KERRY SE CONFIESA Y EL PUEBLO JUDIO SE ENVILECE

AQUÍ ESTÁ SEPULTADO EL PERRO

ESA ES LA VERDAD

SON LOS HUESOS DEL PERRO

PERO EL PERRO MURIÓ HACE TIEMPO

ESA ES LA VERDAD

Dani Sanderson, Conjunto Kaveret, “Aquí está sepultado el perro”.

Cualquier similitud con el destino de la propuesta “dos estados para dos pueblos”, en el marco del conflicto palestino-israelí es pura intención.

 

El duelo mediático entre John Kerry y Benjamín Netanyahu que prosiguió a la votación en el Consejo de Seguridad de ONU se convirtió en el canto del cisne de los interminables roces entre los gobiernos del Primer Ministro israelí y Obama durante los 8 últimos años. De esta batalla entre “caballeros” se pueden obtener algunas conclusiones muy interesantes.  

Paradójicamente, todo comenzó como en un idilio repleto de coincidencias a principios del año 2009. Discursos de los máximos dirigentes de ambos países, ámbitos académicos de prestigio internacional y, finalmente, un objetivo idéntico: solucionar el conflicto palestino-israelí por medio de la formula “dos estados para dos pueblos”.

Pese al optimismo que reinaba en el ambiente, este autor pronosticó desde un principio que esa fantasía utópica seria sepultada a poco tiempo de su concepción y antes de su parto. “Hoy, a cuatro meses de los famosos discursos que crearon tantas expectativas, a tan solo un mes de la Asamblea Anual de las Naciones Unidas, marco programado para la apertura de las negociaciones palestino-israelíes, se puede afirmar sin mayores riesgos de equivocación que el estado palestino es un mortinato. Murió sin conocer el mundo. Le dieron tantas cachetadas y lo asfixiaron hasta que lo mataron antes que nazca”[1].

En estos días, como lo dice un reconocido analista de Medio Oriente, “Kerry se acordó un poco tarde. La solución de dos estados no está en peligro, ella ya murió”[2]. A esto se le puede agregar que, solo por conveniencia, algunos de los actores centrales de esta farsa se esfuerzan por demostrar que agoniza en sus últimos momentos de vida, pero el corazón aun late.

La performance de Kerry en representación del gobierno de Obama fue patética en su aparición en conferencia de prensa destinada a dejar como herencia histórica los principios prácticos de la implementación de la solución de dos estados. La imagen que se proyectó no puede ser interpretada de otra manera más que la de un pobre feligrés que se arrodilla en el confesonario frente a su párroco para confesarle que pecó durante 8 años defendiendo y protegiendo a delincuentes internacionales que se ocuparon de usurpar tierras a campesinos que tenían bajo su dominio por la fuerza de las armas. 

kerry-ataca      

Kerry ataca

Más vale tarde que nunca. Al menos se debe admirar su sinceridad. Está reconociendo delante todo el mundo que durante 8 años todas sus peroratas estaban destinadas a servir intereses israelíes escondiendo los verdaderos acontecimientos detrás de las bambalinas. El canciller Kerry, tácitamente, da a entender que el silencio hasta ahora de la administración de la potencia número uno del mundo es el resultado de la dominación por parte del poder de Jerusalén que tiene la suficiencia de manipular su país con la inmensurable capacidad de injerencia de instituciones judías locales.   

La aparición de Netanyahu ante las cámaras, como réplica a la de Kerry, se convirtió en uno de los mejores ejemplos de implementación de la estrategia de disuasión de Israel. Lejos de refutar las claras acusaciones de campaña oficial de rateo de tierras, la furia del Primer Ministro de Israel se encargó de desbaratar todo intento futuro que esta actitud de Obama pueda en alguna oportunidad futura convertirse en antecedente de algún otro sirviente de Israel que habitando la Casa Blanca no entienda bien las reglas de juego.

netanyahu-contraataca

Netanyahu contraataca

En su réplica, Netanyahu se basó en dos argumentos básicos. En el primero afirmó que “El discurso de Kerry fue una gran decepción. Se ocupó obsesivamente de las colonias israelíes en vez de ocuparse de la raíz del conflicto: el rechazo palestino a reconocer Israel como Estado Judío bajo los límites que sean”[3].

Como segunda motivación, Netanyahu no admite que se critique a Israel. “Medio Oriente entero arde en llamas, países enteros se desmoronan, el terrorismo arrasa con todo, y durante toda una hora el Canciller Americano ataca a la única democracia en Medio Oriente que se mantiene estable en la región”[4].

Como se mencionó en artículos anteriores, el segundo argumento es ridículo pues asume a Israel como delincuente, solo que hay otros más sanguinarios. El primero es más disparatado aún. Es inadmisible la exigencia de reconocer a Israel como Estado Judío, desde el momento en que los Tratados de Paz firmados con Egipto y Jordania se firmaron solamente con el Estado de Israel sin ningún agregado. Está claro que esa condición de Netanyahu esconde oscuros propósitos racistas respecto de ciudadanos israelíes no judíos, o simplemente es un pretexto para eternizar el status quo.

Netanyahu y el liderazgo del pueblo judío propone esperar pacientemente otros 20 días para poner todo el peso de su futuro en manos de Donald Trump, “nuestro maestro, rabino y Rey de los Mesías, por siempre jamás”. El pueblo judío ya no necesita las Tablas de Moises. Ahora dispone de un nuevo manantial divino que alimenta de justicia la nueva escala de valores del judaísmo moderno. Un nuevo presidente estadounidense que asume los próximos días con un oscuro curriculum de racismo, xenofobia, sexismo, machismo y dudosas relaciones con grupos neo nazis.

Las direcciones comunitarias judías de la diáspora no pueden quedar fuera de este juego sucio. El mismo Congreso Judío Mundial aprovecha la condición de ciudadanos judíos estadounidenses de sus miembros para convertirlos en agentes de intereses foráneos y así movilizarlos detrás de este objetivo israelí. “Toda la comunidad judía y el establishment judío están luchando activamente en contra de cualquier nuevo paso que todavía el gobierno norteamericano este decidido a dar sobre este tema. El asunto no se terminó con la última resolución”[5].

Desprecian a Trump, pero para cuidar los intereses de Israel en su conquista de Cisjordania no tiene ningún problema en codearse con el nuevo presidente tapándose la nariz.

Si se pudiera adjudicar esta problemática conducta a Netanyahu y su coalición, siempre existiría una alternativa de cambio. Esto es una ilusión. Lamentablemente, se trata de un problema que afecta a la gran mayoría de la sociedad israelí y el pueblo judío, probablemente, por muchos años, y tal vez generaciones.

Solo como ejemplo cito dos casos aislados. El famoso escritor israelí A.B. Yoshua, persistente luchador por la solución de dos estados, hoy cambió de onda. En un par de artículos sostiene que ese proyecto no es viable por el momento y que hay que hacer más fácil la vida en común con los palestinos que carecen de ciudadanía en un solo estado “reduciendo en lo posible el grado de malignidad de la conquista israelí”[6].

Susana Gelber, representa al partido Meretz de Israel, agrupación posicionada en el extremo izquierdo del mapa político judío de la sociedad israelí. Como Secretaria General de la Organización Sionista Argentina (OSA) firmó un comunicado criticando la última resolución del Consejo de Seguridad de ONU con el siguiente contenido: “La resolución de ONU es un paso más en la vasta saga de ONU contra la única democracia en Medio Oriente”, pues, “califica a Israel de Estado Ocupante y desconoce los derechos sobre Judea y Samaria, incluyendo Jerusalén Este, como así también los vínculos históricos entre el pueblo judío y esta zona”[7]. Podrían competir con los mejores redactores del Likud.

Lamentablemente el judaísmo moderno es arrastrado a un envilecimiento con el objetivo principal de justificar a todo precio el rateo de tierras palestinas.

Ojalá me equivoque

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 30-12-2016

http://daniel.kupervaser.com/     

[1] “El mortinato palestino”, Daniel Kupervaser, 7-9-09

[2] “Kerry se acordó demasiado tarde”, Avi Isascharov, Walla, 29-12-16

[3]Discurso tendencioso y obsesivo”, Israel Haiom, 29-12-16

[4] Israel Haiom, Idem

[5] “El Congreso Judío Mundial sorprendido por la traición de Obama a Israel”, Iton Gadol 28-12-16.

[6] “Reducir el grado de malignidad de la conquista israelí “, A. B. Yoshua, Haaretz, 29-12-16

[7] “Comunicado de OSA”, Vis a Vis, 25-12-16  

1 Comment on KERRY SE CONFIESA Y EL PUEBLO JUDIO SE ENVILECE

  1. Ángel Catena // January 2, 2017 at 3:14 pm // Reply

    Otro de tus certeros análisis. Gracias y que, a pesar de todo, tengas un buen 2017!!! Un abrazo.

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. Israel en el banquillo, acusado internacionalmente |

Leave a comment

Your email address will not be published.


*