La Cancillería se mareó en las curvas de la modelo

Bar Rafaeli, la mega modelo israelí, desfila nuevamente por la pasarela de un escándalo que ocupa los medios israelíes e internacionales. No se trata de un nuevo altercado con fotógrafo paparazzi. Rafaeli es motivo de una seria polémica entre dos de las instituciones más importantes de Israel: La Cancillería y el Ejército.

Con el objetivo de contrarrestar el preocupante desgaste de la imagen internacional de Israel, el Ministerio de Exteriores movilizó el poder de persuasión de esta reconocida modelo internacional y la incorporó a un programa especial. Como anécdota curiosa, vale la pena mencionar que Rafaeli no se alistó al ejército obligatorio ni aportó tiempo al servicio civil nacional.

De forma inesperada Yoav Mordejai, General en función de Vocero del Ejército de Israel, envió a la Cancillería una furiosa carta de indignación donde recriminaba la participación de la modelo en la campaña de promoción de Israel en el exterior. Convenir con Rafaeli “es un mensaje de indulgencia e impunidad hacia quienes se escabullen del servicio militar obligatorio”[1], afirmó enérgicamente el General Mordejai.  

La réplica de la Cancillería no se dejó esperar y no fue menos tajante y enérgica que la recriminación del ejército. Ygael Palmor, el Vocero del Ministerio de Exteriores de Israel rechazó de plano la reprimenda del ejército y le recordó al General Mordejai que “el Vocero del Ejercito no tiene ninguna autoridad para entrometerse en asuntos relacionados a campañas de difusión de imagen de Israel. El Vocero del Ejercito se auto designó Ministro de Moralidad”[2].

Sin intervenir en el meollo de la polémica, da la impresión que la Cancillería de Israel  se mareó en las curvas de la modelo y misteriosamente tiró por la borda principios que hasta hace poco tiempo su cabecera los consideraba la esencia de Israel como Estado Judío.

Avigdor Liberman, Canciller que renunció unos pocos meses atrás, y Danny Ayalon, Vice Canciller a cargo del Ministerio hasta el momento en que explotó la controversia con el ejército, como líderes del partido Israel Beiteinu, lucharon por el dictamen de una ley que condicione la ciudadanía a un juramento de fidelidad al país como estado judío y el alistamiento al servicio militar o civil obligatorios.

Más aun, desde el momento que el parlamento israelí rechazó el proyecto de Israel Beiteinu, Liberman y Ayalon, como autoridades máximas de la Cancillería, lograron imponer esos criterios en su reinado. En una reunión de directivos de la Cancillería Liberman detalló las nuevas exigencias para incorporarse a la carrera diplomática:”Quien pretende representar el Estado en el mundo debe tomar parte de sus obligaciones como ciudadano. Solo quien se aliste al ejército o al servicio civil obligatorio puede incorporarse a los cursos de aspirantes para ser futuros diplomáticos en representaciones de Israel en el exterior”[3].

Solo queda en el aire el interrogante si se trata de un mareo ante el potencial de una figura despampanante o de un nuevo ejemplo de principios de plastilina que se amoldan fácilmente a las pretensiones del funcionario de turno.

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 20-3-2013  http://daniel.kupervaser.com/ 

 

 

 



[1]  “El ejército de Israel contra Rafaeli”, Walla, 17-3-2013

[2]  “La batalla por Rafaeli”, Walla, 18-3-2013

[3]  “Liberman a funcionarios de su ministerio: sin fidelidad, no se puede ser diplomático”, Maariv, 24-8-2009

1 Comment on La Cancillería se mareó en las curvas de la modelo

  1. lidia ostrovsky // March 21, 2013 at 11:09 am // Reply

    ¡¿que representacion o influencia puede tener una persona , por mas curvas y belleza que tenga, sobre la vida politica de ISRAEL?, si ni siquiera vvie en el pais hace largo tiempo, creo no equivocarme que desde niña habia abandonado el pais,
    y su indiferencia con su patria donde solo nacio es evidente.-

Leave a comment

Your email address will not be published.


*