Lavado de cerebro

“El gobierno de Israel regala millones a magnates y el pueblo se siente tonto y traicionado”. Esta expresión no salió de boca de un parlamentario opositor al gobierno, tampoco de un pos sionista frustrado ni es una versión de lo que se denomina despectivamente la moderna judeofobia escudada detrás de una posición anti israelí. Se trata de un titular del diario Israel Hayom, de claro posicionamiento a favor del gobierno de Netanyahu, quien cita a Yosef Shapira, Auditor Nacional en su Informe Anual del Control de Estado que se centra, fundamentalmente, en un sospechoso sistema de bonificaciones a las grandes compañías en Israel.[1]

Este problemático y absurdo ordenamiento de las finanzas públicas con grandes emporios económicos con sede en Israel tiene su origen durante la cadencia de Netanyahu como Ministro de Finanzas (2003-2005) y hoy el Auditor destapa la olla de donde emana un tufo muy desagradable de componenda entre empresas privadas de enorme peso económico, políticos y altos funcionarios del Ministerio de Finanzas con el fin de estafar legalmente el fisco nacional. “Párrafo tras párrafo, en un idioma profesional, los inspectores de la Auditoria Nacional describen la manera en que el Estado Nacional distribuyó enormes beneficios impositivos y subvenciones, sin ningún límite[2], a las grandes empresas que operan en Israel, principalmente a la empresa TEVA, con el propósito que reinviertan sus beneficios en Israel, para promover el crecimiento económico y la ocupación. Estas compañías, y sobre todo TEVA, usaron una parte importante de sus beneficios (por lo menos un tercio) para invertirlo en la compra de empresas en el extranjero, es decir para promover el crecimiento y la ocupación en otros países”[3].

Este informe, como otros tantos anteriores de los predecesores de Shapira, hubiese terminado rápidamente en algún cajón de un oscuro sótano, salvo que al mismo tiempo la empresa TEVA anunció repentinamente el despido de casi mil empleados de sus 7 mil en Israel. El escándalo llegó a mayores y ese mismo dia fue el ítem de apertura en programas televisivos y titulares de primera página en mayúsculas de todos los medios de información israelíes escritos.

No vale la pena, ni tampoco es el objetivo de esta nota, basarnos en este caso para resaltar algunos aspectos sobresalientes del sistema económico del Estado Judío como uno de los ejemplos de los peores capitalismos cochinos del mundo. Al respecto se ha escrito lo suficiente. Como curioso vale la pena resaltar que en estos mismos días también se publicó el informe de la Oficina Central de Estadísticas de Israel donde se  revela que el 31% de la población de Israel está en peligro de pobreza (Según el Seguro Nacional el 25% ya lo está), todo ello comparado con el 17% del mismo índice para el promedio de los países europeos.  Grecia y España, países en crisis y de los cuales en Israel acostumbran a reírse mucho, solo arriban a un índice del 20% de la población en peligro de pobreza[4].

Otro aspecto llama poderosamente la atención y merece un serio comentario: el total desentendimiento del caso por parte de los medios de difusión e información judíos de la diáspora en español y probablemente (aunque no chequeado) en muchos otros idiomas. No es la primera oportunidad que se comprueba esta conducta. Pareciera que de aspectos poco halagadores de Israel “no se habla”, “no se toca”, es traicionar a Israel, es jugar a las manos de nuestros enemigos.

Fuera del medio poco conocido “Jerusalén On Line en español”, que solo lo mencionó a través de una sola frase, no se encontró ningún otro medio informativo judío de la diaspora en este idioma en internet que informase de este mayúsculo revuelo en la sociedad israelí. Ellos prefirieron continuar con ese sistemático lavado de cerebro de la comunidad ensalzando el orgullo judío por medio de la metáfora del tigre económico israelí, ese casi milagro, capaz de producir U$S 29,000 per cápita por año[5], aunque con mucha sutileza ocultan que  con jugarretas oficiales del tipo anteriormente detallado  en realidad a cada persona le entra anualmente a su bolsillo, en promedio, solo U$S 12,000[6]. ¿Dónde va a parar la diferencia? Eso no se pregunta.

Quien se lleva la medalla de oro en los esfuerzos de influenciar en las creencias de la comunidad judía es sin duda La Agencia Judía de Noticias-Iton Gadol a quienes les llegó el informe del Control del Estado, pero prefirieron esconder la tramoya para  pintar de color rosa la realidad israelí solo haciendo referencia a un aspecto totalmente insignificante del documento; las dificultades del gobierno en crear un plan viable para reubicar oficinas en Jerusalén[7]. Da la impresión que para el director de ese medio el traspaso de las oficinas es un serio problema existencial para Israel.

Lamentablemente la mayoría de los medios informativos allegados a la colectividad judía hispano parlante traicionan los principios del periodismo profesional para transformarse en obedientes sirvientes y voceros de las instituciones oficiales. En vez de conservar y promover la controversia y la discusión que fueron el símbolo del judaísmo en el pasado, pasaron a vanagloriar la unidad de criterios, la agenda política oficial, la sumisión del pensamiento individual critico a la voluntad del poder central como guía única. El pueblo es el Estado y el Estado es el pueblo. Todos símbolos fascistas.

Esta nota no puede finalizar sin mencionar la complicidad del Dr. Bernardo Kliksberg en anestesiar el pensamiento  judío  crítico. Este adalid de la administración social, que sus ideas se basan en los principios judíos de la sagrada Biblia[8], sermonea permanentemente a los pueblos sudamericanos con sus principios de gerencia social para combatir la pobreza a la par que no abre la boca ante un capitalismo que pisotea groseramente gran parte de la clase trabajadora en Israel. A este distinguido experto internacional judío misteriosamente se le escapa de mencionar que para el Ministerio de Finanzas del  Estado Judío de nuestros días hace tiempo que las históricas y amarillentas páginas del libro sagrado  repletas de preceptos de justicia social y equidad fueron sustituidas por otras con detalladas teorías de dioses de Chicago escritas sobre papeles verdes con la foto de un tal Washington.

Ojala me equivoque

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 17-10-2013  http://daniel.kupervaser.com/



[1]  “Demasiados beneficios y cancelaciones de deudas”, Israel Hayom, 16-10-13

[2]  Las estimaciones lo fijan para el periodo 2003 hasta 2012 en unos 15 mil millones de dólares, es decir, a cada familia le costó casi mil dólares por año. “¿Qué logramos con deducciones impositivas por billones?”, YNET, 15-10-2013.

[3]  “Así nacieron los beneficios no distribuidos”, Calcalist, 16-10-2013.

[4]  “El 31% de la población de Israel en peligro de pobreza”, Israel Hayom. 16-10-2013.

[5]  “El Tigre Israelí”, Carlos Montaner, Radio Jai, 15-10-2013

[6]  “Informe de nivel de ingresos de las unidades familiares en 2011”, Comunicado de la Oficina Central de Estadísticas de Israel, 10-10-2012.

[7]  “Informe: el gobierno israelino puede crear un plan viable para reubicar oficinas en la capital”, Iton Gadol, 16-10-2013.

[8]  “Kliksberg: toda mi construcción es a partir de la Biblia que tiene un mensaje ético de una profundidad excepcional”, Iton Gadol, 31-7-2013.

1 Comment on Lavado de cerebro

  1. Lidia Ostrovsky // October 18, 2013 at 1:11 pm // Reply

    Diganme donde esta el pais donde no hay pobreza, que alla voy.-
    ISRAEL no va a ser la excepcion, un pais capitalista donde hay pobres y ricos, cada vez mas pobres y mas ricos, y tambien en la lista de los paises en donde las estadisticas mienten, lei que en ISRAEL EL 35% DE LA POBLACION ESTA DEBAJO DE LA LINEA DE POBREZA, (informacion de una entidad religiosa,y piden colaboracion para comedores populares……….)

Leave a comment

Your email address will not be published.


*