¿Se le cierra el cerco a Netanyahu?

Como todos los años durante el mes de Diciembre muchos israelíes disfrutan de momentos de alegría y regocijo celebrando la “Fiesta de las fiestas”, el festival multiétnico de Haifa. Este año hay una importante excepción. De acuerdo a informes periodísticos da la impresión que Netanyahu no tiene programado visitar Haifa, no tiene tiempo para festejos  y más bien pareciera que padece de serias preocupaciones motivadas por su coalición gubernamental que comenzó a tambalear.

En un desesperado intento de corregir su desgastada imagen así como se refleja en los últimos sondeos de opinión, Yair Lapid, Ministro de Finanzas y líder del partido Yesh Atid, decidió atacar desde el flanco político y de esta manera destapó la caja pandora de la coalición gubernamental. En el Fórum Económico del Diario Globes se descargó con una inesperada declaración: “Si no hay avance real en las negociaciones con los palestinos, esto pondrá en peligro la estabilidad del gobierno”. Para dejar claro sus intenciones, seguidamente insinuó que el partido Habait Hayeudi de Benet es el principal obstáculo y sería conveniente cambiarlo por el renovado partido Avoda: “Probablemente este avance en las negociaciones demandará un cambio u otro en la coalición”[1] apuntó Lapid.

Esta chispa encendió un estrepitoso altercado mediático entre los componentes extremos de la coalición. Tzipi Livni, líder del partido Hatnua, salió en apoyo de Lapid y catalogó a Benet y sus cofrades como saboteadores de las negociaciones[2]. Benet respondió de inmediato y de forma tajante: “Seria más productivo para el país que Lapid se dedique a bajar precios y no bajar (desmantelar en hebreo) asentamientos judíos”[3].

A esta reyerta política se agregó el poderoso canciller Liberman quien afirmó: “Las negociaciones arribaron a un callejón sin salida. No hay ninguna chance de un acuerdo con los palestinos”[4]. Moshe Yaalon, Ministro de defensa, echó su conocida leña intransigente al fuego de la controversia: “del lado palestino no hay interlocutor para la solución de dos estados para dos pueblos”[5].

Los problemas de Netanyahu no solo surgieron del frente interno. También el ala externo comenzó a mostrar signos de rebeldía con iniciativas muy incómodas. Ante claros signos de estancamiento en las negociaciones, el canciller norteamericano Kerry toma la iniciativa y trae a la mesa de negociaciones su proyecto de acuerdo que con seguridad incluye significativas concesiones territoriales israelíes.

Más cerca de Israel, ciertos sectores europeos comienzan a manifestar llamativos síntomas de impaciencia demandando represalias inmediatas contra Israel a quien se considera el principal responsable del estancamiento. Por estos motivos, políticos y no económicos, esta semana una conocida empresa holandesa canceló un  importante contrato con Mekorot, la empresa nacional israelí de agua.

Sobre este trasfondo, distinguidos analistas aseguraran que a Netanyahu se le está cerrando el cerco y le llegó la hora de tomar decisiones cardinales.

 Para Mazal Mualem, “Netanyahu está más cerca que nunca de su momento decisivo. Sin el problema de Irán atómico, tendrá que ser mucho más activo en las actuales negociaciones con los palestinos o presentar un plan alternativo de su parte. De otra manera, otras iniciativas o fuerzas  políticas se filtraran en este vacío”[6].

Para el conocido comentarista Barak Ravid, “pese al estancamiento y las grandes diferencias de posiciones entre las partes, las negociaciones con los palestinos acercan el momento en que el Primer Ministro israelí debe tomar una decisión política muy significativa”[7].

Pese a todas esas presiones, se cometería un error si se supone que Netanyahu estaría dispuesto a un viraje político drástico. Sería más bien una utopía pensar que intente formar un nuevo gobierno con una fuerte predisposición a un acuerdo con los palestinos basado en significativas concesiones territoriales que satisfagan a los palestinos en contraposición a las periódicas declaraciones huecas como las que manifestó recientemente en el Fórum Saban de EE.UU: “Para Israel, la paz es un objetivo estratégico. En el pasado tomé decisiones dolorosas y hoy estoy dispuesto a otras más difíciles[8].

A Netanyahu no se le cierra el cerco  y todavía goza de amplios grados de libertad que le permiten maniobrar políticamente con cierta comodidad y sin necesidad de agacharse, tanto en el marco interno como el externo.

Salvo que el partido Avoda retorne a sus viejas y criticadas mañas de vender sus principios por puestos ministeriales, un recambio con el partido de Benet significaría para el experimentado Netanyahu un suicidio político que difícilmente se puede suponer cometa semejante error.  Sería muy iluso estimar que Netanyahu repentinamente gire 180 grados para convertirse en una paloma política. El fracaso de Kadima y su exitoso retorno por el flanco intransigente son imágenes muy frescas y todavía no se borraron de la memoria israelí.

Si Lapid y/o Livni deciden suicidarse políticamente dando un portazo al presente gobierno, a Netanyahu no le hace ni cosquillas. En cuestión de horas seremos testigos como los partidos religiosos ultra ortodoxos  retornan corriendo a su lugar natural al lado del Likud y de esa manera se garantiza una mayoría parlamentaria mínima, pero políticamente armónica. No en vano días atrás Arie Derhi, líder de Shas, declaró que “se debe ampliar la construcción y fortalecer la posesión judía en Cisjordania con el objetivo claro de fijar hechos consumados en la región”[9].

El flanco externo, si bien molesta a Netanyahu, de ninguna manera representa un peligro existencial. Es de público conocimiento que el Congreso norteamericano, bajo una fuerte influencia del lobby judío, no va a permitir a su ejecutivo ningún tipo de sanción o decisión que afecte seriamente los intereses de Israel. También de los europeos se continuará escuchando algunos ladridos de enojo, tal vez una que otra medida grandilocuente, pero, como hasta hoy en día, se cuidaran de no pasar ciertos límites.

En situación extrema, y como ya ocurrió con la última cadencia de Netanyahu ante la imposibilidad de aprobar un presupuesto de acuerdo a exigencias contradictorias de la coalición, se recurre al conocido artificio: elecciones anticipadas. Por esta vía se pospone los enfrentamientos por un largo período para luego recomenzar todo de un principio. El mundo toleró que Israel dilate la paralización de la colonización civil en Cisjordania por casi 5 décadas. Hoy, más que en el pasado, no se palpan motivos serios para que lo mismo no continúe por otras 50 décadas.  

La opción de un gobierno transigente en manos de los partidos considerados de izquierda es una alternativa que probablemente requiera décadas o generaciones hasta que sea relevante. De acuerdo a las últimas elecciones disponen de solamente 48 escaños de los 61 mínimos requeridos para formar gobierno. Lamentablemente, la discriminación inherente de todos los partidos judíos en Israel cataloga de impuros a legítimos parlamentarios árabes miembros de partidos que representan esa población israelí e impide su participación en esta contienda ideológica.

Una visión realista de la región nos lleva necesariamente a la conclusión que seguramente  Israel continuará gobernada por coaliciones intransigentes y conquistadoras y el Estado palestino permanecerá por décadas o generaciones como un sueño o directamente pasará al olvido.

Ojala me equivoque

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 13-12-2013  http://daniel.kupervaser.com/

 



[1] “Lapid amenaza. Sin avances con los palestinos el gobierno en peligro”, Haaretz, 8-12-2013

[2] “Livni y Bait Hayeudi se pelean”, Nana 10, 11-12-2013

[3] “Benet: Bajar los precios y no asentamientos”, Ynet, 9-12-2013.

[4] “Liberman: No hay chance de acuerdo con los palestinos”, Ynet, 7-12-2013.

[5] “Kerry responde a Liberman y Yaalon”, Ynet, 8-12-2013.  

[6] “Una década de la iniciativa de Ginebra”, M. Mualem, Al Monitor, 9-12-2013.

[7] “Se acerca el momento de decisiones criticas de Netanyahu”, B.Ravid, Haaretz 9-12-2013

[8] “Netanyahu dispuesto a un compromiso histórico por la paz”, Ynet, 8-12-2013.

[9] “Derhi: Ampliar la construcción en todo Israel”, Arutz 7, 4-12-2013.

2 Comments on ¿Se le cierra el cerco a Netanyahu?

  1. Lidia Ostrovsky // December 13, 2013 at 4:48 pm // Reply

    Mas de lo mismo, como los tan tan tan de las campanadas, que ya nadie se percata del sonido, si estan o no a tono,
    ya estamos cansados de la inoperancia admitida,y de los mismos protagonistas, la obra teatral contunua,y se transforma en una serie televisiva, donde los oyentes esperan que pase algo.-

  2. Totalmente de acuerdo con Lidia Ostrovsky,generaciones de lo mismo,un abrazo Daniel,Inés

Leave a comment

Your email address will not be published.


*