Arie Eldad: Perdimos la oportunidad de atacar a Irán

Conocidos canales de información de las colectividades judías, carentes en general de una visión periodística digna de un profesional o temerosos de una crítica a sectores oficiales israelíes, se dedicaron principalmente a resaltar y alabar a Netanyahu en su reciente visita y discurso en la Asamblea de las Naciones Unidas. Por el contrario, en Israel,  amplios sectores de diferentes afiliaciones políticas no escatimaron esfuerzos en criticar duramente la imagen que proyectó el Primer Ministro Israelí y el tono amenazador totalmente fuera de lugar  de su discurso. En ese contexto realmente es conveniente llevar a conocimiento de las colectividades justamente la opinión de un eximio representante de la extrema derecha israelí que no ahorra palabras para criticar ferozmente a Netanyahu. Vale la pena prestar atención que en las respuestas del entrevistado se encuentra un claro mensaje oculto que si bien la amenaza iraní de una bomba atómica es preocupante, lo es mucho más la posibilidad de perder algunas hectáreas de la tierra de Cisjordania en manos de los palestinos.

Traducción: Daniel Kupervaser 3-10-2013  http://daniel.kupervaser.com/

Arie Eldad: Perdimos la oportunidad de atacar a Irán

Mazal Mualem entrevista a Arie Eldad.  El Monitor 2-10-2013

P: ¿Cómo calificaría el discurso de Netanyahu en la última Asamblea Anual de Naciones Unidas?

R: Básicamente fue superfluo. Netanyahu dejó pasar mucho tiempo desde el discurso del Presidente de Irán.  Es cierto que incluyó las palabras adecuadas, pero su respuesta ya dejó de ser relevante y perdió la atención mundial. No dijo nada nuevo que pueda conmover al mundo. Mi crítica se concentra en el aspecto estratégico. El discurso fue perfectamente redactado y expresa de la mejor forma posible que la opción militar todavía es relevante. El asunto es que este dilema Netanyahu ya lo enfrentó hace un año a un año y medio pero por la oposición norteamericana y de nuestros jerarcas de seguridad finalmente decidió no llevar a cabo un ataque independiente israelí. Enfrentarse con el programa nuclear iraní es, sin duda, la temática estratégica principal de Netanyahu en los últimos años. Paralelamente, y pese a la presión para vincular este tema con la problemática palestina, Netanyahu, años atrás, afirmaba que no hay ningún tipo de vínculo entre los dos. En los últimos años se rindió ante esta ligazón. Desde el discurso de Bar Ilan el cambió el mensaje. El síntoma más claro en ese sentido lo capté meses atrás cuando Netanyahu dijo que nosotros no queremos  llegar a un estado binacional y por lo tanto debemos dirigirnos hacia la creación de un estado palestino. El significado de esta expresión no es solamente que Netanyahu adoptó el programa de la izquierda, sino también su visión conceptual. Es decir, no le imponen un plan, sino se trata de su plan.

P: ¿Netanyahu cruzó las líneas?

R: Si, pero no se puede desligar de quienes lo eligieron, de la gran mayoría de votantes del Likud, de Bait Yehudi. Por lo tanto, de su alrededor permanentemente se emiten mensajes que justifican el sacrificio territorial de Israel con los palestinos para recibir apoyo en el tema iraní. Netanyahu entiende que arribó a una situación trágica. El cedió parte del territorio de Israel, pero entiende que perdió la batalla contra el átomo iraní. El entiende que perdió la oportunidad de un ataque israelí independiente, que las instalaciones iraníes están resguardadas en la profundidad de la tierra de manera que si los atacamos militarmente solo seremos capaces de causar daños no significativos. Netanyahu entiende que Obama no hará nada y que Israel sola ya no puede hacer nada. Netanyahu perdió todo y lo único que le quedó fue un dar un vibrante discurso en la ONU.        

P: ¿Entonces todo el discurso fue un decir por decir?

R: Es como cuando Ehud Barak decía “Israel sabrá cómo actuar” expresión cuyo significado real es “No tenemos idea lo que hacer”. De mi punto de vista la amenaza de Netanyahu que podemos atacar solos a Irán carece de todo respaldo. Netanyahu ya renunció a toda posibilidad de llegar a logros militares significativos. Netanyahu no fue lo suficientemente fuerte como para tomar solo una decisión en ese sentido. En su encuentro con Obama tendría que haber dicho: si ustedes perdieron el interés en el átomo iraní, esto significa desde nuestro punto de vista que no hay interés en el tema palestino pues todo es un solo paquete y si se desmenuza no continuaremos pagando el precio que ustedes esperaban. Pero  Netanyahu se empecina en pagar pues él también se convenció que es interés israelí y ni siquiera es capaz de jugar póker.  

P: Ahora que en su opinión los equilibrios se rompieron ¿Israel deberá enfrentar nuevos tipos de amenazas estratégicas?

R: Está claro que Irán ni piensa en desprenderse de su capacidades. Irán se propone trabajar en silencio y un buen día anunciar que dispone de bomba atómica. Entonces las reglas de juego cambiarán. Hay sectores de alto nivel en Israel que ya hablan en marcos cerrados de una era atómica en Medio Oriente. No tengo medios para penetrar en la mente de Netanyahu pero creo que sabe que su principal estrategia de arrastrar a todo el mundo a enfrentar el programa atómico iraní fracasó. Irán se encuentra a distancia de una sola decisión para producir una bomba atómica. En el momento en que lo deciden lo consiguen, y si no cometen ningún error estratégico grave, yo no veo al mundo que intervenga. Desde mi punto de vista esto es trágico pues Netanyahu ya adoptó los argumentos de la solución de dos estados. La tragedia es mayor pues el abandonó la tradición del hogar de su padre y de lo escrito en las cartas de su hermano Yoni. Netanyahu soñaba con ser inscripto en las páginas de la historia como el redentor de la  amenaza iraní a Israel y hoy pierde tanto eso como esto.

P: ¿En su opinión, cuándo Netanyahu comprendió que cayó en una trampa?      

El comenzó a comprender cuando vio a Obama en retirada de su línea roja con Siria y en el momento que el nuevo Presidente iraní lanzó su ataque de sonrisas. En ese momento quedó claro el cambio de tono de la respuesta mundial ante el programa nuclear iraní. Ahora Netanyahu puede dibujar una nueva línea roja en base a la sonrisa del presidente iraní. Cuando la sonrisa llega a las orejas, entonces debe marcar la línea roja.

P: ¿De antemano usted no da chance a la diplomacia?

R: La era de la diplomacia es el fruto de la debilidad de occidente y de la estrategia de Obama. La situación es muy similar a la del acuerdo de Múnich de 1938. Hay una parte que quiere fortalecerse y frente a ella otra que quiere tranquilidad y está dispuesta a pagar cualquier precio. Eso está pasando en este momento.  EE.UU cede su posición de líder y Rusia se convierte en la potencia que influye en la región.

P: Como persona de derecha, ¿Hoy en día alguien representa sus posiciones en el gobierno o parlamento israelí?

R: En muy poca medida. La tendencia del partido Bait Yehudi es cerrar los ojos. Es una ilusión pues ellos saben que Netanyahu conduce un acuerdo con los palestinos hacia la fijación de límites temporarios y esa agrupación politica no hace nada para frenarlo. También Uri Ariel, que no pongo en duda su lealtad, todavía prefiere influenciar de adentro pues tiene la esperanza de frenar el proceso. Eso es una estrategia errónea. Lamentablemente la derecha parlamentaria es muy débil.   

 

Leave a comment

Your email address will not be published.


*