Generales como hoja de parra

La sociedad israelí y las comunidades judías del mundo sintieron meses atrás un inesperado y estremecedor sacudón moral. La nominación al Oscar del documental israelí “Guardianes” repentinamente los enfrentó ante una realidad que durante décadas los voceros oficiales y los medios a su servicio trataron de ocultar. Seis de los últimos directores generales de los temibles servicios secretos de seguridad de Israel dieron su cara a la pantalla grande y sin tapujos liberaron conmovedoras apreciaciones de la realidad que les tocó vivir en su lucha antiterrorista. Pero esto solo fue el principio. El aspecto central de las entrevistas incluía una punzante visión crítica de su accionar en base a sorprendentes confesiones de haber sido herramientas en el trabajo sucio encomendado por el poder político para mantener y profundizar la conquista y dominación del los territorios palestinos en vez de buscar una solución política y pacífica. Uno de ellos llegó a equiparar al ejército israelí con el ejército alemán de la segunda guerra mundial[1].

El arrepentimiento de estos altos funcionarios de seguridad de haber sido fichas en manos de líderes políticos en contraposición a sus visiones personales no debe sorprender a nadie. Generales del ejército de Israel nos proporcionan innumerables ejemplos.

“El 5 de junio de 1979, el comandante militar de la región de Cisjordania, general Ben Eliezer, firmó la orden de confiscación de 70 hectáreas palestinas en la cercanía de la ciudad de Nablus aduciendo necesidades militares como motivo central. Tan solo dos días más tarde los componentes del grupo judío Alon More, con la gran ayuda del ejército, dan la orden de comenzar el operativo de fundación de un asentamiento civil en el lugar. Para esta misión totalmente televisada se movilizaron helicópteros del ejército mientras que equipo pesado abría el camino a las colinas que comenzaban a cubrirse de carpas. A la noche se izó la bandera de Israel”[2]. En el año 1982 el general Ben Eliezer pasa a retiro e inmediatamente se incorpora a la política. Paradójicamente, el general que en funciones de comandante militar de Cisjordania fue parte activa del plan de usurpación de tierras palestinas para satisfacer las crecientes exigencias de los colonos judíos guiados por rabinos con ideales fundamentalistas, encontró su lugar justamente en Avoda. Este partido, en su plataforma política, resalta una y otra vez el diálogo y la predisposición a un compromiso territorial con los palestinos. Así es que en función de ministro de Defensa en el gobierno liderado por Ariel Sharon, en el año 2002, el retirado general Ben Eliezer declara que para promover la paz con los palestinos es necesario desmantelar asentamientos judíos y una división de Jerusalén[3]. La experiencia de los años siguientes atestigua que esta conducta farsante de Ben Eliezer tuvo réplicas en no pocos generales que también, después de su retiro, aterrizaron en Avoda.

Esta prolongada reseña no es más que un preámbulo de un nuevo capítulo de esta farsa  con el repetido uso del los servicios de seguridad y generales del ejército de Israel como hoja de parra para tapar el bochorno y las infamias de la conquista y ocupación civil judía de Cisjordania.

Orit Struck, joven miembro de la Kenest y preocupada por los derechos de la mujer trabajadora, consideró imprescindible que la ley que protege el trabajo de mujeres en Israel entre en vigor también en Cisjordania. Su proyecto de ley obtuvo el exaltado y público apoyo del Primer Ministro Netanyahu, pero chocó con el dictamen del Procurador General del Estado quien argumentó claras limitaciones jurídicas para que el gobierno de vigor a dicha ley en Cisjordania.

Atento a la reconocida justicia israelí y bajo su mayor preocupación de la colonización civil judía, el gobierno decidió que en Cisjordania lo que no entra en vigor por la razón del derecho, pues entrará por la fuerza de las botas. Ante la imposibilidad jurídica de modificar la ley vigente, se encomendó al General del Ejército, Comandante Militar de la región Cisjordania y con la obligación según el derecho internacional de proteger igualmente a toda la población de la región, la imposición de una orden militar que cumpla con el ecuánime objetivo de defender los derechos “de las trabajadoras empleadas  únicamente en empresas israelíes en Cisjordania[4]

Difícilmente el General  Nitzan Alon, actual Comandante Militar de la Zona centro y con jurisdicción en Cisjordania, pueda desviarse del camino de sus predecesores y con seguridad actuará de acuerdo a las sugerencias del ejecutivo israelí pese a que contradicen claramente las leyes internacionales que lo obligan. El futuro nos dirá si actuó bajo una completa convicción personal o su accionar lo fue bajo presión con un significado parecido a una obediencia debida en contra de su visión personal, como se interpreta en algunos casos con los jefes de los servicios de seguridad y otros tantos generales.

Lamentablemente durante los últimas décadas somos testigos en repetidas ocasiones que la valentía y heroísmo que mueve a nuestros generales en el campo de batalla en defensa de la población de Israel no se equiparan a la entereza necesaria para no agachar la cabeza y preferir el puestito y sueldito cuando el poder central demanda acciones en contraposición a normas internacionales o a su escala personal de valores. Como dice el Profesor Zeev Shternhal “el silencio de las ovejas” que caracteriza al ejército de Israel de hoy no vaticina nada bueno en el futuro”[5]

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 8-9-2013  http://daniel.kupervaser.com/



[1]  “Los guardianes”, Haaretz, 7-1-2013.

[2]  “Así surgió el asentamiento Alon More”, Diario Maariv, 8-6-79 en “Los nobles de la tierra”, Zertal y Eldar,  pág. 463

[3]  “Ben Eliezer: Dispuesto a desmantelar asentamientos”, Diario Globes, 27-8-2002

[4] “Se frenó el proyecto de ley de Struck. Alternativa: orden del General de la Región Centro”, Haaretz, 1-9-2013,  “Proyecto de Ley Trabajo de Mujeres – 2013”, Promotores: Orit Struck y otros, Knesset, 3-6-2013

[5]  “Tenemos mucho lo que extrañar”, Zeev Shternhal, Haaretz, 4-4-2008

 

3 Comments on Generales como hoja de parra

  1. Muy lúcido Daniel,un abrazo,Inés

  2. Hola Daniel,
    EStoy completamentante de acuerdo, con la dificil situaciuon que pasan los generales, durante su ejercicio publico/militar y luego dentro de sus actividades politicas.
    De todos modos y a pesar de esa diyuntiva, que deben pasar los generales, que me a mi parecer actitud correcta en el marco de gobiernos democraticos, la prefiero a las actitudes tomadas por generales en los paises de Sud America o Egipto, que ejemplos no faltan.
    Te recuerdo que en 1974, que durante el gobierno Rabin/Peres, comenzaron las acitvidades de Gush Emunim con principios de asentamientos en Samaria y luego ellos mismos fueron los de la iniciativas de Oslo con ,los Palestinos.
    No me apresuraria a juzgar situaciones que a veces suelen cambiar con el tiempo. A veces cosas que “Se ven de alli, no se ven se ven desde aqui”. Como te lo dije en anteriores oportunidades, desde la tribuna, todo se lo ve facil y realizable.
    Nosotros, tal vez, por nuestra situacion, sin descalificar nuestras propias posiciones politicas, a veces lo vemos sencillo.”El sueldito y el puestito” (Tuvimos un “heroe” asi, (Gueva) en la guerra del Libano en contra de Beguin y desaparecio del mapa)
    A proposito el Aluf Nitzan Alon, es el enemigo numero uno de los Asentamientos y sufre continuos atentados.
    Jag Sameaj
    Manuel

  3. Ángel Catena // September 9, 2013 at 2:57 pm // Reply

    Como siempre, una análisis muy acertado. Gracias, Daniel.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*