Dar el voto por espejitos de color

En la era moderna el mundo tiende a unificarse detrás de la descripción aristotélica de la política como el arte de gobernar a los hombres con su consentimiento. Por el contrario, las últimas elecciones en Israel han demostrado que ciertos candidatos o partidos políticos locales prefieren inclinarse por la definición volteriana que caracteriza la política como el arte de mentir.

Transcurrido un mes del escrutinio de la reciente votación se puede afirmar con toda seguridad que las negociaciones partidarias hacia la constitución de un nuevo gobierno y la coalición parlamentaria que lo apoya solo han dado sus primeros pasos. Pese a este insignificante progreso, ya se dispone de los elementos suficientes para corroborar aquel pronóstico que dudaba de la franqueza de promesas de ciertos candidatos que se autodefinen del centro del mapa político israelí[1].

Tzipi Livni, ministra y parlamentaria en retiro, con dos dramáticas deserciones políticas en su currículo – la primera cuando abandona junto a Arik Sharon el Likud para formar Kadima, y la segunda, un año atrás, cuando pierde ante Shaul Mofaz las elecciones internas en Kadima, abandona el parlamento y se toma un descanso – decide retornar a la vida política un par de meses antes de las elecciones de Enero pasado. Muy preocupada por el peligro que significa al país un nuevo gobierno de Netanyahu, Livni declara que “vuelve a luchar por Israel. Yo me comprometo a no apoyar a Netanyahu como Primer Ministro, sino cualquier candidato del bloque central. Netanyahu no necesariamente tiene que ser el próximo Primer Ministro”[2].

Orgánicamente Livni crea el partido denominado Hatnua (El movimiento) aunque por los antecedentes de sus principales correligionarios de lista sería mucho más acertado denominar a esta agrupación como el club de los renegados.

Los tres primeros puestos de la lista del partido Hatnua, debajo del liderazgo de Livni, fueron destinados a tres políticos que en su pasado reciente también recibieron galardón por ser doblemente desertores políticos. Meir Shitrit registra en la última década de su foja de servicios un idéntico cambio de camiseta como Livni, mientras que en el mismo periodo Amir Peretz y Amiram Mitzna apuntan en su pasado dos estridentes portazos y un retorno al partido Avodá.

Detrás de todo el barullo y escándalo político que significó el repentino cruce de líneas de estos dos últimos parlamentarios, vale la pena remarcar ciertos aspectos que acentúan el carácter volteriano que algunos líderes de Israel asignan al juego político. De nada valió que meses atrás y en el marco de elecciones internas para fijar quien preside el partido Avodá, tanto Peretz como Mitzna que también propusieron su candidatura, firmaron un documento junto a otros tres aspirantes donde todos se comprometían a continuar apoyando al partido no importa quién de los cinco fuese elegido como cabecera.  Más llamativo aun son los pretextos por los cuales ambos se fueron al otro partido. Una balbuceante respuesta a la exigencia de comprometerse a no colaborar en un futuro gobierno de Netanyahu por parte de Shely Yejimovich, nueva líder electa de Avoda, no satisfizo a Peretz y Mitzna quienes consideraron mucho más serias las promesas de Livni.

Como la experiencia ya lo demostró, repetidamente la realidad es significativamente más creativa que la fantasía. El primer acuerdo de coalición que da respaldo a su futuro gobierno, Netanyahu lo recibió de parte de….Tzipi Livni y su partido Hatnua, con Peretz y Mitzna peleándose entre ellos quien cumplirá  la función de Ministro de Medio Ambiente junto a Livni que será nombrada Ministra de Justicia y encargada de las negociaciones de paz con los palestinos[3].  

No es el lugar ni el momento apropiado para discutir el engendro institucional que significa un Ministro de Justicia encargado de las negociaciones de paz con los palestinos, aunque vale la pena compararlo a la absurda asignación del frente militar norte contra Hesbollah bajo la responsabilidad, por ejemplo, del Ministro de Salud. Analistas serios ya conceden a este extraño nombramiento el carácter de una nueva artimaña de Netanyahu donde Livni gozará de todos los honores de poses, fotos y cocteles, pero la esencia lo manejará él mismo por medio de su correveidile, el abogado Yitzhak Moljo[4].

La conclusión de estos acontecimientos es muy desalentadora. En la práctica somos testigos de 200 mil ciudadanos de Israel comportándose como los indios americanos durante la conquista española. Así como aquellos cambiaron su oro por espejitos de color, estos entregaron su voto por promesas que muy rápidamente se convirtieron en groseros embustes. Pese a su aberración por las políticas de Netanyahu, al fin del proceso estos ingenuos ciudadanos deben reconocer que su voto va a cumplir la función de hoja de parra para encubrir todas aquellas acciones censurables que tanto se preocuparon en criticar.

A fin de cuentas no se sabe si reír o llorar por la imbecilidad de la decisión de muchos o por la credulidad u oportunismo de la nueva ministra.

Ojala me equivoque.

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 23-2-2013 http://daniel.kupervaser.com/ 

 

  



[1]  “Licitación de sillón ministerial”, Daniel Kupervaser, 10/12/2012 

[2]  “Livni retorna a la política”, Mako 10, 27-11-2012.

[3]  “Confrontación Mitzna-Peretz: quien será el segundo ministro en el partido Hatnua”, Walla, 20-2-2013  

[4]  “Livni se preocupó por los honores, pero ¿Qué hay de la esencia?”, Walla, 20-2-2013

Leave a comment

Your email address will not be published.


*