Netanyahu sin "margen protector" político

El carácter asimétrico del actual conflicto alrededor del operativo Margen Protector es el factor determinante para que, tras 40 días de confrontación (con algunos días de tregua), ambas partes declaren victoria y se comporten como victoriosos. La continuidad de escaramuzas y una falta de perspectiva de tregua definitiva en el horizonte dio lugar a la configuración de una situación con un significado práctico: se trata de un empate estratégico.

Esta clara falta de definición ante las tajantes promesas del premier israelí junto a rumores de dadivosas concesiones que Israel seria obligada a otorgar para permitir una tregua prolongada, exasperaron los nervios de activistas e Intendentes de ciudades lindantes con Gaza, uno de los principales objetivos de los bombardeos de Hamas[1].

Pese a crear un ambiente poco propicio para Netanyahu, estos activistas del sur del país no son su problema principal. No en vano ellos mismos se manifiestan “no contra el gobierno, sino contra la política de los últimos 14 años sin decisiones” El Primer Ministro israelí tampoco se debe sentir preocupado por protestas de la izquierda con sermones a favor de la paz en boca del destacado escritor David Grossman. Esta plataforma es totalmente marginal y con muy poco peso político en Israel de estos días.

El serio problema de Netanyahu está en su sustento político, allí es donde se está quedando sin su Margen Protector.

Con seguridad, Netanyahu no se puede olvidar el “delicado” tratamiento que  le concedió la derecha israelí como consecuencia de acordar mínimas concesiones territoriales  a Arafat cuando firmaron juntos el Tratado de Wye Plantation en 1998: un desplante que lo dejó en el exilio político por varios años, inclusive a costo de ver la izquierda asumiendo el poder.  

Todo comenzó en pleno desarrollo de los combates cuando Dani Danon, Vice Ministro de Seguridad, declaró que “Netanyahu fracasó y se maneja con extrema delicadeza con Hamas”[2]. Netanyahu le exigió la inmediata renuncia al cargo ejecutivo aunque al quedar en funciones como miembro del parlamento, inclusive en su mismo partido, Danon introdujo un signo de interrogación en el futuro apoyo a la coalición gubernamental.

Detrás de Danon surgieron otros nubarrones negros en la coalición. Tanto Liberman como Bennet expresan continuamente su malestar ante la insistencia de Netanyahu en llegar a un acuerdo con Hamas en vez de tratar de abatirlo totalmente.

La matemática podría jugar una mala pasada a Netanyahu. Ambos ministros lideran a 24 miembros del parlamento que sumados a otros posibles rebeldes del Likud (Danon, Erdan, Feiglin,) podrían adelantar elecciones y así derrocar a Netanyahu imposibilitado cuantitativamente de movilizar alternativas como por ejemplo a Avoda y/o ultra ortodoxos.

Pero aquí no terminan las complicaciones de Bibi. Los artículos de opinión de este último fin de semana reflejan claramente que sectores populares que tradicionalmente apoyaron a Netanyahu también se sienten defraudados y decepcionados frente aquellas soluciones tajantes y rápidas que prometió.

Para unos, Netanyahu está jugando con el honor nacional. “Lo más importante y lo que más molesta es la sensación de humillación pues si coincidimos o nos oponemos a la conquista de Gaza, es muy claro que continuamos perdiendo nuestro honor nacional ante el mundo e inclusive ante nosotros mismos. Humillación nacional que fácilmente se convierte en humillación personal”[3].

Otros protestan por el largo proceso de perdida de iniciativa, de ser el factor que fija y conduce para ser conducidos y solo buscar respuestas. “Por el momento da la impresión que Hamas decidirá si y cuando dar por finalizado el operativo. En otras palabras, el enemigo fijará cuándo habrá silencio y cuándo se abre fuego”[4].

Un conocido rabino se quejó de la falta de pericia en el manejo del operativo. “Netanyahu, el Ministro de Defensa y el Comandante del Estado Mayor del Ejército exhibieron una terrible debilidad, falta de confianza en su pueblo y sus aptitudes, temblaron de pavor ante las fieras de Hamas, y con toda la intención de proteger la vida de nuestros soldados se achicaron en todos los frentes demostrando una cobardía incompatible con sus funciones”[5].

No hay duda que la crítica más demoledora la expuso un renombrado artista y columnista muy reconocido por su apoyo al actual gobierno e inclinación de extrema derecha. “Todas las imágenes a la vista de nuestros ojos nos dibujan una derrota total de Hamas y un regreso de Gaza 30 años atrás. Pero no se equivoquen. Ellos no fueron abatidos. Todo lo contrario. Esto fue un claro triunfo de Hamas sobre Israel, inclusive una brillante victoria. Hamas quería guerra y la consiguió. Israel no la quería y se vio obligada a enfrentarla en combinación con deshonra. De ahora en más no será posible relacionarse con Hamas como una pandilla marginal de bandidos. Se trata de un enemigo a quien no logramos vencer y aparentemente tampoco lo podremos hacer en el futuro”[6].

La conclusión dentro del mismo periódico, vocero de la derecha israelí, no se dejó esperar. “El dúo Netanyahu-Yaalon nos demostró ser delicado y débil con mucha experiencia de retórica hueca sin ningún contenido. Ellos se tienen que retirar, y rápido. En el parlamento actual no hay posibilidades de un cambio en la coalición gobernante. Por lo tanto, para desprendernos de este gobierno civil-laico-occidental no hay otra alternativa más que nuevas elecciones. Adelantar las elecciones cuanto más se pueda es de interés primordial para la derecha”[7].

Si continúa con su actitud negociadora, Netanyahu podrá garantizar su permanencia en el poder si mágicamente es capaz de lograr una rendición incondicional de Hamas. Algo ilusorio. Alternativamente, si quiere salvar su pellejo político, tiene la posibilidad de dar al ejército la orden inmediata de conquistar Gaza y abatir a Hamas, inclusive sin tomar en cuenta trágicas e impredecibles consecuencias.   

De no ser así, probablemente seamos testigos del comienzo del segundo exilio político de Netanyahu.

Cayendo abatido por Hamas, Netanyahu no debe sentirse solitario. Le harán compañía otros Primeros Ministros (Peres, Barak y Olmert) que fueron abatidos por ejecuciones políticas quirúrgicas al mejor estilo hamasico.

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 20-8-2014   http://daniel.kupervaser.com/blog/

 [1] “El acuerdo nos deja como rehenes en las manos de Hamas”, Ynet, 19-8-14

[2] “Netanyahu exigió la renuncia de Dani Danon”, Ynet, 15-7-14

[3] “Humillación de largo alcance”, Avi Segal, Besheva, 14/8/14

[4] “Una montaña de un grano de arena”, Dr. Ron Braiman, Arutz 7, 16/8/14

[5]  “El gobierno rediseña el acuerdo Oslo C”, Rabino Dr. Elihau Zini, Arutz 7, 12/8/14

[6]  “Pese a lo que dice Israel, el triunfo fue de Hamas”, Dudu Elharar, Besheva, 14/8/14

[7]  “Y ahora, a las urnas”, Betzalehel Shmotritz, Besheva, 14/8/14

2 Comments on Netanyahu sin "margen protector" político

  1. Lidia Ostrovsky // August 20, 2014 at 6:54 pm // Reply

    Paginas y mas paginas de lo mal que hace ISRAEL EL TRABAJO, pero nadie, dice como hacerlo mejor,para lograr el objetivo, destruir a JAMAS. A MENOS QUE SEA BOMBARDEAR TODO GAZA, Y QUE NADIE , NI LAS MOSCAS QUEDEN VIVAS, porque no he leido ninguna opcion logica y possible para derrotar a JAMAS, Espero de UD DANIEL, algun metodo, efectivo y contundente, porque cambiar el gobierno no es, cambiar de tactica, pero por cual?, que no sea eliminar a todo el pueblo de GAZA, y despues ,que escriba el capitulo siguiente.-Ya mataron al jefe de la banda, y la banda sigue, con otro jefe, que de estos no faltan. De quien es el teriunfo, no viene al caso, que todo esta como era entonces, es importante. Esto es como las tlenovelas, aparecen y desaparecen personajes, interminables, pero mucho mas tragico.-

    • Ángel Catena // August 22, 2014 at 10:24 am // Reply

      Hola, Lidia. Hacerlo mejor significa negociar políticamente y de igual a igual entre los dos pueblos, cumpliendo las resoluciones de la ONU pendientes de ejecutar desde hace mucho tiempo. Si no respetan mi casa, si roban mis tierras y las de mis hermanos tarde o temprano me rebelaré. Y no estoy hablando de Hamas, estos descerebrados existen porque se aprovechan de las circunstancias para dar rienda suelta a la violencia. Eso sí, fueron creados por los servicios secretos de los EEUU y la complicidad israelí. A imagen y semejanza de Al Qaeda, vaya.
      Así pues, dados los intereses creados, si no analizamos la historia y los datos que podemos extraer de ella -como hace Daniel Kupervaser con total objetividad-, nos veremos abocados bien a una gangrenosa continuidad del conflicto bien a un genocidio vía imposición del poderoso ejército israelí. Por mi parte, yo digo: No a la guerra!!!

Leave a comment

Your email address will not be published.


*