Abandonar la ambigüedad atómica

 

 

Rubén Pedetzur. Diario Haaretz, 28-5-2013

Traducción: Daniel Kupervaser http://daniel.kupervaser.com/

“Sería un grave error de parte del gobierno norteamericano impedir de Israel que dé a conocer su poder atómico”. Con estas palabras redactaba sus consejos un equipo de asesores allegados al Presidente Obama en un trabajo titulado “Si todos los caminos fracasan – los desafíos para concebir un Irán atómico” Da la impresión que es la primera vez que un mensaje con este contenido sale de Washington según el cual el gobierno norteamericano estaría dispuesto a aceptar, inclusive apoyar, una disuasión atómica israelí difundida públicamente frente a Irán.

Tiene un gran significado el hecho que la investigación fuese publicada por el “Nuevo Centro para la Seguridad Norteamericana” cuyo personal incluye a quien cubriera hasta hace poco tiempo funciones de muy alta jerarquía en el gobierno de Obama, incluyendo el jefe de investigaciones, Colin Kahl, que hasta Diciembre de 2011 cumplía el cargo de encargado de fijar la estrategia norteamericana frente a Irán. No sería errónea pensar que Kahl y sus camaradas expresan fehacientemente las posiciones del presidente norteamericano, y de allí la gran importancia del mensaje que ellos trasmiten a Jerusalén.

Si el gobierno norteamericano fracasa en sus intentos de impedir el equipamiento de Irán con arsenal atómico, estos investigadores afirman que a Israel no le quedará otra alternativa más que abandonar la ambigüedad para pasar a una política abierta de disuasión atómica. Para dejar de lado toda duda respecto de la capacidad atómica de Israel, estos investigadores describen con amplitud de detalles todos sus conocimientos del arsenal atómico israelí (entre 100 a 200 bombas), equipos de lanzamiento en sus manos (aviones F15 y F16 con misiles Jericó), submarinos Dolphin equipados con misiles crucero atómicos de tipo Popeye Turbo, lo que representa el potencial de golpe de represalia de Israel.  

Estos investigadores aclaran que la disuasión frente a Irán debe ser clara y abierta. “Irán es lo suficientemente racional para que la disuasión haga efecto, pero esto no ocurrirá automáticamente”. Una disuasión efectiva necesariamente debe comenzar con una política declarada que incluye una descripción detallada del potencial atómico en manos de quien toma esa iniciativa y el precio a que se expone Irán si hace uso de su poder atómico. Ellos aconsejan a Israel a abandonar la política actual dado que “ambigüedad o opacidad podría ser interpretada por Irán como una oportunidad, por lo tanto, resaltar líneas rojas muy claras sería mucho más efectivo en una disuasión atómica”.

La pregunta clave de la investigación, sobre la cual mucho se duda en Israel, es “¿se puede disuadir a Irán? La respuesta de sus redactores es positiva. La experiencia histórica nos enseña que pese a su retorica beligerante, el comportamiento del liderazgo iraní durante las últimas tres décadas atestigua que el poder en Teherán es suficientemente racional para que una disuasión atómica frente a ellos sea efectiva. “Irán demostró en el pasado un comportamiento cuidadoso, sensibilidad ante precios a pagar y capacidad de hacer cálculos estratégicos en el momento que la permanencia en el poder podría estar en peligro. No hay ninguna prueba fehaciente que Irán es un estado dispuesto a suicidarse”. Estos expertos estiman que si Israel llega a una situación de amenaza atómica, de ninguna manera estaría dispuesto a apoyarse en una cúpula nuclear norteamericana, sino que va a preferir diseñar su propia política de disuasión atómica.

Si bien Colin Kahl escribió el ensayo con el objetivo de aconsejar a Obama en su comportamiento frete a un Irán nuclear, sería mucho más prudente hacer un análisis como sugerencias a los políticos israelíes. Queda claro que Norteamérica no debe cambiar su política nuclear como consecuencia del equipamiento de Irán con armamento nuclear, sino solo adaptarla. Por el contrario, afirman estos allegados a Obama, Israel deberá abandonar su política de avestruz y declarar a viva voz su condición de estado nuclear con un enorme arsenal de bombas. Solo de esa manera se podrá disuadir el gobierno de los Ayatolas de solo pensar en el uso de armas nucleares. En Washington hablan públicamente de lo que entre nosotros está prohibido inclusive murmurar.

 

2 Comments on Abandonar la ambigüedad atómica

  1. Ines Olarra // May 30, 2013 at 11:12 pm // Reply

    Si claro,se puede disuadir a Irán aclarando el inmenso poder nuclear de Iarael,un abrazo Daniel,Inés

  2. bartolomé cantarero // June 4, 2013 at 4:21 pm // Reply

    A Irán se puede disuadir solo con referir a los ayatolas y a su presidente Mahmud Ahmadineyad que, todos los gobernantes que osaron en sus ataques contra Israel, fueron finiquitados (de ejemplos se encuentra saturada la historia). Este último personaje, en el 2005 amenazó a Israel arrancarlo de su raíz; pues bien, a pesar de su desmesurado empeño de borrarlo de la faz de la Tierra, ni aún con la fabricación de dos mil bombas atómicas le va a ser imposible destruir lo indestructible…. Todas las bombas atómicas y centrales nucleares serán suprimidas en el futuro, porque si se declarase la guerra atómica se evaporaría el planeta donde vivimos, y esta calamidad no se producirá. Una vez eliminadas todas, será cuando se desencadene la Tercera Guerra Mundial programada. A modo de aclaración y ratificación de esta liquidación, rememoramos la voz del profeta Isaías en la que vaticinaba lo siguiente: De Sion saldrá la ley que juzgará a las naciones, quebrando sus espadas y lanzas, trocándolas en azadones y hoces.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*