Etiquetarse con argumentos ridículos

 

Políticos israelíes suelen burlarse periódicamente del liderazgo palestino aduciendo que no pierden oportunidad de perder oportunidades políticas.  Paradójicamente,  nadie puede dejar de asombrarse como la Hasbará (difusión oficial) israelí no pierde oportunidad de perder toda batalla mediática. En estos días fuimos testigos de un nuevo y estruendoso fracaso.

Tras varios años de titubeo, tartamudeo político, presiones y amenazas, finalmente la Comunidad Europea tomó la decisión. El ente del viejo continente  ha aprobado una directriz que obliga a los estados miembros a especificar la procedencia en las etiquetas de los productos elaborados en los territorios ocupados por Israel y a eliminar, por tanto, el ‘Made in Israel’ de sus envases y etiquetas. La decisión de Bruselas se refiere a los bienes producidos en las zonas ocupadas desde 1967, que incluyen Cisjordania, Jerusalén Este y el Golán. 

Hasta el último minuto Israel presionó para evitar o postergar la decisión. Desde el momento que la suerte quedó echada, la diplomacia israelí pasó al ataque. Lamentablemente en esta nueva oportunidad se volvió a equipar la Hasbará con munición fallida, con argumentos ridículos.   

  1. Doble rasero

“Estas medidas son discriminatorias. Es un doble rasero. Es intolerable que Israel sea el único país al que se le aplican esta política cuando hay más de 200 conflictos territoriales en el mundo”, declaró el Ministerio de Exteriores en Jerusalén.

Es probable que el dato de 200 conflictos sea verídico, aunque es de suponer que solo en muy pocos se presenta el problema de colonización civil y usurpación de  territorios conquistados y bajo dominio militar. Más aun, en la base del argumento del doble rasero está el reconocimiento que Israel comete un delito de guerra con la colonización de Cisjordania, pero los europeos deberían tener en cuenta que hay otros países más perversos que deben ser tratados con prioridad. Si se está convencido que Israel no comete un delito de guerra con la colonización, entonces no hay motivos para presentar este argumento.

  1. Los únicos perjudicados serán los palestinos.

“La economía israelí es fuerte y aguantará esto, pero quienes saldrán más afectados son los palestinos que trabajan en las fábricas israelíes en Judea y Samaria (Cisjordania)”, arengó Netanyahu.

Resulta admirable como la decisión europea hizo florecer repentinamente en Netanyahu y empresarios judíos de Cisjordania esa oculta y central preocupación de su gestión por el bienestar económico de los palestinos. Como que todo el mundo no sabe que la corrida de empresas judías a Cisjordania se motivó básicamente por la recepción prácticamente gratuita de tierras usurpadas  de lo que tendría que ser el Estado Palestino y por los salarios irrisorios que se pagan a obreros de ese pueblo. Lo que todavía no entendió la Hasbará israelí es que aspiraciones nacionales de un pueblo dominado por un conquistador no se aplacan con dinero tal como se compra poder en EE.UU.

  1. No promueve la paz

“Esto es injusto. Es una simple distorsión de la Justicia y de la lógica y creo que también hace daño a la paz, no hace avanzar la paz”,  manifestó Netanyahu en sus críticas a la decisión europea.

Gracias a medio siglo de usurpación de tierra, establecimiento de empresas  y colonización judía en  Cisjordania, un conflicto entre ejército y grupos terroristas armados fue transformado en un  “conflicto popular de dos pueblos”.  El enfrentamiento directo de los dos pueblos, resultado de la negativa de una separación imprescindible, está convirtiendo a la región en un infierno.  El mundo se pregunta asombrado por el argumento: ¿Qué paz puede entorpecer la medida europea? ¿No será todo lo contrario?

4 La irracionalidad de recurrir al antisemitismo.

“Altos políticos israelíes, inclusive de la oposición, calificaron la iniciativa de antisemita, comparándola con las estrellas amarillas que los judíos fueron obligados a llevar durante el Holocausto”.

En una actitud totalmente reprobable, políticos israelíes, optan por recurrir al agravio conscientes de la ridiculez y deficiencia de ese ofensivo argumento. Solo cabe preguntar si el Estado Judío hará valer lo que argumenta son sus valores morales y prescindirá de las condiciones arancelarias preferenciales que le continúan ofreciendo esos antisemitas europeos. También debe surgir la pregunta si Netanyahu se olvidó de esa estrella amarilla cuando fue a mendigar por 50 mil millones de dólares durante 10 años a la oficina de Obama, que ocasionalmente también puede ser considerado antisemita pues en declaración pública de su vocero no se opone al etiquetado impuesto por Europa. ¿Quién es aquí el hipócrita?

El liderazgo de Israel tiene que entender que “la actitud europea obligando a etiquetar los artículos producidos en los asentamientos por separado del resto de productos israelíes es un llamado de alerta de amigos que tratan de dar una mano a un país que se hunde en un pantano de colonización y se aleja de valores occidentales y democráticos. El efecto del etiquetado será insignificante. Su importancia radica en su mensaje político, según el cual Cisjordania no es parte de Israel y el mundo moderno se opone enérgicamente a los asentamientos”[1].

El único argumento que podría despertar cierto consentimiento por parte de los países del mundo, aunque nada seguro, seria los derechos bíblicos del pueblo judío a esos territorios. Esta actitud necesariamente exige imponer la soberanía israelí con la consecuente, inevitable e inmediata concesión de ciudadanía a la población palestina que lo habita, o sea, la creación de un estado binacional. El remedio mucho peor que la enfermedad.

Israel no puede continuar con la política de status quo de Netanyahu. Es totalmente impostergable que Israel defina lo que pretende de Cisjordania. El destino de Israel lo fija su pueblo y no puede depender de palestinos rebeldes o dóciles, como nos trata de convencer Netanyahu. La continuidad de esa ambigüedad (dominio militar con colonización civil) proyectará a Israel en el  mundo con una etiqueta repleta de argumentos ridículos.

Ojala me equivoque.

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel  17/11/2015  http://daniel.kupervaser.com/

[1] Editorial diario Haaretz, 13-11-15  

1 Comment on Etiquetarse con argumentos ridículos

  1. lidia ostrovsky // November 17, 2015 at 8:37 pm // Reply

    Nadie da un paso al costado. Mientras el odio sea el común denominador de este conflicto, la cosa ira para peor. Y ahora con la actitud tenebrosa e irracional de los islamistas, la razón se inclina para ISRAEL. No quiero imaginarme con el EI, rodeando a ISRAEL, CON EL CONSENTIMIENTO PALESTINO.-

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. Etiquetarse con argumentos ridículos | Habonim Dror Argentina

Leave a comment

Your email address will not be published.


*