SUMISIÓN Y MASOQUISMO POLÍTICO DE LA JUVENTUD ISRAELÍ

La juventud del Estado Judío de este tiempo ha defraudado profundamente a sus ancestros.

Los libros sagrados atestiguan de un pasado creador y esplendoroso con un pueblo judío pleno de virtudes y méritos que determinaron su posición de elegido. “Porque tú eres el pueblo sagrado para el Señor. El Señor, tu Dios, te eligió como pueblo meritorio de todos los pueblos sobre la tierra” (Deuteronomio 7:6).

Hoy, la juventud israelí ha perdido totalmente su dignidad y visión crítica de los procesos sociales para convertirse en un típico rebaño de ovejas atemorizado por un pastor que les cuenta historias de miedo y terror a la par que no deja de castigarlos económicamente. Todo el fulgor social de un pasado rebosante de ideas innovadoras y hasta revolucionarias quedó sepultado debajo de esa sumisión y masoquismo político que caracteriza hoy lo que tendría que ser el futuro del pueblo judío.

El triunfo de Bibi Netanyahu en las elecciones de 2009, y su asunción como Primer Ministro de Israel en su segunda cadencia, conformaron dos caracteres básicos, con pretensiones de ser permanentes, en el panorama político israelí.

En primer lugar, se puede hablar de la constitución de la Dinastía Netanyahu en el control del poder político del país. Transcurridos 8 años de su iniciación, hoy por hoy existe un amplio consenso de analistas políticos que la continuidad de Netanyahu a la cabeza del gobierno israelí prácticamente no tiene alternativa real, salvo, algún inesperado desliz de corrupción que se pueda comprobar judicialmente.

La expresión “el rey Bibi” dejó de ser un chiste para dar paso a ideas concretas de la conformación de la Dinastía Netanyahu en el Reinado de Israel. Ya hay quienes hablan del “heredero de la corona” refiriéndose a su hijo Yair Netanyahu[1], en tanto activistas del partido Likud atestiguan que su madre, Sara Netanyahu, “habla de su vástago como el próximo Primer Ministro de Israel”[2].

Con respecto al segundo carácter, también se puede recurrir al amplio consenso de analistas reforzado por una serie de sondeos de opinión. Sin temor a cometer un grave error, se puede afirmar que uno de los principales motivos que le permite a Netanyahu permanecer tanto tiempo en el poder surge del masivo y renovado apoyo de las capas jóvenes del electorado israelí (20 – 35 años de edad).

El enfrentamiento de Netanyahu con Olmert en las elecciones de 2006 finalizó en un estruendoso fracaso para el primero. No por ello se debe despreciar una importante revelación que surge de un análisis de intenciones de voto según la composición por edad de la población. En este proceso electoral “la mayoría de los jóvenes (59%) se ubica a la derecha del mapa político…mientras que Netanyahu recibe el apoyo mayoritario de este sector de la población frente a la consulta – ¿Quién se preocupará mejor por tu futuro?” No en vano el artículo se titula “Kadima se fortalece, Netanyahu es el líder de los jóvenes”[3]. Pocos supieron comprender que se trataba de una pista de un futuro idilio político.  

Al finalizar la segunda cadencia de Netanyahu (2009-2013), con la mira en las próximas elecciones (enero 2013), una nueva medición de intenciones de voto refuerza la tendencia de jóvenes israelíes de dar apoyo al líder de la derecha israelí[4].

En las últimas elecciones de marzo 2015 Netanyahu se confrontó con Ytzhak Herzog, líder del laborismo. Un sondeo previo mostró que “un 45% de los judíos apoyan a Netanyahu frente a un 33% a Herzog. El porcentaje de ciudadanos que avala al Primer Ministro en funciones sube significativamente entre los jóvenes, en tanto Herzog goza de simpatía significativa en población con mayoría de edad. Otro dato interesante para tomarlo en cuenta es el descenso del apoyo a Netanyahu a medida que se incrementa la edad de los votantes. 64,5% de los votantes en edades 18-24 apoyan a Netanyahu, mientras que ese dato desciende al 58,4% para edades entre 25-34. Por el contrario, mayores de 55 años se identifican en un 52% con Herzog”[5].

Si se analiza este proceso sin ninguna connotación a políticas concretas de Netanyahu y sus consecuencias, esta información no pasaría de ser una curiosidad mediática sin ningún significado político. La realidad es otra y muy poco halagadora respecto de la conducta electoral de la juventud israelí.

Durante el periodo de 18 años que trascurrió desde principios de 1997 hasta fines de 2015, las políticas económicas en Israel estuvieron 13 años bajo responsabilidad directa de Netanyahu (incluyendo los últimos 8 años ininterrumpidamente) tanto como Primer Ministro como en función de Ministro de Finanzas.  

Pese a los grandes altibajos y profundas crisis en los mercados internacionales, durante todo ese tiempo la economía israelí se desarrolló firme y persistentemente. El Producto Nacional Bruto total creció un 97% a precios fijos lo que permitió absorber exitosamente un aumento poblacional del 47% con un remanente del 34% como crecimiento real del PNB per cápita[6].

Pero con Netanyahu a la cabeza, no todo pinta color rosa para toda la población del Estado Judío.  Aunque se puede afirmar que la economía israelí goza de un desempleo mínimo, los frutos del logro económico fueron seriamente afectados por una distribución alevosamente discriminatoria.

Desde el momento que durante el mencionado periodo el salario medio por trabajo solo aumentó en términos reales un 17%, la conclusión es simple y sencilla: la política de Netanyahu exprimió el bolsillo de quienes viven del trabajo para engrosar aquellos que viven del capital, especialmente sus preferidos, los magnates.

Tal como se reflejó en las campañas proselitistas de las últimas elecciones de 2015, este proceso de redistribución del ingreso desfavoreciendo el trabajo creó una seria tensión social que se manifestó especialmente en el problema de la vivienda para quienes comienzan su vida independiente. La dificultad de parejas jóvenes de poder acceder a vivienda propia, así como en el pasado le fue posible a sus progenitores, se convirtió en la temática política central.

natanyahu-y-cahalon

Netanyahu y Cahalon. Promesas huecas de abaratamiento de la vivienda

Hoy ya se dispone de información detallada de la tragedia que Netanyahu causó a esta capa de la población israelí. Mientras que para el total de la ciudadanía israelí el porcentaje de quienes residen en viviendas de su propiedad bajó del 73% en el año 1995 al 68% en el año 2012[7], para las parejas jóvenes la caída fue dramática. En estos días la Oficina Central de Estadísticas informó al Congreso Israelí de la triste realidad que estos jóvenes deben enfrentar. En el año 1997 el 55% de parejas casadas de edades 20-29 años residían en viviendas de su propiedad. A fines de 2015 este porcentaje se redujo drásticamente al 39%. Para las mismas parejas en edad de 30-39 años la situación no es mucho mejor. De un 74,3% que residía en casas propias, a fines de 2015 solo lo lograba un 60,3%. El enorme crecimiento de parejas casadas que se ven obligadas a vivir en viviendas alquiladas es la contraparte de este doloroso proceso[8].

Los jóvenes israelíes, en su mayoría, demuestran su sumisión y masoquismo político cuando repetidamente apoyan a Netanyahu a la hora de votar y no son capaces de reconocer que gran parte de su sufrimiento o castigo económico proviene justamente de las políticas del líder con quien tanto se identifican.

Ojalá me equivoque.

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 12-12-2016

http://daniel.kupervaser.com/

[1]El heredero de la corona”, Mako 29-1-14

[2] “Sara habla de su hijo Yair como el próximo Primer Ministro de Israel” The Marker, 2-12-16

[3]Kadima se fortalece, Netanyahu es el líder de los jóvenes”, Ynet, 27/1/06

[4] “Una mayoría aplastante de jóvenes israelíes vota por la derecha”, NRG 21-12-12

[5] “70% de ultra ortodoxos y religiosos apoyan a Bibi”, Canal 10, 23-12-14

[6] Fuente de Información: Banco Central de Israel y Oficina Central de Estadísticas de Israel.

[7] “Porcentaje de familias con vivienda de su propiedad”, Ministerio de Viviendas, 24-11-13

[8]Gran caída del porcentaje de familias jóvenes que son propietarias de su vivienda”, Walla, 7-12-16

Leave a comment

Your email address will not be published.


*