena mencionar que, teniendo en cuenta 2 millones de familias en la población de Israel, cada una de ellas, en promedio, verá reducido su nivel de vida a partir de los próximos meses en un importe mensual, promedio, de  1,000 shekels (unos 270 dólares) por mes.  No solo eso. Dado que para el gobierno lo más sencillo y práctico es subir el impuesto al valor agregado (el anuncio de ayer así lo confirma) queda claro que el objetivo primordial es meter la mano mas profundo en el bolsillo de las clases con menores ingresos medios e indirectamente beneficiar a los potentados económicamente (“Suba del impuesto al valor agregado: impuesto a los pobres en vez de a los ricos”, The Marker, 21-5-2012).

Toda la pomposidad alrededor de la formación de una amplia coalición nacional de gobierno no fue más que un buen cebo para hacer caer en la trampa a un pueblo apático que tiene la virtud de continuar creyendo las gastadas promesas de Netanyhau. Llama la atención la credulidad y la indolencia con que repetidamente el pueblo es capaz de tragarse los cuentos de Netanyhau. Su historia no es reciente. Amplias capas de la población ya sintieron sus zarpazos económicos como Ministro de Finanzas durante el gobierno de Ariel Sharon desde 2003 a 2005.

La experiencia práctica demuestra que el aspecto central de la política de Netanyhau está dirigido a dos sectores principales:

a- Fortalecer la capa de magnates dueños de los mayores emporios económicos del país. Las masivas reducciones impositivas y otro tipo de beneficios que en años anteriores se otorgaron a grandes compañías fue el motor que produjo el ya conocido gran retroceso en la distribución del ingreso a favor estos grandes magnates. Las medidas previstas para los próximos días vuelven a fortalecer esta tendencia.

b. Mantener y desarrollar la conquista territorial judía en Cisjordania. Al respecto, y no por casualidad, en el mismo día de ayer, la coalición de Likud y su nuevo socio Kadima, decidieron en el Parlamento Israelí que todos nosotros debemos financiar gran parte de las donaciones que los adinerados extremistas para fomentar el saqueo de tierras palestinas en Cisjordania. “La coalición de Kadima y Likud obliga a todos a donar dinero a la colonización judía en Cisjordania. El Pleno del Parlamento Israelí aprobó la ley que modifica las normas de impuesto a la renta según la cual quien done dinero a las colonias judías en Cisjordania recibirá una bonificación en el pago de impuestos” (Una nueva ley: ¿Donaste a las colonias judías? Recibe descuentos fiscales” Ynet, 21-5-2012)

Vale la pena tener en claro: Los discursos del milagro económico y el festival de la nueva gran coalición gubernamental no fueron más que la vaselina para que Netanyhau nos deslice el impuestazo.  

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 22-5-2012 http://daniel.kupervaser.com/

 

Leave a comment

Your email address will not be published.


*