El rebaño rezonga y el saqueo continúa

Naor Narkis intentó ilusoriamente resucitar un muerto.

Este joven israelí, radicado en Berlín, se convenció que llegó el momento de movilizar sus pares israelíes que en su gran mayoría se ven imposibilitados en el  Estado Judío de formar familias con bases de una sólida independencia económica. Este idealista principiante pensó que demostrando la arrasadora injusticia del sistema israelí comparando el precio del postre Milky, con respecto al berlinés, sería suficiente para poner en marcha un gran movimiento popular capaz de obligar al liderazgo a un dramático giro ideológico.

Lo que el joven Narkis no tuvo en cuenta es que en Israel la protesta popular masiva por motivos sociales hace años dejó de existir y difícilmente resucite. Es de suponer que en dos semanas más, con titulares en la mayoría de los medios, esta ola de protestas pase a la historia, al igual que la del verano de 2011. Como máximo la iniciativa de Naor Narkis le puede significar un jerárquico puesto en alguna lista partidaria con total impotencia de modificar esa injusta realidad.   

El liderazgo israelí de los últimos tiempos, especialmente en la última década con Netanyahu en función de Primer Ministro y Ministro de Finanzas, inyectó en la sociedad una dosis letal de conducta de rebaño que la inmunizó de toda reacción en contra del saqueo, tanto de tierras palestinas como de la retribución del trabajo – la principal fuente de ingreso de la gran mayoría de la población.

El acorde final de este triste intento se concretó en una fallida manifestación en Tel Aviv con la presencia de unos pocos, acto que no se puede interpretar de otra manera más que el rezongo de un rebaño en una sociedad sumisa.

El previsto fracaso de Narkis de ninguna manera tiene que confundir. Los resultados de la actividad económica israelí de la última docena de años, esa que Netanyahu fue el principal conductor, fueron groseramente desproporcionados a favor de una delgada capa de magnates y sus jerárquicos funcionarios en detrimento de la enorme mayoría de la población que vive de su modesto salario.

Desde que Netanyahu asumió el cargo de Ministro de Finanzas en el gobierno de Sharon en 2003, hasta finales del presente año, la economía israelí marcó un significativo crecimiento real (no nominal) de aproximadamente el 58%.

En el mismo periodo la población creció en un porcentaje total del 25%.

En un orden económico normal, más o menos equitativo, y con esos indicadores, seria corriente suponer que el salario real se incrementara en una proporción cercana al 26%. De esta manera se permitirá que tanto los asalariados veteranos mas los nuevos que se incorporaron gocen de los mismos beneficios proporcionales al aumento en la capacidad productiva.

Lamentablemente, en el marco de ese espacio de tiempo la política económica guiada por Netanyahu se alejó totalmente de esas bases. El índice de incremento del salario real para el periodo de 12 años analizado en Israel nos muestra un crecimiento total del 8%[1].  En la práctica se está hablando de un estancamiento y que la población asalariada vive hoy a niveles económicos cercanos a aquellos de 12 años atrás.

Ahora surge la pregunta ¿A dónde fue a parar la diferencia? Como la respuesta es muy incómoda no se puede esperar que el ejecutivo israelí la difunda.

Ocasionalmente en estos días se dio a publicidad un importante informe de una institución de reconocida seriedad. Se trata del “Informe de la riqueza en el mundo – 2014” del Banco Credit Suisse[2]. Según dicho informe, en el año 2014 el 67% del capital acumulado en la economía israelí desde su independencia pertenece al decil (la decima parte) de la población con mayores ingresos, un salto abismal respecto del 62% desde principio de los 2000. Este dato coloca a Israel en la decima posición del mundo de quienes más crecieron en la concentración de la riqueza en mano de unos pocos. El informe agrega, además, que Israel continúa escalando posiciones entre las economías desarrolladas donde la inequidad distributiva es cada vez mayor.

Con el amparo de las políticas de Netanyahu, una reducida capa de millonarios israelíes expolió casi todo el incremento en la productividad de quienes aportaron con sus manos y cabeza a lograrlo.

Netanyahu se debe sentir orgulloso por imponer una nueva escala de valores sociales en el judaísmo moderno. Ahora queda demostrado que los sermones de aquellos conocidos intelectuales y rabinos judíos son en su mayoría cuentos.

En el terreno social, la discriminación y el racismo en vez de igualdad de derechos, como lo afirmó recientemente el Presidente Rivlin[3]. En el ámbito económico, el capitalismo arrasador y salvaje que saquea el trabajo en vez de la histórica equidad y solidaridad social, como lo dicen los números. En el espacio político, la sumisión y obediencia ciega en vez del debate abierto, como lo demuestra la conducta de rebaño que caracteriza el comportamiento de la mayoría del pueblo judío.

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 22-10-14  http://daniel.kupervaser.com/



[1]  Todos los datos fueron obtenidos de estadísticas del Banco Central de Israel y la Oficina Central de Estadísticas de Israel.

[2]  “Global Wealth Report – 2014”, Credit Suisse Bank, October 2014.  

[3] “Rivlin: Sociedad israelí, enferma de racismo”, Israel en Línea, 20-10-14 

4 Comments on El rebaño rezonga y el saqueo continúa

  1. Daniel Gelbert // October 21, 2014 at 9:14 pm // Reply

    Yo creo que los ciudadanos israelies estamos en una trampa en la que todas las corrientes sionistas son responsables en distinta medida.En lo material se fomenta el ingreso de masivas cantidades de dinero sea por empresarios,especuladores,filantropos ,immigrantes o delincuentes.En T.A sobresale la actividad bancaria,de Seguros y de Servicios que ha dado lugar a un tipo de ” yuppy” vernaculo.En lo social el ejercito y la religion son los referentes de valores de la sociedad israeli. En el caso del ejercito,incluso el entrenamiento para recibir o dar ordenes y establecer un orden algo tan importante en la actividad laboral.
    A eso se le agrega los “curros” como las grandes y tempranas jubilaciones de los militares o la ordenacion como rabinos de policias para aumentar sus ingresos.Los contactos permiten la creacion de Start-ups y algunos han conseguido el sueño americano.Se ha formado una clase media rica pero grande (acordate del informe de 15.000 cuentas superiores al palo verde)
    Esa clase privilegiada actua de colchon frente al publico ayudada por los complejos y prejuicios de cada etnia y la posibilidad permanente de guerra o terrorismo.Si recordas la pelicula “Salomonico” tenes la clave,explotemme que es mas rapido que peliar por mis derechos.el tema es muy largo y no pasa por la ocupacion.

  2. Inés Olarra // October 22, 2014 at 12:42 am // Reply

    El ingreso de dinero y su distribución son algo muy distinto,la justicia debería cambiar,un abrazo Daniel de Inés

  3. Lidia Ostrovsky // October 22, 2014 at 1:50 pm // Reply

    ¿Deque justicia me hablan, porque yo no he visto ninguna, en el area economica, ni figura,no existe.-

  4. Respiro “aliviada” al constatar….

    … Que en todas partes cuecen habas.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*