Política, política, perseguirás

 

Transcurrieron más de dos décadas desde el atentado en AMIA y un año de la misteriosa muerte del fiscal Nisman. En todo este tiempo la justicia argentina continúa estancada en el proceso de esclarecimiento y enjuiciamiento de sus posibles culpables. Esta inadmisible dilatación junto con la revelación de intentos de encubrimiento, perturbaciones, desviación e intromisión de factores políticos en la investigación, fue creando un ambiente cada vez más tenso entre todos aquellos que abogan por un estado de derecho, especialmente en el marco de la colectividad judía.

Con mucha razón, destacados intelectuales de la sociedad argentina en general,   y del ambiente judío en particular, elevaron su grito de protesta recurriendo al conocido versículo de la Tora: “justicia, justicia, perseguirás”.

El cambio de gobierno de semanas atrás creó nuevas expectativas. Nuevos líderes, funcionarios y personajes destacados forman parte de la escena principal. Aun con estas significativas modificaciones, da la impresión que el cambio personal no modificó sustancialmente el estilo que admite presiones contradictorias a un proceso judicial limpio.

La voz de los investigadores, fiscales y jueces se debe escuchar en sus interrogatorios, dictámenes y resoluciones presentadas solo en tribunales y no en encuentros privados con interesados en el proceso, funcionarios en oficinas gubernamentales o periodistas de medios informativos.  

Cuando se rompe un estricto orden y delimitación judicial para pasar a hacer política, al final del camino solo se concluirá con que unos pocos podrán ufanarse de haber conseguido una decisión manipulada a su favor mientras que la sociedad en general se quedará sin conocer la justa verdad.

Es de esperar que todos aquellos que están involucrados en los esfuerzos del esclarecimiento de esos trágicos acontecimientos de la historia argentina sepan guiarse por aquello de “justicia, justicia, perseguirás”, en vez de sentirse atraídos por la consigna “política, política, perseguirás”.

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 20-1-2016 http://daniel.kupervaser.com/    

 

Leave a comment

Your email address will not be published.


*