Cuando iglesias queman, el diálogo interreligioso se hace humo.

 

El extremismo judío no se resigna en Israel. Tiene sus motivos. Ante declaraciones que se interpretan rutinarias y poco convincentes desde los más altos niveles políticos, el caldo de cultivo del fundamentalismo religioso y colonialista hierve y continúa burbujeando.

Si se miden sus expresiones en niveles y volúmenes, estos ya sobrepasan en importancia al vulgarismo de los miles y miles de comentarios aberrantes en redes sociales de Internet. Hoy ya es parte de estratos institucionales.

Para Miky Zohar, parlamentario del Likud (el partido de Netanyahu), pese a quemar vivos a un bebé y su padre, “el pirómano que incendio la casa del palestino en la aldea Duma no tenía ninguna intención de asesinar a nadie”[1]. Un día antes, Eliraz Fein, conocida activista de derecha del la colonia judía Ytzhar en Cisjordania, justificó sin tapujos el accionar de extremistas judíos en los últimos días: ” Eliraz Fein expresó su incondicional apoyo a los sospechosos de la quema de la iglesia de Tabgha y atacó a quienes repudian el terror judío en Duma”. “Judíos que se disculpan son patéticos. Solo de esa manera se puede disuadir a árabes”, afirmó[2].

Reuven Rivlin, Presidente de Israel, tomó una posición digna de respeto y admiración. Sus inmediatos y contundentes repudios fueron una estrella fugaz en esta sociedad cada día más fanática.  Esta valiente actitud no pasó desapercibida por la intolerancia de nuestros días. Una ola de anónimas amenazas de vida obligaron a mayor atención en su vigilancia personal hasta llegar a su cumbre cuando un director de escuela religiosa de Jerusalén canceló una visita presidencial aduciendo su disconformidad con los repudios de Rivlin a los últimos acontecimientos[3].

Sobre este trasfondo, días atrás se dieron a conocer declaraciones de Bentzi Gopstein, fundador y cabecera de “Leava” (llamarada en hebreo), ONG cuyo objetivo declarado es impedir la asimilación de judíos en Tierra Santa. Sus pocos aunque intensos años de existencia le acreditaron a esta organización un notorio accionar violento con el objetivo de discriminar y eliminar en lo posible todo vestigio no judío de Israel. Dos de sus activistas incendiaron el jardín de infantes árabe-israelí de Jerusalén en Noviembre de 2014. Los hermanos Shlomo y Najman Twito fueron detenidos y acusados por el hecho. En el juicio se confesaron culpables y recibieron la irrisoria pena de dos años de cárcel. A la salida del juzgado, entre risas y cantos de alegría, estos hermanos declararon: “Valió la pena. El precio de la pena lo justifica”[4].

Sin la menor intención de desprestigiar la firma, Gopstein proclamó en un panel de debate que “sin ninguna duda hay que quemar iglesias en Israel”[5]. Esta resonante declaración de guerra a la iglesia no conmovió a la sociedad israelí. No es para menos. Tan solo un par de días con anterioridad el poderosísimo Servicio de Seguridad de Israel (Shavak) le informó al Ministro de Defensa que no hay pruebas para declarar a “Leava” como organización prohibida y fuera de la ley[6]. Son unos santos.

Atentos al peligro que se les avecina, la jerarquía de la iglesia católica en Israel presentó una denuncia en la policía local contra Gopstein y su organización por incitación a la violencia. Ante una clara pasividad y llamativo desgano por parte de la policía local, conducta no fuera de lo normal en casos de incitar a la violencia y discriminación especialmente de no judíos, la representación papal en Israel se dirigió al Asesor Jurídico del Gobierno y al Fiscal General del Estado exigiendo la presentación inmediata de una acusación contra Gopstein por incitar al racismo[7]. Gopstein fue interrogado quedando en completa libertad.

Nadie se debe sorprender de la reacción apática y desinteresada de parte de la gran mayoría de la sociedad israelí. Lo que llama poderosamente la atención es la repentina e inexplicable desaparición del escenario público de aquellos rabinos que no perdieron oportunidad de fotografiarse y jactarse de sus lazos personales con el Papa Francisco en honor del llamado “dialogo interreligioso”. ¿Cómo es posible que un rabino que se considera un amigo personal del Papa Francisco lo deje solo y amenazado de fuego por judíos en nombre del judaísmo? ¿Qué confianza puede proyectar un rabino que hoy no hace escuchar su voz en medios importantes como entonces cuando un año atrás declaró: “En nuestro tiempo debe haber un diálogo interreligioso y un compromiso entre las religiones. Un hombre de Dios, ya sea un rabino o un sacerdote, tiene que tener coraje espiritual. Como los profetas, no puede callar ante la iniquidad[8]

No todos callaron. Julian Schvindlerman no perdió la oportunidad de polemizar y anteponer anteojeras a la colectividad judía para confundir una posible comprensión de la realidad. Quien cumple la función de Asesor Político de la DAIA en Argentina atacó groseramente a la Iglesia Católica pues deben saber que “es Israel el único país de la región donde los católicos están plenamente preservados físicamente y sus lugares santo, resguardados”. Por lo tanto sus autoridades deben dejar de preocuparse de extremistas en Israel[9]. Lo que intencionalmente olvida de mencionar Schvindlerman es que en los últimos 5 años las hordas judías cometieron 44 ataques contra iglesias y mezquitas, sin que la policía haya presentado una sola acusación judicial[10]. Impunidad total con fuerte tufo racista.

Da la impresión que cuando en Israel arden iglesias y se escucha en boca del pirómano la plegaria “Baruj Hashem” (Gracias a Dios en hebreo) en vez de Allahu Akbar (Alá es el más grande en árabe), al Shavak se le queman los papeles y los rabinos del diálogo interreligioso se hacen humo.

Nadie se debe sorprender si en un futuro cercano el Papa Francisco prescinde de la ayuda de quienes pueden llegar a comportarse, como en este caso, como muletas desleales.

Ojala me equivoque.

Daniel Kupervaser

Herzlia – Israel   13/8/2015 http://daniel.kupervaser.com/

[1] “El pirómano de Duma no se proponía asesinar”, Walla, 4-8-15

[2] “Activista de derecha sobre el ataque en Duma: acto debido y correcto”, Walla, 3-8-15.

[3]  “Presidente de Israel: persona no grata en escuela de Jerusalén”, Radio Tzahal, 22-8-15

[4]  “Dos años de cárcel a pirómanos del jardín de Infantes de Jerusalén”, Haaretz, 22-7-15

[5] Bentzi Gopstein: Hay que quemar iglesias en Israel”, Canal 10 TV Israel, 5-8-16

[6]  “Shavak: no hay pruebas para poner a “Leava” fuera de la ley”, Haaretz, 4-8-15

[7]  “El Vaticano a Israel: acusar a Gopstein por incitar al racismo”, Haaretz, 9-8-15

[8]  “Entrevista al Rabino Skorka”, Diario El Mundo, 25-5-14

[9]  “¿A la Iglesia Católica solo le preocupan los extremistas en Israel?, Radio Jai, 11-8-15.

[10] Facebook Hiddush – ONG judía  por la libertad religiosa e igualdad.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*