Tragar sapos kosher

Debo reconocer que desconozco las preferencias culinarias y los platos predilectos de los más altos responsables de la cancillería norteamericana y de la Unión Europea. Sus intensos e  incesantes esfuerzos para promover progresos en las negociaciones entre israelíes y palestinos les copó sus atiborradas agendas imponiéndole reiteradas giras a la región. Es de suponer que en esas ocasiones estos distinguidos funcionarios fueron agasajados en Israel en opíparos banquetes con menús de la mejor cocina autóctona.

Pese al fracaso que pronostican la mayoría de los analistas, la perseverancia y tenacidad de estos diplomáticos extranjeros parece demostrarnos que no tienen una inclinación especial por los aromas y sabores de la tradicional comida del Estado Judío. Por el contrario, da la impresión que disponen de un paladar estropeado que los lleva a deleitarse en toda oportunidad que el anfitrión les hace tragar sapos kosher.

En estos días somos testigos de este tradicional ágape con que Netanyahu y sus camaradas agasajan a la diplomacia europea y norteamericana en vista de la acordada tercera ronda de liberación de prisioneros palestinos.

Como es sabido, el liderazgo actual de Israel no pudo contener su típico ensañamiento ante logros palestinos y, como aparente represalia, en las dos rondas anteriores dio rienda suelta a sus esfuerzos de conquista territorial de Cisjordania por medio de nuevos y provocativos planes de construcción de viviendas.

Consientes del carácter “cínico y repulsivo”[1] de esa conducta de Netanyahu, el canciller Kerry y sus pares europeos alertaron a Israel en términos diplomáticos  amenazantes días antes de la puesta en marcha de esta tercera ronda. “Un alto funcionario israelí señaló que el canciller norteamericano Kelly, su enviado directo a las negociaciones, Martin Indyk y otros altos jerarcas del país del norte, exigieron de Netanyahu y de otros ministros israelíes restringir en todo lo posible la publicación de planes de nuevas construcciones en respuesta a la liberación de prisioneros palestinos. El motivo aducido: el temor que estos anuncios provoquen el derrumbe de las conversaciones de paz”[2].

Los representantes de la Unión Europea fueron, de palabra, mucho más contundentes. “En un urgente encuentro con el Director General de la cancillería israelí, cinco representantes de los Estados más importantes de la Unión Europea advirtieron a Israel no hacer declaraciones públicas de construcción de nuevas viviendas paralelamente a la liberación de prisioneros palestinos a fin de mes. Si continúan construyendo en Cisjordania, los acusaremos de ser los responsables del fracaso de las negociaciones de paz, afirmaron los funcionarios europeos”[3].

La presión y las amenazas del exterior son, en la mente de Netanyahu, el escenario ideal. Su respuesta no se hizo esperar. “Un alto funcionario de Jerusalén informó que el Primer Ministro israelí tiene previsto anunciar la próxima semana, con posterioridad a la liberación de la tercera ronda de prisioneros palestinos, una larga  y amplia lista de nuevas licitaciones para la construcción de viviendas en los asentamientos de Cisjordania y en Jerusalén Oriental”[4].

Para Netanyahu, en esta oportunidad, tanto Kerry como los europeos se extralimitaron en sus advertencias. Esta conducta merece un escarmiento mucho más inclemente en términos israelíes: una buena porción de sapo kosher con un insoportable tufo político que estos atrevidos funcionarios tienen que tragar. “En la última reunión de la Comisión Ministerial de Legislación se aprobó con la mayoría de 8 ministros el proyecto de ley que anexa y expande la soberanía total de Israel al Valle del Jordán en Cisjordania”[5].

Si pretenden intervenir en conflictos de esta región como fieles representantes de sus gobiernos democráticos, estos distinguidos diplomáticos norteamericanos y europeos tienen solo una posibilidad: ser sirvientes obedientes de los intereses de Israel con la periódica implicancia de tragarse sapos kosher. Si no están dispuestos a ingerir estos tragos amargos e intentan cumplir a rajatablas la función de mediadores objetivos e irreprochables, según posiciones de sus gobiernos que sostienen la ilegalidad de los asentamientos civiles israelíes en Cisjordania,  sería más conveniente que devuelvan el nombramiento a su Congreso y Ejecutivo y se dediquen a la docencia.

Ojala me equivoque

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 29-12-2013  http://daniel.kupervaser.com/



[1] Los adjetivos pertenecen a Yuval Diskin, el recientemente retirado Jefe de los Servicios de Seguridad de Israel. Ver “Diskin: La liberación de presos es repulsiva. Netanyahu es débil”, Ynet, 4-12-2013.

[2]  “EE.UU presiona a Israel no anunciar nuevas viviendas en asentamientos después de la liberación de prisioneros”, Haaretz, 18-12-2013

[3] “Europa a Israel: Si continúan construyendo en Cisjordania, los acusaremos de ser los responsables del fracaso de las negociaciones de paz”, Haaretz, 17-12-2013

[4] “Netanyahu negó el pedido norteamericano de postergar la publicación de las licitaciones”, Haaretz, 25-12-2013.

[5]  “Ministros aprobaron proyecto de anexión a Israel del Valle del Jordán”, Ynet, 29-12-13.

2 Comments on Tragar sapos kosher

  1. Lidia Ostrovsky // December 30, 2013 at 3:17 pm // Reply

    Mas de lo mismo, esta musica ya la conozco, y este teatro tambien. No se a quien darle el premio Nobel del aburrimiento,
    pero si a quien darle el de la hpocresia.- Porque soltar al vuelo aguilas al acecho, en lugar de no ceder un poco de tierras que no nos pertenecen, es algo muy dificil de aceptar como normal.-

  2. Lidia Ostrovsky // December 30, 2013 at 3:19 pm // Reply

    Mas de lo mismo, esta musica ya la conozco, y este teatro tambien. No se a quien darle el premio Nobel del aburrimiento,
    pero si a quien darle el de la hpocresia.- Porque soltar al vuelo aguilas al acecho,con las garras llenas de sangre judia, en lugar de ceder un poco de tierras que no nos pertenecen, es algo muy dificil de aceptar como normal.-

Leave a comment

Your email address will not be published.


*