Etnocracia en la única democracia

Si se tiene en cuenta las estadísticas de records y primeros puestos, la historia de los juegos olímpicos deportivos demuestra claramente que Israel no es un ejemplo digno para vanagloriarse. Por el contrario, en las confrontaciones mediáticas para defender conductas políticas y diplomáticas, los sectores allegados a Israel año tras año acostumbran a adjudicar a Israel la medalla de oro por constituir la única democracia en Medio Oriente.

A decir verdad y a diferencia de los países que la circundan, el sistema político de Israel goza mayoritariamente de los componentes que caracterizan una democracia moderna: sistema parlamentario unicameral, división de poderes (ejecutivo, legislativo y judicial) junto a elecciones periódicas, generales y libres. Esta apariencia no puede confundirnos para dejar de lado ciertas circunstancias y conductas que en vez de condecorarnos con una medalla en el pecho nos hace relucir una mancha, no ya de oro sino de barro.

Para que no se piense que esta calumnia procede de algún antisemita, difamador profesional de Israel, vale la pena adelantar que quien embadurnó la imagen del Estado de Israel no fue otro más que el Superior Tribunal de Justicia de Israel.

La región de Cisjordania se caracteriza por constituir un engendro territorial donde el omni-privilegio israelí pretende la soberanía de facto pero se quiere escabullir de las obligaciones democráticas que implica una soberanía de jure. En la práctica diaria la zona está bajo control de hordas de colonos judíos guiados generalmente por un fundamentalismo religioso con el respaldo del gobierno y el ejército de Israel, teóricamente las autoridades, aunque en la realidad con conductas que se asimilan más a un servilismo hacia los colonos.

En el marco de estas andanzas patrióticas, años atrás estos colonos se apropiaron ilegalmente de terrenos, usurpando en algunos casos tierras privadas palestinas, y erigieron asentamientos, ilegales y sin autorización oficial en la mayoría de los casos. Ante un alegato presentado en el año 2007, el Superior Tribunal de Justicia de Israel dictaminó en el año 2011 que el gobierno debe proceder de inmediato a legalizar la situación y desalojar los invasores en los casos que se debe reintegrar la tenencia de las tierras a sus propietarios privados originales.

Fiel a su sagrada misión de preservar las conquistas de los colonos judíos, no importa si es legal o por la fuerza, el gobierno israelí optó por lo que los argentinos denominan en lunfardo “bicicletear la orden”, es decir, recurrir a toda artimaña posible para posponer cuanto más se pueda el cumplimiento del fallo judicial. Todo argumento o manipuleo es válido, no importa la seriedad.

Esta actitud típicamente antidemocrática terminó por cansar y hasta humillar al alto tribunal israelí de manera que esta semana, ante un nuevo ardid gubernamental, los jueces se vieron en la necesidad de poner al gobierno en el lugar que le corresponde. En una resolución insólita por su contundente contenido, el máximo tribunal de Israel declaró que “lamentablemente no se puede confiar más en los compromisos que asume el gobierno por medio de sus representantes legales ante estos juzgados. Tenemos el temor que en el futuro y en situaciones similares de compromisos que asuma el gobierno, deberemos sopesar la exigencia de garantías por medio de decisiones sin lugar a ninguna interpretación”[1]

La tarjeta roja que la Corte Suprema de Justicia sacó al gobierno, no es más que una clara afirmación que lo que se pretende definir como Estado Judío en realidad se encamina a una etnocracia que no se le puede creer. Mucho más preocupante que la posición de los jueces lo son, sin duda, la pasividad e indolencia con que tal decisión fue captada por la sociedad israelí. Muchos judíos e israelíes están convencidos que esos son problemas detrás de la valla de separación y que no nos debe preocupar.

Lamentablemente, así como trabajadores ilegales y algunos terroristas logran infiltrarse, también las conductas racistas y discriminatorias nos están contagiando dentro de los límites originales de la única democracia de Medio Oriente. Esta misma semana el mismo alto tribunal israelí nos envió un recordatorio.

Ante una demanda de prohibir los criterios discriminatorios sobre una base étnica en los chequeos de seguridad en el Aeropuerto Internacional Ben Gurion presentada en el año 2007, la Corte Suprema de Justicia de Israel exige de los servicios de seguridad la puesta en práctica de un sistema igualitario. Atentos a su desprecio típico del alto tribunal y una inexplicable tendencia a disfrutar del sufrimiento de los palestinos cuando se los humilla en los chequeos, estos servicios oficiales optan por la misma artimaña del bicicleteo. Prometieron mejorar condiciones en 2010, pero en una nueva y redundante sesión de esta semana los jueces otorgaron otra postergación, esta vez hasta Marzo de 2014.

Justamente esta semana fuimos informados de una hazaña típica de esta situación. Muhammed Juda es un joven de 24 años, palestino residente de Jerusalén Oriental y prominente figura internacional en el deporte olímpico taekwondo. En carácter de tal fue invitado por la correspondiente asociación korena a un campamento de 30 días de entrenamiento en ese país.  En un heroico acto de defensa de la seguridad, los agentes de seguridad de Israel del Aeropuerto Ben Gurion lo desvistieron, lo revisaron durante 3 horas y le confiscaron su campera y hasta sus zapatos. Así lo mandaron a Korea[2] y así se difundió por todo el mundo. Difícilmente se pueda convencer a alguien de que se trata de un serio procedimiento de seguridad y más bien  se está complaciendo los crueles  instintos de agentes de seguridad, como ya lo demostraron en otras oportunidades, disfrutando cuando ven como sufre un palestino sometido a su control.

Para percatarse de la verdadera visión discriminatoria y etnocrática de lo que acontece en el Aeropuerto Internacional Ben Gurion, se dio a conocer un acuerdo secreto en efecto hasta estos días por el cual una lista de 47 rabinos, algunos con serias sospechas de corrupción y relaciones con la mafia, gozan de trato preferencial, incluyendo acceso directo con vehículo de y hasta las escaleras del avión sin pasar por aduana ni registro alguno[3].

Hay que entender. En la única democracia de Medio Oriente no se puede pretender que todos sus ciudadanos pasen el mismo chequeo. Por algo son rabinos judíos, no palestinos.

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 22-11-2013  http://daniel.kupervaser.com/



[1] “Compromiso del Estado de desmantelar asentamientos”, Haaretz, 18-11-2013.

[2]  “Deportista palestino fue desnudado en Aeropuerto Ben Gurion”, Haaretz, 13-11-2013.

[3] “El Rabino Ifargan se escabulló de la Aduana”, Maariv, 14-11-2013.

4 Comments on Etnocracia en la única democracia

  1. julio ioseph may // November 22, 2013 at 10:49 pm // Reply

    Cada vez somos menos los que pensamos asi, es triste, pensemos que la alternitiva de
    gobierno a Netanyahu es Liberman y enfrente Derhi

  2. Tristísimo Daniel,un abrazo,Inés

  3. Trabajo en turismo y compruebo que la seguridad del aeropuerto Ben Gurion propina un trato descortes a algunos turistas que , con criterios muy discutibles, son retenidos por la policia.

  4. Lidia Ostrovsky // November 23, 2013 at 6:16 pm // Reply

    Para volver a ISRAEL,en el aeropuerto donde embarcamos, hicieron una revisacion similar muy desagradable, y eramos todos israelies.que volviamos.-

Leave a comment

Your email address will not be published.


*