DEMOCRACIA ISRAELÍ SE CONVIERTE EN ETNOCRACIA JUDÍA

Al título de democracia no se llega solo por medio de elecciones cada cuatro años. Se necesita mucho más. Declaraciones bombásticas que Israel es la única democracia en Medio Oriente puede llegar a convertirse en una afirmación hueca de contenido si la realidad demuestra que importantes ángulos de la vida institucional sufren serias trasgresiones.

El rebobinado de dos acontecimientos que se sucedieron durante los últimos años puede ofrecer un marco muy adecuado para enfrentar el verdadero proceso que esta viviendo la sociedad israelí en manos de su liderazgo actual.

En el primero, un terrorista que viaja en ómnibus desenfunda sorpresivamente un arma de fuego con el cual dispara a mansalva sobre los pasajeros matando a cuatro e hiriendo a otros nueve. Público circunstancialmente cercano al sitio del acontecimiento trepa al vehículo y se abalanza sobre el disparador. Desenlace: el terrorista muere en la escaramuza.

El terrorista fue sepultado y, por casualidad, la vivienda de su familia permaneció en pie. Con un rápido accionar, la policía y los servicios secretos identificaron y culparon judicialmente a quienes lincharon al terrorista. Tras un prolongado juicio, 6 participantes del acto fueron penados a prisión por periodos de hasta 2 años. Ante la falta de pruebas convincentes de causar la muerte del terrorista, los acusados fueron condenados solamente por intento de homicidio y ataque a policías.

En el segundo acontecimiento, dos terroristas armados con armas blancas atacaron a dos guardias apostados en un control de carretera. La rápida acción de uno de ellos logró neutralizar el ataque con el resultado de un terrorista muerto y el otro gravemente herido, tendido en el camino. Transcurridos unos 10 minutos se hizo presente una patrulla militar de la cual un soldado, por iniciativa propia, remató al herido con un tiro a la cabeza. El soldado fue llevado a juicio y finalmente, frente a una clara filmación de los acontecimientos, culpado y sentenciado por homicidio. Se espera la decisión de la pena.

juicio-elor-azaria

Judíos utilizan símbolos nazis contra la justicia israelí

Hasta aquí dos acontecimientos con muchas similitudes. Ataques terroristas en los que la actitud independiente de uno o algunos de quienes circunstancialmente se encuentran en el sitio los lleva a hacer justicia por propias manos. En ambos casos, los juicios a los inculpados finalizaron con Netanyahu como Primer Ministro de Israel.  Hasta aquí las coincidencias. Veamos las disparidades.

En el primero, Eden Natan Zada, soldado judío israelí, abrió fuego sobre inocentes pasajeros árabes en un ómnibus en la ciudad árabe Shfar’am, en el norte de Israel, en agosto de 2005. Todas las victimas mortales y heridos fueron árabes ciudadanos de Israel. También los 6 inculpados por el linchar a Natan Zada fueron jóvenes árabes israelíes. Durante su juicio, un fiscal en representación del Ministerio de Justicia Israelí se negó a tildar a Natan Zada como terrorista “para no ensuciar la imagen del difunto y asignarle un apodo humillante”[1].

En el segundo, el soldado israelí Elhor Azaria disparó a mansalva y sin autorización de sus superiores sobre la cabeza del terrorista palestino que previamente había sido herido, neutralizado y yacía inmóvil en la calle. En el día de ayer, un tribunal militar dictaminó por unanimidad la culpabilidad de Azaria por homicidio y se espera la decisión sobre su pena para las próximas semanas.   

Fuera de comparar la actuación de las instancias judiciales en ambos sucesos, es mucho más importante confrontar las réplicas y conductas de sectores significativos de la sociedad, los estratos políticos, y por sobre todo, la actitud de Netanyahu, Primer Ministro en funciones en momentos que se difundieron las sentencias y penas.

reventar-con-una-granada-a-la-jueza-de-azaria

 

Instigación: reventar una granada sobre la jueza de Azaria

El dictamen del juzgado por el linchamiento de Natan Zada originó reducidas manifestaciones de apoyo de público árabe israelí a los sentenciados, sobre todo, por insistencia en su inocencia argumentando persecución política. El resto de la sociedad, partidos, personalidades políticas, inclusive el propio Netanyahu, asumieron un voto de silencio.

Por el contrario, la irritación ante la severa sentencia de Natan Zada actuó como detonante que liberó instintos aberrantes y antidemocráticos que cada día se enraízan más y más en partes importantes del componente judío de la sociedad israelí. Hordas de desaforados extremistas judíos se manifestaron violentamente frente al tribunal con canticos que tendrían que estremecer hasta las bases de cualquier sociedad normal. Para gran parte de judíos israelíes este fenómeno ya se ha convertido en un molesto aunque admisible folklore popular.

La sociedad israelí continúa su vida normal después de escuchar pasivamente horrorosas amenazas de muerte a Gadi Aizenkot, Jefe del Estado Mayor del Ejército.  “Gadi, ten cuidado, Rabin busca compañía” gritaba la turba y todo sigue su curso corriente. No solo eso. Las redes sociales se cargaron de miles de insultos, improperios y amenazas a los jueces y fiscales que intervinieron con el único resultado de un solo detenido, eso sí, custodia extrema a los jueces que sus vidas corren peligro. ¡Qué diferencia con el accionar de las fuerzas del orden cuando el sospechoso no es judío!

Esta libertad de acción del tropel de desaforados extremistas no es casual y su motor la hace crecer permanentemente. Este peligro existencial de Israel y el pueblo judío nace por la inspiración de insinuaciones del más alto nivel gubernamental. Nada distinto se puede pensar desde el momento que ante el tremendo palazo que le asestaron estos manifestantes judíos a las bases democráticas del país, ministros y el propio Netanyahu se preocupan rápida, única y exclusivamente de encontrar el camino más apropiado y breve para indultar al homicida[2].

llamado-a-rebelion-de-soldados

Amenaza de rebelión de soldados por la causa Azaria

Lamentablemente, los valores humanos y democráticos que universalmente deben ser las bases de la conducta institucional de un país, en Israel deben pasar por la zaranda de la excepcionalidad judía. Toda depende, a fin de cuentas, de la pertenencia étnica del terrorista y del homicida.

La mayoritaria conducta de indulgencia y tolerancia ante estos acontecimientos que le toca vivir a la sociedad israelí son un claro ejemplo del arraigado proceso de redefinición ética y política que la dirigencia actual está imponiendo a Israel y al pueblo judío. Cada día se hace más difícil la convivencia del judaísmo con principios democráticos universales. La única democracia de Medio Oriente se está convirtiendo, apresuradamente, en etnocracia judía.  

Ojalá me equivoque

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 5-1-2017

http://daniel.kupervaser.com/

[1] Fiscal se niega a tildar como terrorista a Eden Natan Zada”, Haaretz, 2-8-13.

[2]Netanyahu: Yo apoyo indultar a Azaria”, Ynet, 4-1-17

6 Comments on DEMOCRACIA ISRAELÍ SE CONVIERTE EN ETNOCRACIA JUDÍA

  1. Triste y desagradable. En un proceso que lleva años se ha desnudado la verdad del espiritu judio. El silencio de la mayoria no solo otorga, es una clara manifestación de identificación con los depredadores que hace 40 atras fueron denominados por Shimon Peres “Bajurim Tovim” y sobre el crecimiento de estos vándalos se manifestó claramente Ishaiahu Leibovich al tener dominados los territorios palestinos

  2. Doce preguntas políticamente correctas… ¿o incorrectas?… ¿o estúpidas?… ¿o hipócrita?

    1- ¿Qué es ser políticamente correcto?
    2- ¿Qué es un país políticamente correcto?
    3- ¿Es EEUU un país políticamente correcto?
    4- ¿Es Rusia un país políticamente correcto?
    5- ¿Es China un país políticamente correcto?
    6- ¿Es Irán un país políticamente correcto?
    7- ¿Es Israel un país políticamente correcto?
    8- ¿Es bueno que Israel sea un país políticamente correcto?
    9- ¿Es malo que Israel sea un país políticamente correcto?
    10- ¿Es el terrorismo políticamente correcto?
    11- ¿Es la guerra políticamente correcta?
    12- ¿Son los jueces políticamente correctos?

    “La estupidez insiste siempre” (Albert Camus)
    “Cuando la hipocresía comienza a ser de muy mala calidad, es hora de comenzar a decir la verdad”. (Bertolt Brecht)

  3. Ángel Catena // January 5, 2017 at 7:50 pm // Reply

    El quid de la cuestión, para mi: “Esta libertad de acción del tropel de desaforados extremistas no es casual y su motor la hace crecer permanentemente. Este peligro existencial de Israel y el pueblo judío nace por la inspiración de insinuaciones del más alto nivel gubernamental.”
    Otro gran análisis.

  4. Gabriel Patrich // January 6, 2017 at 8:10 am // Reply

    Como dice el dicho cristiano: “el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra” quisiera saber qué país democrático actuaria con la contención con la que actúa Israel en similares circunstancias, viviendo bajo la constante amenazas de sus países vecinos y los ataques a su población por parte de maniacos, trastornados por un nihilismo negativo, y perversión religiosa. Si, Israel está lejos de ser una democracia ideal, pero comparado a sus vecinos, que sienten una gran atracción por la muerte, es la mejor democracia que puede ofrecer bajo las circunstancias. Pongo como ejemplo histórico, Canadá, cuando en el año 1970, terroristas secuestraron y asesinaron a uno de sus ministros, el primer ministro declara ley marcial; no puedo imaginarme si tan acontecimiento se hubiera reproducido miles de veces, como ha ocurrido en Israel, desde sus comienzos, la reacción del gobierno Canadiense o de su población, hastiada de tanta agresión insensata, y bien vale la comparación, ya que Quebec siempre se ha querido separar de la parte anglosajona Canadiense, pero, salvo este minúsculo grupo terrorista, su población no recurre a la violencia. Mi opinión personal es que Israel debería abolir su sistema democrático y reaccionar de la misma manera que lo hizo Canadá en esa circunstancia, declarar una ley marcial, hasta que los palestinos muestren verdadera voluntad de convivir en paz. Su nota tan solo corrobora su obsesión en demonizar al estado de Israel, o sea, un antisemitismo políticamente correcto, y todos los judíos que lo avalan son peores que los judenratz de los campos de concentración nazis, ya que sus vidas no están en peligro.

  5. Ángel Catena // January 10, 2017 at 6:33 pm // Reply

    Con todos mis respetos, para que los palestinos muestren verdadera voluntad de convivir en paz habría que restituirles primero sus derechos, ¿no sería lo justo?

Leave a comment

Your email address will not be published.


*