Halcones israelíes dentro de un bazar persa

El acuerdo de Irán con las seis grandes potencias puso punto final a 25 años de primavera israelí.

Tras el desmoronamiento de la Unión Soviética y el encumbramiento de EE.UU como única superpotencia mundial, Israel aprovechó la influencia de AIPAC y donantes judíos a políticos del país del norte  para consolidarse como la incuestionable potencia regional en Medio Oriente.

Haciendo valer este predominio estratégico regional, sus sucesivos gobernantes, con la excepción de Rabin, se cubrieron con amenazantes plumas de halcón adoptando políticas intransigentes y avasalladoras. No se negocia ni hay lugar a compromisos, sobre todo territoriales. Se impone y se doblega. Adversario que no se encamina por esa ruta se lo descalifica de inmediato como interlocutor fiable  bajo el pretexto “no hay con quien hablar”.

Ya consolidada, la revolución de los Ayatollahs iraníes se fijó como objetivo llegar a un equilibrio estratégico regional y de esa manera poner fin a la prepotencia israelí. El discurso enarboló la bandera de la destrucción de Israel, consigna que hacia afuera enardeció a su pueblo. Su liderazgo pragmático tenía muy claro que se trata de una “misión imposible” si se tiene en cuenta que por ese camino se van a enfrentar a un Israel protegido por EE.UU y asentado sobre bases políticas, estratégicas y económicas (no sociales) tan firmes como cemento armado . Para convencerse solo basta con informarse en Israel del multimillonario caudal de inversiones chinas, uno de los más cercanos amigos de Irán.

Con ese objetivo el liderazgo iraní puso en marcha un complejo plan de equipamiento con modernas capacidades bélicas y el desarrollo de potencial nuclear como broche de oro. La viveza de los Ayatollahs les permitió captar que el posicionamiento como potencia regional no requiere su materialización en una ojiva nuclear de un misil de largo alcance, sino que la táctica más productiva es demostrar que se está en el umbral y ahí frenar para cosechar beneficios.

Ese es el gran logro y la lección que el bazar persa le dio a los halcones israelíes.  

Es muy difícil suponer que el liderazgo de un país, por más tirano que sea, este en condiciones de arrastrar a su pueblo a un suicidio colectivo resultado de la ocurrencia de un ataque nuclear a otro país. Más aun, distinguidos expertos en estrategia militar (Aharon Yadlin, Ehud Barak, Ytzhak Ben Israel) ponen serias dudas en las posiciones que justifican la presencia de amenazas existenciales a Israel como consecuencia del acuerdo mencionado.

Con mucha razón Obama critica a Netanyahu argumentando que no propuso ninguna alternativa mejor. En el peor de los casos, el acuerdo de las potencias con Irán promete logros superiores a los maximalistas del plan del premier israelí.

La posición oficial israelí se basaba en la imposición del desmantelamiento total de la capacidad nuclear iraní, condición inaceptable para los líderes de ese país  bajo cualquier circunstancia, sobre todo si se tiene en cuenta el manto de protección que EE.UU le brinda a Israel en su conocida “ambigüedad atómica”.

Ante la ineficacia de todo tipo de boicot económico, Netanyahu presionó insistentemente en la opción militar. La mayoría de los expertos coincide en la evaluación que una acción de este tipo, en el mejor de los casos, podría retrasar el programa iraní en no más de 2 a 3 años, con casi seguros y catastróficos efectos colaterales: conflagración bélica regional y justificación del desarrollo de la bomba atómica iraní. Después de la experiencia del operativo Margen Protector, tampoco se debe descartar la posibilidad que la diáspora judía sufra serias consecuencias y represalias como resultado de su robótica identificación con el accionar de Jerusalén.

Cada minuto de tranquilidad bajo el cumplimiento del acuerdo es ganancia neta. Hasta 10 años, más que una eternidad en el calendario levantino. Más aún, si en cualquier momento el país persa decide violar lo acordado, de inmediato se regresa a foja cero con todas las posibilidades sobre la mesa que tanto reclama Netanyahu.

Netanyahu no se rindió. Con la ayuda del lobby judío del país del norte se propone sabotear las  posibilidades de ratificación del acuerdo en el Congreso estadounidense. Otro ejemplo más de desprecio por valores democráticos universales.

Ya hay quien vaticina otro craso error táctico con sus consecuentes perjuicios para Israel, no importa el resultado. “Si falla en su intento, necesariamente se distanciará de la mitad del electorado de EE.UU. Más peligroso aún puede resultar un triunfo de su parte. Un fracaso de Obama significará una humillación del Presidente de EE.UU y su gobierno, pérdida fatal del apoyo del partido demócrata, desmoronamiento de la coalición internacional que negoció frente a Teherán, y por último, dar carta blanca a los iraníes para llegar a la fase final de su bomba anti-sionista, esta vez con el apoyo de muchos países del mundo”[1].

Netanyahu solo puede aspirar a premios consuelos. Una dadivosa recompensa de Obama en términos de un significativo incremento cuantitativo y cualitativo de la ayuda militar a Israel. En el frente interno, el respaldo incondicional de los partidos de la oposición judía a su accionar, al igual que durante el operativo Margen Protector. Esto  demuestra que en los puntos centrales del conflicto de Medio Oriente, el 95% de la población judía está detrás de Netanyahu. Madurez democrática digna de admiración.

Ojala me equivoque.

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 16/7/2015   http://daniel.kupervaser.com/

[1] “En la confrontación entre Netanyahu y Obama, Israel pierde”, Chemi Shalev, Haaretz, 14/7/15

1 Comment on Halcones israelíes dentro de un bazar persa

  1. Lidia Ostrovsky // July 16, 2015 at 8:28 pm // Reply

    Y dale que dale ,con el peligro, la amenaza, es cpmp decir, vendra una tormenta, aunque haya cielo Azul, me parece que si hay que apaciguar con Buena voluntad, es al enemigo, que sabe lo que le conviene y lo que no.- No es tonto, sabe lo que le puede pasar.-.L a paz y el acuerdo conviene a todos menos a los fabricantes de armas y de bombas.- PERO SI AL MUNDO.-

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. Halcones israelíes - La Voz Judía

Leave a comment

Your email address will not be published.


*